El alcalde de la localidad, Isidoro Gambín, analiza en esta entrevista las claves del ecuador de su mandato, como la llegada de grandes inversiones o los problemas de desprendimientos en algunas barriadas.

En la plaza del cabildo de Arcos, desde donde se divisan unas espectaculares vistas del inicio de la Sierra de Cádiz, tiene el Ayuntamiento arcense las dependencias de Alcaldía, donde hay retratos de todos los alcaldes de la democracia de la localidad. El actual, Isidoro Gambín Jaén, lleva en el cargo desde mayo de 2015, cuando concurrió como candidato socialista por segundas elecciones municipales consecutivas logrando, esta vez sí, el bastón de mando del municipio.

En el ecuador de su mandato, ¿qué balance hace de su gestión durante estos dos años?

Haría un balance de gestión positivo en general, porque nos ha costado muchísimo trabajo imponer una nueva mentalidad, fundamentalmente en torno a la contratación municipal. En este Ayuntamiento se adjudicaban los puestos de trabajo de mala manera, y no lo digo, lo dicen los tribunales de Justicia. Había un clientelismo de familiares, amigos y militantes del partido del gobierno, que se favorecían del empleo municipal. Nosotros hemos eliminado el enchufismo y hemos establecido los mecanismos necesarios para poder contratar a través de mecanismos legales como las bolsas de trabajo, las contrataciones por ofertas públicas de empleo y por servicios sociales a los usuarios más desfavorecidos. Cambiar esa mentalidad ha sido muy complicado. Todavía viene gente a vernos para pedirnos trabajo y siempre tenemos la misma respuesta: ni el alcalde ni los concejales contratan a nadie, como pasaba antes. De aquí no sale nadie con un contrato debajo del brazo, ni muchísimo menos.

¿Entonces diría que está cumpliendo la frase que dijo en 2015: “Tengo el objetivo de acabar con la lacra del enchufismo y habrá igualdad de oportunidades para todos en el empleo”?

Se lo puedo asegurar. De hecho, tengo muchísimos problemas, porque esto trae unas consecuencias negativas con amigos, con familiares y con compañeros de partido. Todos tienen las mismas condiciones de igualdad que el resto de ciudadanos de Arcos de la Frontera. Sabía que nos iba a costar mucho trabajo imponer estas medidas, pero tenemos la conciencia muy tranquila en este sentido y hemos cumplido con nuestra promesa electoral, que era acabar con el enchufismo.

¿Qué promesa electoral le va a costar más cumplir?

Todavía no hemos podido poner en marcha los presupuestos participativos porque no tenemos Presupuesto. Estamos en minoría, tenemos un problema económico increíble que estamos intentando encauzar, y lo estamos consiguiendo a base de una gestión muy seria y responsable, pero es cierto que no tenemos Presupuesto y no podemos cumplir con esos presupuestos participativos que íbamos a poner a disposición de la ciudadanía para que pudiera aportar sus inquietudes. ¿Por qué no tenemos Presupuesto? Porque han aflorado más de 30 millones de euros sin consignación presupuestaria y eso no lo podemos arreglar en poco tiempo. Tenemos que llegar a un acuerdo con administraciones superiores para que nos permitan meter esos 30 millones que no están contabilizados económicamente en el Ayuntamiento y que no podemos contabilizar en un solo Presupuesto —los ingresos anuales del Ayuntamiento de Arcos son unos 25 millones de euros—. Tendremos que llegar a acuerdos puntuales para incluir esas cantidades de manera pausada en diez, 15 o 20 años. En esas negociaciones estamos.

"Hemos eliminado el enchufismo; ahora ni el alcalde ni los concejales contratan a nadie, como pasaba antes"

El Ayuntamiento de Arcos redujo el gasto en personal. ¿Por qué tomaron esa decisión?

Fue una decisión muy complicada, pero muestra la seriedad con la que estamos gestionando el dinero público. Cuando llegamos a este Ayuntamiento nos encontramos que la nómina ascendía a 1,4 millones de euros y que los ingresos eran de 750.000 euros, entre otras cosas, porque a la semana de tomar posesión el Estado nos embargó la PIE (Participación en los Ingresos del Estado), que eran 620.000 euros. Si queríamos seguir gestionando este municipio con servicios básicos fundamentales y queríamos pagar la nómina teníamos que hacer algo. Tuvimos que dejar de contratar a personas y tuvimos que dejar en la calle, desgraciadamente, y lo digo con todo el dolor de mi corazón, a más de 150 personas. Y además, eliminar las gratificaciones y productividades que venían cobrando los empleados municipales. El Ayuntamiento venía gastando en estos conceptos 200.000 euros mensuales, por lo tanto, había trabajadores municipales que cobraban auténticas fortunas mes a mes y eso no lo podíamos seguir permitiendo. También hemos establecido una oficina de compra para fiscalizar el gasto. Ahora para comprar un folio pedimos tres facturas, lo que nos está llevando a ahorrar una cantidad de dinero tremenda. Antes las compras se hacían directamente al proveedor conocido sin ningún tipo de control y ahora pedimos ofertas cada vez que compramos algo. Por ejemplo, de gasolina facturábamos 40.000 euros mensuales y ahora estamos en torno a 18.000 euros al mes. Son medidas de responsabilidad que están dando resultado. Ahora mismo estamos pagando la nómina antes del día 1, cuando eso no ha pasado nunca en este Ayuntamiento.

¿Cómo acogió la plantilla esa reducción?

Creo que son conscientes de que esto iba a explotar y muchos de los trabajadores, sobre todo los que no cobraban esas productividades y gratificaciones, lo han entendido perfectamente, incluso los que las cobraban también lo han llegado a entender.

En Jerez el teniente de alcaldesa de Economía dijo en una entrevista en lavozdelsur.es que había un “riesgo real de una intervención funcional del Ayuntamiento". ¿En Arcos también ha pasado lo mismo?

Si nosotros no ponemos fin a este gasto desproporcionado sin ningún tipo de control hubiéramos llegado a un final drástico económicamente hablando. Le puedo asegurar que hemos tenido que tomar muchísimas medidas para evitar esto. Ahora se hacen obran que se puedan pagar, de mantenimiento, de reparaciones mínimas, no hacemos obras grandes a no ser que vengan subvencionadas al 100% por administraciones superiores. Se gasta lo que podemos gastar. Este equipo de gobierno no va a aumentar la deuda. Pero necesitamos tiempo, llevamos solo dos años, para seguir encauzando económicamente el Ayuntamiento.

También anunció que quería hacer una auditoría externa, ¿para cuándo?

No podemos hacerla porque para no aumentar el gasto de este Ayuntamiento. Pero sí que era nuestra intención porque hay muchas cosas que normalizar. Este alcalde particularmente está pasando un mal momento a nivel personal porque muchos proveedores se están yendo al juzgado y este alcalde, sin haber tenido ningún tipo de gestión, tiene 40 requerimientos judiciales que te obligan a pagar y, en el caso de no hacerlo, te aperciben personalmente con multas coercitivas contra tu nómina. Las tengo apeladas, y espero que me hagan caso, porque no es que no quiera pagar, es que no puedo pagar. Tengo 40 requerimientos judiciales y puedo tener 40 imputaciones por desobediencia sin haber hecho absolutamente nada y creo que es injusto que yo personalmente tenga que pagar la mala gestión de otros.

En campaña hablaba mucho de ayudar a los autónomos y jóvenes empresarios, ¿qué medidas ha puesto en marcha en este sentido?

Hemos traído mecanismos oficiales de formación laboral y de ayuda a empresarios y autónomos que antes no existían en Arcos. Ahora en el Edificio Emprendedores tenemos Andalucía Orienta y el CADE (Centro Andaluz de Emprendimiento). Estamos reduciendo las ordenanzas para que los inversores privados paguen menos dinero del que se pagaba antes para poder invertir en Arcos.

¿Saldrá adelante el proyecto del circuito que pretende construirse en Arcos? ¿Ha hablado con el alcalde de Bornos, que se opone a la localización del circuito (cerca del pantano)?

Respeto la opinión del Ayuntamiento de Bornos pero creo que no tienen toda la información que debieran, porque no se trata de un circuito de velocidad como el de Jerez, es un circuito para turismo, de prueba para casas comerciales. Al año habrá cuatro o cinco carreras pero siempre serán carreras de turismos. Eso atrae a muchísima gente. Lo mejor de todo es que cumple con los parámetros legales establecidos por la Junta de Andalucía en cuanto al ruido y al impacto paisajístico. Somos los primeros que queríamos que cumpliera con los preceptos legales, por eso pusimos en contacto a los promotores con la Junta de Andalucía. Va a seguir adelante porque cumple con la ley. Ante la situación social y económica que estamos viviendo en la Sierra de Cádiz, este tipo de inversión es muy buena. Le puedo asegurar que van a ser más de 200 las personas que van a trabajar durante dos años en la construcción de este circuito y después tendremos 30 o 40 personas realizando labores de mantenimiento. Tenemos que quedarnos con eso.

¿En qué punto está el proyecto ahora mismo?

Estamos en fase de presentación de alegaciones y cuando termine la Junta estimará o deslegitimará las que se han presentado. Pero cumpliendo con la legalidad este proyecto no debería tener ningún problema.

"Para mí la política es sentido común y el sentido común me dice que como Ayuntamiento lo único que podemos hacer es facilitar las inversiones que quieran venir"

¿Qué hay del proyecto del complejo hotelero previsto en la finca El Postuero?

Hace un par de semanas recibí a los promotores de este proyecto, que no cumplía con los límites de edificabilidad que permite el PGOU en Arcos. Llevaba un numero de viviendas para construir que sobrepasaba los límites que establecía el Plan General y ante ese incumplimiento han tenido que darle una nueva visión al proyecto. Estamos pendientes de una reunión con la delegación de Medio Ambiente en Cádiz para que cumpla con los requisitos legales y salga adelante. Es un complejo turístico-deportivo muy importante que tendrá campo de futbol, pistas de pádel, piscina cubierta, y que vendrá muy bien para equipos que quieran hacer la pretemporada en una tierra como esta. Para mí la política es sentido común y a mí el sentido común me dice que ante una situación de paro tremenda, las competencias de un Ayuntamiento son limitadas en cuanto a empleo y lo único que podemos hacer es facilitar estas inversiones.

Luego hay cuestiones que no dependen del Ayuntamiento: a la Junta lleva tiempo reclamándole que restaure servicios como la renovación de la resonancia magnética en la localidad.

Es un servicio de cercanía. En Arcos nos tenemos que desplazar para cualquier trámite administrativo y sanitario, y teníamos uno concedido que se le ha adjudicado a Pascual, por lo que nos va a tocar desplazarnos a Villamartín o Jerez, pero estoy intentando hacer las gestiones que puedo para que el servicio de resonancia magnética se quede en Arcos de la Frontera.

También pide a la Junta que ejecute obras para evitar inundaciones en la barriada de El Santiscal.

Tenemos un problema con las inundaciones en Arcos y trae bastantes problemas a los vecinos y problemas de seguridad en general, teniendo en cuenta que hay un colegio cercano que también sufre los efectos de las inundaciones. La ejecución de la solución de este problema es muy costosa y estamos buscando la financiación suficiente. Vamos a solicitar unas ayudas por zonas catastróficas naturales para ver si se nos puede adjudicar una cuantía suficiente para poder atajar este problema.

Los deslizamientos de terreno en la ladera de la Verbena tienen preocupados a los vecinos, ¿qué puede decirles?

Hay afectadas 200 familias y algunos vecinos han tenido que desalojar sus casas, de manera que están pagando una hipoteca y están viviendo de alquiler. Ya se han ejecutado dos fases y ahora tenemos una tercera, parece que definitiva, ascendente a unos cinco millones de euros, que deben financiar la Junta de Andalucía, el Gobierno central, Diputación de Cádiz y el Ayuntamiento de Arcos. El Gobierno es el único que no ha movido ficha, estamos esperando que nos den cita para poder coordinar el futuro convenio que va a regir la ejecución de las obras.

En clave provincial, ¿hasta qué punto los pueblos de la Sierra son importantes para tirar de la recuperación económica en la provincia con más paro de España?

Mire, el otro día estuve en Madrid en una reunión sobre unos fondos comunitarios que gestiona el Gobierno central, los fondos Edusi, a los que Arcos optaba en esta segunda convocatoria junto a otros pueblos vecinos a unos diez millones de euros, pero una vez más nos hemos quedado fuera y encima nos ataca el PP diciendo que hemos perdido la oportunidad cuando ha sido rechazada por el equipo de su Gobierno en Madrid. Es lamentable. Estoy indignado porque esos fondos son importantísimos para la Sierra de Cádiz, para generar empleo y desarrollo económico. Los ayuntamientos que han sido adjudicados en este reparto millonario son los de las ciudades con más recursos y menos necesidades económicas, que no digo que no las tengan, pero menos que Arcos y la Sierra. Le hice saber a la directora general de fondos comunitarios que era una injusticia cómo los más pobres nos quedábamos fuera y los que más tienen se quedaban con esas inversiones millonarias, por lo que íbamos a seguir manteniendo esta marginalidad entre los más pobres y los más ricos, y eso no lo voy a consentir como alcalde que soy. Hemos convencido a la dirección general para que nos permita tener un criterio social puntuable y podamos acceder a esos fondos teniendo en cuenta la situación económica de la zona, por lo que la Sierra de Cádiz tendrá más opciones de acceder a estos fondos comunitarios en una tercera fase.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído