Comienzan las tareas de derribo de un casco bodeguero del siglo XIX de la calle Paúl, cuyo solar será ocupado en el futuro por una promoción de 68 viviendas.

La ciudad del vino derriba sus bodegas. En la mañana de este miércoles comenzaban los trabajos de demolición en la calle Paúl de un casco bodeguero del siglo XIX, en cuyo solar próximamente se edificará una nueva promoción de 68 viviendas en seis plantas. Ubicada entre el Consejo Regulador y la Sala Paúl -ejemplo, éste sí, de reconversión de una bodega para otros usos, en este caso municipales- la "bodega Cream Sack", como así indicaban unos azulejos en una de sus fachadas, es ya prácticamente historia. 

Las centenarias instalaciones, utilizadas en los últimos tiempos como almacén por la promotora Reyal Urbis -cuyas oficinas, antes de que entrara en concurso de acreedores, se ubicaban hasta no hace mucho en la avenida Álvaro Domecq-, tampoco es que hubieran recibido mucho cariño visto el abandonado estado que presentaban. Aún así, en las redes sociales muchas personas venían lamentando el futuro de este inmueble desde que se conoció que sería pasto de la piqueta, a la vez que consideraban que es una lástima que Jerez vaya perdiendo poco a poco parte de su esencia.

Para realizar estos trabajos de derribo, que demolerán en dos días más de cien años de historia, se ha hecho necesario cortar el tramo de la calle Paúl entre la avenida Álvaro Domécq y la calle Santo Domingo. Se trata de una de las primeras promociones inmobiliarias que se impulsan en la ciudad tras el crack del ladrillo en septiembre de 2008.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído