Una luz al final del túnel 15 años después de la primera piedra de la Ciudad del Flamenco

ciudad_del_flamenco-8.jpg
ciudad_del_flamenco-8.jpg

Aprueban el proceso de licitación de la contratación de las obras en la plaza Belén, que costarán 1,3 millones y que incluirá zonas de arbolado, plazas de aparcamiento y espacios para temas culturales.

El viernes 2 de diciembre de 2005 se colocaba la primera piedra —y algunos dirán que única— de la Ciudad del Flamenco, "una de las actuaciones más ambiciosas del Ayuntamiento de Jerez para regenerar su centro histórico", anunciaba por entonces el Consistorio en un comunicado de prensa. El proyecto, surgido en el año 2002, en plena burbuja inmobiliaria y con una ciudad que se disponía a acoger los Juegos Ecuestres Mundiales —otro evento que acabó resultando un bluf—, comenzaba a ser realidad tras un largo proceso de planificación urbanística que incluyó un concurso internacional de arquitectura que acabó ganando el prestigioso estudio de los suizos Jacques Herzog y Pierre de Meuron.

Doce largos años después de aquella jornada, y diez desde que se paralizaran las obras que enterraron casi 16 millones de euros, la junta de gobierno local ha aprobado este viernes el proceso de licitación de la contratación de las obras de reordenación en la plaza Belén, unos trabajos que el gobierno de Mamen Sánchez anunció en octubre de 2015 y que deberían haber arrancado en 2016, si bien parece que será finalmente en este 2017 cuando comiencen finalmente.

El proyecto, mucho más modesto que aquel de Herzog y De Meuron, incluye trabajos con una inversión total de 1.300.000 euros, dirigidos a la reordenación completa de la plaza, con zonas de arbolado, plazas de aparcamiento y que aprovechará los desniveles de la plaza para crear espacios para estancia, auditorio al aire libre y posibles ubicaciones de temas culturales ocasionales, entre otros. 

Este proyecto está incluido en el marco del Plan Urgente de Mejora y Rehabilitación de Zonas Degradadas, que pretende impulsar la recuperación y conservación de zonas de la ciudad que actualmente se encuentran degradadas para invertir en su recuperación, contribuyendo a dinamizar la actividad económica y el desarrollo de la ciudad.

En el caso concreto del proyecto de reordenación de Plaza Belén, se trata de una "prioridad" del gobierno, con la intención de dar solución a uno de los ejes más emblemáticos y a la vez más degradados del centro histórico, como es el eje Plaza del Arroyo–Plaza Belén -Plaza del Mercado.

En concreto, las calles que son objeto de reordenación son Barranco, San Honorio, Tres Caídas, Rompechapines y Luis de Isasi, en las cuales se proyecta una reforma integral debido a su actual estado de deterioro; y Doctor Lillo, que está actualmente en terrizo y por tanto se prevé la ejecución de una pavimentación como plataforma única.

Estas obras contemplan, además, la ejecución de las infraestructuras de servicios básicos, alumbrado público, red de saneamiento, dotación de abastecimiento y riego, así como mobiliario urbano acorde con el entorno de centro histórico en que se ubican. Asimismo, se acometerá una limpieza del solar para su adecentamiento general.

Sobre el autor:

Jorge Miró

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído