Sociedad

El abandono de Los Tollos, la tercera laguna más grande de Andalucía, tras invertir 8 millones de euros de la UE

Ecologistas en Acción y la asociación ambiental Laguna de los Tollos de El Cuervo alertan a la Junta de Andalucía sobre el estado en que se encuentra el humedal tras ser restaurado hace apenas cuatro años

Ecologistas en Acción denuncia que han pasado cuatro años desde la finalización de la obras de restauración de la laguna de los Tollos, situada en el término municipal de Jerez y muy cercana a la localidad sevillana de El Cuervo, una inversión pública financiada con fondos europeos que supuso una inyección económica y medioambiental de ocho millones de euros. “La efectiva restauración fue el premio a un trabajo constante de denuncia y reclamación por parte de los grupos ecologistas y de los vecinos de El Cuervo, que desde 1984 veníamos instando el fin de la explotación minera y la restitución de la laguna a su estado original”, señala la organización.

La actuación, bajo el patronazgo del programa europeo Life 2007-2013, consiguió recuperar la laguna de Los Tollos, restaurando la topografía y recobrando el suelo degradado en la antigua cuenca lacustre y zonas adyacentes, así como la eliminación de la conexión entre el acuífero de superficie (salino) y el acuífero de agua dulce. El proyecto en su integridad se comprometió con varias actuaciones, como el sellado y tapado de las cortas y el remodelado de la topografía actual para restablecer los procesos hidrológicos y eliminar la conexión entre acuíferos; o la compra de terrenos colindantes y la firma de convenios de colaboración con los propietarios.

Además, también se realizaron actuaciones de revegetación y su mantenimiento en la zona restaurada y en fincas colindantes; se recuperó el trazado natural y se realizaron tareas para el control de la erosión, forestación y labores de mantenimiento; el establecimiento de un punto de información e instalaciones de educación ambiental; y actuaciones generales de comunicación y difusión

Cuatro años después y ocho millones de euros invertidos, los resultados no están siendo los esperados, en buena parte por culpa y responsabilidad de la propia administración de la Junta de Andalucía, se quejan desde la organización. Durante este periodo no han sido pocas las veces que tanto Ecologistas en Acción Jerez como la asociación ambiental Laguna de los Tollos de El Cuervo hemos denunciado ante la Consejería con competencias en materia de medio ambiente el estado de abandono, la falta de vigilancia y el desinterés mas absoluto por el mantenimiento de las inversiones allí realizadas.

Estado actual de la laguna de Los Tollos, situada en el término municipal de Jerez, a pocos kilómetros de El Cuervo.

Las organizaciones ecologistas enumeran una serie de amenazas que día a día siguen poniendo en jaque la efectiva recuperación de la laguna y en su entorno, como el hecho de que la cañada que linda con la laguna, deslindada desde el año 2002 (si bien, inexplicablemente no amojonada), se sigue roturando y cultivando. “Hace escasos tres meses, una importante finca agrícola ha perimetrado con vallado de obra casi doscientos metros lineales de la propia cañada (Cañada Real Divisoria y las Venta) sin que haya habido respuesta de las administraciones competentes”, explica.

Ecologistas en Acción también destaca la ausencia de la necesaria vigilancia de la laguna en su integridad (lamina de agua, miradores, perímetro, áreas aledañas de esparcimiento, arroyos de aporte…) o que las repoblaciones forestales realizadas en los últimos años, como parte integrante de las propias partidas de ejecución presupuestaria, y aquellas otras fruto de diversas actuaciones participativas de la ciudadanía, se han visto fatalmente truncadas por la ausencia de riegos estivales en los primeros años de su plantación.

“Especialmente dañino ha sido y sigue siendo el descontrol de los rebaños ovinos y caprinos en el pastoreo, al no respetar el perímetro de reserva de la laguna, arrasando e imposibilitando cualquier crecimiento de masa vegetal”, se quejan las organizaciones ecologistas. “Algunas fincas colindantes siguen cortando algunos arroyos que han de aportar la necesaria agua a la laguna”, añaden, y señalan que “la extracción ilegal de recursos hídricos subterráneos por parte de personas que tienen actualmente ocupados suelos públicos -como vías pecuarias-, y que están afectando al equilibrio natural de la lámina de agua de la laguna”.

Ecologistas en Acción Jerez asegura que no llega a comprender que tras una lucha de años y una inversión millonaria, la Junta de Andalucía se haya desentendido en tal grado y en tan poco tiempo de un proyecto de restauración que no se limitaba a la mera ejecución de las obras, sino que exigía un compromiso medioambiental a medio y largo plazo con la propia laguna y el municipio de El Cuervo. “Es acuciante que la Administración se comprometa y actúe cuando antes para impedir que continúe la degradación de Los Tollos”, explica la organización.

La laguna de los Tollos, en una foto de hace unos días.

El cumplimiento del proyecto no llegó a su fin con la simple finalización de las obras; tanto las memorias justificativas que acompañaron a los pliegos de los expediente de contratación como las condiciones de financiación que impone el programa Life, exigen un mantenimiento de la inversión por parte de la Administración de la Junta de Andalucía. El Reglamento 614/2007 del Parlamento Europeo y el Consejo (si bien hoy derogado, aún vigente para aquellas actuaciones iniciadas con anterioridad a la aprobación del nuevo Reglamento 1293/2013), deriva en su artículo 12 los medios jurídicos para la protección de los intereses financieros de la UE, explican desde Ecologistas.

El Reglamento 2988/95 del Consejo, relativo a la protección de los intereses financieros de las Comunidades Europeas, el Reglamento 2185/96 del Consejo relativo a los controles y verificaciones in situ que realiza la Comisión para la protección de los intereses financieros de las Comunidades Europeas contra los fraudes e irregularidades el Reglamento 1073/1999 del Parlamento Europeo y del Consejo, relativo a las investigaciones efectuadas por la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (OLAF), establecen la obligación por parte de las Administraciones beneficiarias de fondos europeos del mantenimiento y conservación de la inversión por un periodo mínimo de cinco años a contar desde la recepción de las obras.

“No se comprendería que la falta de interés y de compromiso por parte de la Junta de Andalucía desembocara no solo en un proyecto fallido, sino en un sobrecoste que al final tuviéramos que pagar todos los andaluces”, apunta Ecologistas, que insta a la Administración a una pronta y eficaz respuesta con el objeto de que frene el deterioro progresivo y el abandono que viene sufriendo la laguna de los Tollos desde que se produjo la terminación de las obras.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *