La Guardia Civil impide la llegada a la provincia de Cádiz de miles de personas a través de la autopista

El desplazamiento a la segunda residencia implica saltarse la legalidad vigente con el estado de alarma y acarrea multas de hasta miles de euros

La Guardia Civil realiza controles en dirección Cádiz para impedir el paso a personas que acuden a su segunda residencia.

La Guardia Civil está controlando durante el fin de semana que multitud de coches lleguen a la provincia de Cádiz en plena cuarentena para controlar la expansión del coronavirus. En un vídeo en redes sociales, un conductor profesional muestra cómo hay colas de vehículos para entrar a través de la antigua autopista de peaje, la AP-4.

Este fenómeno se ha dado en varios puntos del país. Primero, horas antes de oficializarse el estado de alarma que impone una restricción de permanecer en el propio domicilio salvo fuerza mayor, como puede ser comprar alimentos y productos de primera necesidad o acudir a establecimientos sanitarios, además de algunas otras posibilidades como sacar al perro a pasear lo justo y necesario.

El confinamiento permite también ir a trabajar si la actividad se mantiene en pie y no puede realizarse telemáticamente, así como cuidar de personas dependientes. Lo que no permite es cambiar de residencia. Es decir, si una familia cuenta con otra vivienda, como por ejemplo en la costa, no está justificado que por simple deseo de acudir a pasar la cuarentena a ella, que todo apunta a que será de al menos un mes, se emprenda un viaje.

[video width="220" height="400" mp4="https://www.lavozdelsur.es/uploads/static/lavozdelsur/uploads/2020/03/90804934_539261736788154_4581416403185172480_n.mp4"][/video]

A primera vista, este cambio de residencia puede parecer poco dañino para esta confinamiento. Pero la realidad es que en muchos casos, esos traslados de población se producen desde ciudades grandes donde el virus actúa en mayor proporción hacia otros municipios más pequeños. Son los casos de Madrid o el País Vasco. Flujos de ciudadanos de zonas de mayor riesgo han tratado de acudir a sus segundas viviendas costeras en Valencia, Cantabria o el Sur.

Los ciudadanos de Madrid ya provocaron un primer repunte en la costa gaditana de pacientes con coronavirus. La decisión de no cerrar Madrid, sumada a que se dio prácticamente 24 horas de margen desde que se anunció el estado de alarma hasta que se puso en marcha, provocó que el virus se fuera acercando a localidades donde hasta ese momento no se habían dado casos. Ahora, estos traslados pueden propiciar multas de hasta miles de euros, porque en este caso no supone incumplir una recomendación sanitaria, sino directamente saltarse la legalidad vigente emanada del decreto de alarma.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído