Sentencia contra un interno de Puerto III: "De aquí no sale vivo nadie"

19 años y medio de cárcel por agredir a varios funcionarios de prisiones en el centro penitenciario gaditano

Puerto III, en una imagen de archivo. FOTO: CADENA SER.
Puerto III, en una imagen de archivo. FOTO: CADENA SER.

La Audiencia Provincial de Cádiz ha condenado a Fabrizio J. S. R., natural de Guinea Bissau, a la pena total de 19 años y medio de prisión por agredir en el verano de 2016 a varios funcionarios de prisiones en la cárcel de Puerto III en El Puerto de Santa María con un trozo de pletina metálica, llegando a alcanzar a uno de ellos en el cuello.

En la sentencia judicial, a la que ha tenido acceso Europa Press, se considera probado que el interno, que se encontraba cumpliendo una condena de más de 23 años por un delito de asesinato y en prisión preventiva por el homicidio de otro reo, agredió a seis funcionarios en el momento de ser cacheado por cuestiones de seguridad antes de salir al patio.

En concreto, el pasado 21 de julio de 2016, cuando se procedió a la apertura de la celda de Fabrizio para su traslado al patio, éste salió de la celda dirigiéndose hacia la zona de seguridad donde iba a ser cacheado, y donde en atención a la peligrosidad del interno y como venía siendo habitual, era esperado por seis funcionarios para su cacheo.

Cuando llegó a la altura de la zona de seguridad portando consigo una especie de camiseta o toalla con la cual escondía una pletina metálica de ocho centímetros de longitud, Fabrizio, haciendo ademán de dejar la prenda en una silla y sin mediar palabra asestó fuertemente un golpe en la zona del cuello al funcionario que más cerca tenía, utilizándolo a modo de pincho y con ánimo de causarle la muerte, provocándole una herida inciso contusa en la región lateral del cuello, a tan sólo cuatro centímetros de la yugular.

Al observar este ataque, mientras el funcionario agredido perdía momentáneamente el conocimiento y a quien el interno propinó nuevos golpes en el tórax y resto del cuerpo, el resto de funcionarios acudieron en su auxilio reaccionando rápidamente para reducir al interno, no pudiendo conseguir esto último a consecuencia de la fuerte

oposición y corpulencia de Fabrizio, que continuaaba asestando patadas y puñetazos sin y con la pletina metálica, provocando en este segundo caso heridas inciso contusas en otros funcionarios.

Ante la imposibilidad de reducir al interno, los funcionarios decidieron dejar encerrado al interno en la pequeña dependencia conocida como 'entrerrastrillos', la cual separa la galería del patio y la zona de seguridad, lo que finalmente lograron no sin fuerte oposición de Fabrizio, que trataba por todos los medios evitar el cierre de la reja.

Ante esta situación, se personaron cuatro funcionarios más en la zona pertrechados de escudos y defensas de goma con el fin de reducir al interno, el cual propinó nuevos golpes, patadas y puñetazos, causando algunas lesiones en varios de ellos. Hasta que los funcionarios pudieron reducirlo, Fabrizio mostró en todo momento una alta agresividad, llegando a verbalizar en más de una ocasión "tengo que matar a un funcionario", así como "de aquí no sale vivo nadie" y otras expresiones semejantes.

Por todo ello, la Audiencia Provincial ha condenado a Fabrizio a doce año de prisión como autor criminalmente responsable de un delito de homicidio agravado en grado de tentativa y con agravante de reincidencia así como a siete años y medios como autor de tres delitos de lesiones con uso de instrumento peligroso —dos años y seis meses por cada uno de los delitos—. Asimismo, la Audiencia ha condenado al interno a cuatro delitos de agresiones leves y le ha impuesto la obligatoriedad de indemnizar a siete funcionarios por las lesiones producidas.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído