Una lesión de rodilla y 5 meses de espera (y subiendo) para una resonancia

Luis Copano denuncia que lleva desde octubre con una cita solicitada que nunca llega, a pesar de las reclamaciones interpuestas ante el SAS

Luis estaba jugando a fútbol sala con unos amigos cuando, de repente, oyó un crujido. Era su rodilla y en ese preciso momento se acabó el partido para él. Y los venideros también. “Pocos dolores tan fuertes he tenido”, asegura. Tras la lesión, un compañero quiromasajista lo estuvo ayudando durante un tiempo, apuntando que podía tratarse de una rotura de ligamentos, aunque como no mejoraba optó por acudir a su médico de cabecera para que le diera cita con el especialista. Eso fue en junio de 2017, y tras no experimentar mejoría, volvió en octubre al traumatólogo, que le solicitó una resonancia que, a día de hoy, sigue esperando.

“A principios de octubre comencé en el gimnasio de forma suave para ver si podía fortalecer la rodilla, y aunque estoy mejor, es posible que tenga algo roto y sin la resonancia no lo puedo saber”, apunta Luis Copano, quien desesperado ante la situación que está viviendo, interpone una reclamación diaria para intentar que le den la ansiada cita. Desde el pasado mes de enero lleva llamando al teléfono de reclamaciones del SAS, ya que lleva casi 140 días esperando una respuesta, cuando debería haberla tenido en el plazo de un mes, y cuando la propia Junta de Andalucía recoge en la web de la Consejería de Salud que el plazo medio de espera para una prueba de resonancia magnética es de ocho días.

El decreto 96/2004, de 9 de marzo, establece la garantía de plazo de respuesta en procedimientos diagnósticos en el sistema sanitario público de Andalucía y fija en un mes el periodo máximo de espera, aunque en el caso de Luis, se ha sobrepasado sobremanera. “Me encuentro en una situación de total indefensión”, sostiene, y explica la cronología de los hechos: “Cuando llamo me dicen que tienen constancia de mi caso y me citan el 24 de enero en consultas externas, acudo y me dice el médico que tenía que haber venido con una resonancia, y así podía ir al especialista”. Es entonces cuando decide interponer la primera reclamación y, desde principios de marzo, envía una diaria, además de haber puesto el caso en manos del Defensor del Pueblo Andaluz.

“Me dan la opción de acudir a un centro concertado y que si tarda mucho más me vaya a un centro privado y pase la factura, pero no quiero ir a uno privado”, dice Luis, quien también se queja de que aún no ha obtenido respuesta de la primera reclamación que interpuso, “cuando me deben contestar en 15 días”. La rodilla le sigue doliendo y, a veces, le molesta al andar, pero cuenta que sin la resonancia no puede tratarse de forma adecuada. “Me iba a pagar sesiones de fisioterapia pero sin saber lo que tengo me dicen que no saben cómo tratarme, estoy yendo a gimnasio y puedo hacer ejercicio, pero andando se me gira la rodilla y me provoca un fuerte dolor”, apunta.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído