Sociedad

El 30% de los andaluces tendrá más de 65 años en 2040

La Junta diseña y aprobará el primer Plan Estratégico Integral para Personas Mayores en Andalucía 2020-2023, orientado a combatir, entre otras cosas, el aislamiento y la exclusión en una sociedad cada vez más envejecida

La elaboración del I Plan Estratégico Integral para Personas Mayores en Andalucía 2020-2023 servirá para poner las bases de la revisión y actualización, en esta legislatura, de la Ley 6/1999, de 7 de julio, de Atención y Protección a las Personas Mayores. Así lo ha anunciado la consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, Rocío Ruiz, durante su comparecencia en el Pleno del Parlamento para informar sobre la elaboración de dicho plan, así como avanzar sus principales áreas de actuación atendiendo al proceso de análisis que se está llevando a cabo.

En su intervención, Ruiz ha recordado que esta Ley de la que emana el Plan Estratégico está vigente desde hace veinte años y, sin embargo, todavía estaba pendiente de elaborarse. “Un hecho que ha provocado que un colectivo, como son nuestros mayores, se encontrara marginado de entre las prioridades de los sucesivos gobiernos que han estado en el poder de nuestra comunidad autónoma. Cuando los problemas del envejecimiento están entrando en las agendas de todas las instituciones mundiales, aquí les han estado dando la espalda”, ha señalado.

Teniendo en cuenta que el peso de la población andaluza mayor de 65 años (actualmente situada en el 16,4% del total) alcanzará cerca del 30% en 2040, el I Plan Estratégico Integral recogerá el conjunto de medidas de servicios sociales, de ámbito sanitario, educativo, cultural, deportivo, de ocio, urbanístico y asociativo a desarrollar por la Junta de Andalucía en su política dirigida a las personas mayores. “Ante esta tendencia de envejecimiento de la población, las administraciones, la ciudadanía y los agentes sociales han de adaptarse a esta encrucijada demográfica, propia de una sociedad avanzada como la nuestra”, ha señalado la consejera.

La consejera de Igualdad, en un momento de su intervención.

En este sentido, Rocío Ruiz ha destacado que la población destinataria se ha fijado en la ratio de personas mayores de 55 años “al objeto de garantizar la eficacia de las políticas preventivas de la dependencia y de fomento de la autonomía personal, que entendemos debe tener el propio plan, y han de estar focalizadas a una edad lo suficientemente temprana para alcanzar este objetivo”.

Por otra parte, Rocío Ruiz se ha referido al plan como una oportunidad “para generar las condiciones que hagan a nuestra sociedad más abierta a todas las edades, de manera que supere esa visión estereotipada de la vejez como fuente de problemas y ancianidad. Proponiendo, a la vez, un modelo de atención a las personas mayores de calidad y sostenible que contribuya tanto a prevenir las situaciones de dependencia como aquellas generadoras de vulnerabilidad y riesgo de sufrir exclusión social“. Se trata de un sistema integral de atención y protección a las personas mayores que supera los distintos instrumentos de planificación parciales que han venido desarrollándose en la comunidad.

Análisis y diagnóstico

Además, el I Plan Estratégico Integral para Personas Mayores en Andalucía 2020-2023 tendrá un diseño que posibilitará su continuidad en el tiempo mediante los sucesivos planes que actualicen y mejoren las actuaciones que se vayan desarrollando. Por este motivo, parte de un análisis y un diagnóstico de la situación actual, define objetivos y líneas estratégicas de acción, asigna una dotación presupuestaria para su realización y, finalmente, establece un sistema de seguimiento y evaluación.

En cuanto a los trabajos llevados a cabo hasta la fecha, la consejera ha informado de la constitución de una Oficina Técnica, tan solo 25 días después de la formación del Gobierno andaluz, en el seno de la Dirección General de Personas Mayores y Pensiones No Contributivas, para la redacción del Plan; un Comité Directivo en el que están involucrados 31 centros directivos y secretarías generales de las 11 consejerías de la Junta de Andalucía, y un Comité Técnico compuesto por los equipos de técnicos y técnicas designadas por los órganos directivos, que se encarga de proponer y definir el contenido de este plan. Todo ello en colaboración y bajo la metodología propuesta por el Instituto Andaluz de Administración Pública.

Tras una primera fase de análisis, le seguirá la definición y establecimiento de las líneas estratégicas, que tiene prevista su finalización en el próximo mes de julio. En la tercera fase, que finaliza en octubre, se definirá la política y un cronograma de implantación. Por último, a final de año, el primer borrador será expuesto a información pública para después elevarlo al Consejo de Gobierno para su aprobación definitiva.

Para la elaboración del I Plan Estratégico Integral para Personas Mayores se han propuesto nuevas líneas de trabajo transversales, como la atención a situaciones con mayor vulnerabilidad, el modelo sociosanitario, la lucha contra el maltrato y la investigación, innovación y formación, que consideran cuestiones como la intergeneracionalidad, los hábitos de vida saludable, el empleo de las personas mayores de 55 años, la apuesta por un nuevo modelo de atención residencial, las víctimas de violencia de género o el colectivo LGTBI.

“Debemos responder con agilidad, celeridad e implicación al progresivo envejecimiento poblacional y a la demanda social de un colectivo que, cada día más, llama a la puerta para participar en la vida social, cultural, política y económica de nuestra comunidad”, ha finalizado la consejera de Igualdad.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *