Echa el cierre temporal uno de los hoteles clave de Jerez: "Nunca hemos tenido contagios pero no nos dejan trabajar"

De una cadena de 31 establecimientos, era el único que quedaba abierto con excepción de dos en Lanzarote, donde no hay restricciones. "Si se mantienen las medidas, no tiene sentido reabrir en diciembre, aunque eso esperamos", señalan desde Hipotels

La piscina del Sherry Park. FOTO: Hipotels
La piscina del Sherry Park. FOTO: Hipotels

La crisis del coronavirus está arrasando con la principal industria de Andalucía, el turismo. Las últimas restricciones, calificadas como "duras pero necesarias" por parte de la Junta para hacer frente a los contagios, han dado la puntilla a un sector que aguantó el verano, por encima de las expectativas tras el confinamiento, pero que en la segunda quincena de septiembre comenzó a ver nubarrones que derivan ya en cierres.

La última víctima de la actual realidad del covid es el Sherry Park. Sus últimos clientes, explica la dirección, fueron profesionales que iban a hacer pruebas en el Circuito y que, así, tenían permitido viajar. Pero el confinamiento perimetral de Jerez, activado ya desde hace unos diez días, ha acabado con lo poco que estaba generándose entre la hostelería.

Juan Antonio Carballat, director, señala que "el personal que tenía vacaciones ha empezado a disfrutarlas y el cierre se prevé provisional, y el resto del personal entra en el ERTE. En el verano, después del confinamiento, se recuperó el 100% del personal", señala.

La caída comenzó "en la segunda quincena de septiembre, cuando empezaba a hablarse de que venían restricciones". Entonces, en el inicio de las clases, la que comenzaba a aplicar medidas era la Comunidad de Madrid, amén de otros confinamientos perimetrales en Cataluña y Galicia. Andalucía, entonces, aguantaba el tirón, pues apenas se veían algunos brotes en Málaga o el Campo de Gibraltar durante el verano. La recta final fue desastrosa para los hoteles de la provincia.

Y, de hecho, de la cadena Hipotels, con hoteles en Conil y Chiclana, el de Jerez era el último que quedaba abierto hasta este fin de semana. Ahora, de una cadena de una treintena de establecimientos, solo están abiertos dos, en Lanzarote, donde no hay toque de queda porque Canarias presenta buenas cifras.

"El restaurante lo hemos cerrado tambien", aclara Carballat, "nuestra idea era mantener noviembre abiertos entero, teníamos unas jornadas en el resatuarante Ábaco de gastronomía, pero hemos tenido que cancelarlas. El confinamiento perimetral nos limitó mucho".

La fecha de reapertura prevista en estos momentos es "el cuatro de diciembre, pero dependerá de la situación. Si se mantienen las medidas, no podremos abrir en diciembre si no pueden venir los clientes, no tiene sentido", lamenta.

En esa línea, Carballat manda un mensaje "a nuestros políticos. El coronavirus no está en la hostelería. Hemos trabahado para dar seguridad. No hemos tenido, de hecho, ningún caso ni entre nuestros clientes ni en el personal. Eso significa que hemos hecho las cosas bien. Queremos que nos dejen trabajar, porque ésta es casi la única industria que tenemos, y tienen que dejarnos que podamos salir a flote", remacha el responsable del Sherry Park.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído