¿Y si no fue A.? "Él no pudo atracar a la cuponera, a esa hora estaba mandándose mensajes con su novia"

La familia del encarcelado por el atraco a una vendedora de cupones en Icovesa asegura que la Policía confundió a otro sospechoso al día siguiente en una persecución

Una cuponera saca un boleto de la máquina, en una imagen de archivo. FOTO: MANU GARCÍA
Una cuponera saca un boleto de la máquina, en una imagen de archivo. FOTO: MANU GARCÍA

Un amargo suceso tuvo lugar el pasado miércoles 19 en la calle Vino Fino de Jerez, en la zona de Icovesa. Dos hombres, no muy altos y fuertes bajaron de una moto de gran cilindrada para robar a una cuponera, de unos cuarenta años. Se llevaron un botín de alrededor de 800 euros. Forcejearon con la vendedora para robarle la riñonera, causándole diversas lesiones. Una situación dura para una persona que trabaja en la calle, con una gran exposición.

En el lugar de los hechos se encontraba un agente de Policía Nacional fuera de servicio. No le dio tiempo a intervenir, pero sí habría dado pistas para avanzar en una investigación que se saldó con la primera detención un día después, el jueves. Fue después de que una persona saliera huyendo por la zona de las Casitas Bajas. Tras su puesta a disposición en el juzgado, se decretó su ingreso en prisión provisional. Se trata de A., un joven de la citada barriada. Pero familia y allegados recogen firmas para que la investigación llegue a otras conclusiones. Sencillamente, porque aseguran que no fue él.

Una persona de su familia explica a lavozdelsur.es que a la hora del atraco, estaba mandándose mensajes con su novia, mientras ésta estaba comprando. "Es un buen chaval, él no está metido en nada de eso, no tiene antecedentes", aseguran. La versión dista de lo que los investigadores creen. Y la familia tiene una explicación. "Él estaba en su casa, tenía la puerta abierta mientras ella estaba en la frutería".Y todo se habría precipitado.

Una persona cercana a esta familia, según los testimonios recabados, sería efectivamente el autor, según indican. "Mientras estaba huyendo de la policía, se metió en la casa y salió por los techos y ya se escapó. La Policía vio que se había metido dentro y le pidió a A. que saliera, que le iban a hacer unas preguntas. Lo detuvieron y ya lo montaron en el coche".

La investigación sigue en curso porque el detenido sería en todo caso uno de los dos implicados en el suceso. La familia del encarcelado indica que ni ayudó a escapar a la otra persona ni tiene nada que ver. "Nos llama llorando desde allí, porque no ha sido él, él no lo ha hecho". Y explican que tiene incluso "una fístula, él no estaba saliendo nada de casa. Cuando lo metieron en el coche, tuvo que ir con un cojín".

Aseguran conocer a la persona que habría escapado y aseguran que "él sí se dedica a robar. La Policía lo conoce, sabe quién es, pero A. no tiene antecedentes, es un chaval formal, no se mete en problemas nunca".  La cuestión principal es que el atraco se cometió con cascos de moto que impidieron reconocer los rostros de los autores.

"La Policía tiene que mirar en las cámaras de alrededor, de las gasolineras por si esa moto repostó", indica la familia. De hecho, en redes sociales ya hay una recogida de firmas de personas del entorno del encarcelado. "Está preso por una injusticia. Lo han confundido con la persona que hizo el robo de la cuponera de la ONCE y no es justo que esté en la cárcel". Según prosigue la denuncia pública, "le ha tocado una jueza que no ha querido admitir ninguna prueba y estamos recogiendo firmas con el fin de que se celebre un juicio justo y salga en libertad ya que él es inocente".

Salvo novedades, A. continuará por ahora en prisión. El delito de robo con violencia, como recoge el Código Penal, está castigado con prisión de dos a cinco años, a los que se sumarían los que por sí mismo conllevaran las agresiones propiamente. El pasado miércoles hubo una víctima inocente que fue atacada violentamente, que solo trabajaba, y nadie está preparado para un trago así mientras se gana la vida. La familia del detenido, que subraya que le apena enormemente lo ocurrido a la trabajadora, asegura que fueron otras personas, y ésta es su versión. La Justicia dictaminará una vez que finalicen las pesquisas. El momento clave será, probablemente, cuando se detenga a la otra persona que está buscada por el robo, cuya identidad la Policía ha determinado. Hasta entonces, no hay más que versiones diferentes.

 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído