El menor está ingresado en la UCI pero se mantiene estable. Testigos aseguran que los supuestos autores son dos vehículos que estaban echando una carrera.

El pequeño, de siete años, estaba en casa del vecino de enfrente, cuando salió corriendo para la suya sin mirar antes de cruzar. La mala suerte hizo que en ese momento dos vehículos pasaran a gran velocidad, dicen algunos testigos que porque estaban echando una carrera. El suceso tiene lugar en la calle Panes, en Federico Mayo, y el conductor del coche que impactó contra el niño se dio a la fuga, dejándolo sangrando en el suelo. Ahora está mejor, es consciente de lo que sucedió, pero sigue en la UCI del Hospital Puerta del Mar de Cádiz. “Tata, me ha atropellado un coche”, cuentan sus familiares que decía este miércoles tras despertar de la anestesia, ya que ha tenido que ser intervenido.

El impacto le provocó al pequeño la rotura de la tibia, el peroné y el fémur, una fractura en la cadera, multitud de arañazos, un hematoma pulmonar y dos enormes brechas en la cabeza —una que va desde la frente hasta mitad del cráneo y otra desde la parte central de la cabeza hasta la nuca—. “Está muy dolorido, del cuello para abajo sigue sedado”, cuentan familiares del menor. “Me quiero ir porque me duele mucho la pierna”, aseguran sus allegados que comenta, aunque poco a poco va mejorando y a final de semana esperan que lo pasen a planta. La foto que ilustra el artículo ha sido cedida por la familia y publicada con su consentimiento: "Que se vean las heridas que le han hecho al niño".

Eso sí, la recuperación será larga. “Lo tuvieron que intervenir de urgencia y le va a costar andar”, señalan fuentes familiares, que censuran la actuación del temerario conductor: “Es una pena que esté así con siete años, sin ir al colegio… esto es robarle la infancia”. “Espero que los cojan y que lo paguen los dos”, añade, en referencia a los conductores que, supuestamente, iban echando una carrera por la estrecha vía de Federico Mayo donde tuvo lugar el suceso, del que fueron testigos los tres hermanos del menor, de ocho, nueve y diez años. “Los niños estaban con ataques de ansiedad cuando vieron así a su hermano”, señalan conocidos de la víctima, a la que atendió un vecino que es médico, y que logró reanimarlo mientras llegaba la ambulancia.

Un coche blanco y otro azul conducían los supuestos autores de los hechos, que circulaban a gran velocidad, según testigos presenciales, y a los que la Policía ya está buscando tras ser informados de lo sucedido. Ya hay un posible sospechoso, aunque la investigación se encuentra todavía en una fase muy incipiente y no está claro que sea el autor de los hechos.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído