Seis 'Carreras Oficiales' en 16 años: ¿la séptima será la vencida?

madruga-12
madruga-12

Desde 2001, cuando se cambió el clásico inicio en Rotonda de los Casinos por la Alameda Cristina, el recorrido común de las hermandades en Semana Santa ha sufrido hasta seis cambios. En 2018 podría estrenarse nuevo comienzo en plaza del Banco.

Seis en poco más de tres lustros. Ese es el número de veces que se ha retocado el recorrido común que desde Domingo de Ramos a Viernes Santo realizan en Jerez las hermandades que realizan estación penitencial a la Catedral durante Semana Santa. Como pasa prácticamente con todos los alcaldes, que durante sus mandatos llevan a cabo una obra o proyecto de envergadura para pasar a la historia, con los presidentes del Consejo de la Unión de Hermandades pasa tres cuartos de lo mismo. Todos los que han pasado en los últimos años por el cargo han modificado, de una manera u otra, la Carrera Oficial. El motivo más socorrido para estos cambios solía ser el referido al creciente interés de los ciudadanos por hacerse con un palco, además de por temas estéticos y económicos, ya que a mayor número de sillas, mayor reparto de dinero entre las hermandades. Ahora, el consejo que dirige Dionisio Díaz, que en 2018 cumplirá su segunda Semana Santa al frente del organismo cofrade, aduce sobre todo a motivos de seguridad, abandonando los grandes espacios como Alameda Cristina o Mamelón, en unos tiempos en los que cada vez más se mira de reojo al terrorismo yihadista, para una nueva modificación de este trazado, que sería el séptimo en 17 años.

Huir de grandes espacios para buscar calles estrechas y, a su vez, numerosas vías de evacuación. Esos son los principales aspectos que busca la nueva Carrera Oficial que ha presentado la Unión de Hermandades al Ayuntamiento y a la Mesa de Seguridad, que a la postre es la que tiene que darle el visto bueno precisamente a eso, a todos los aspectos de seguridad de un evento que mueve a decenas de miles de personas por las calles de Jerez durante una semana. Con inicio en la plaza del Banco, donde iría ubicado el palquillo de toma de horas, las hermandades llegarían hasta este céntrico espacio procedentes de Tornería, bien desde Plateros, bien desde Rafael Rivero. Allí, las hermandades pasarían por delante de la Biblioteca Central, girarían a la izquierda en dirección al templete donde cada domingo suele actuar la Banda Municipal y luego pasarían por delante de este, para volver a girar, esta vez a la derecha, ya buscando la calle Larga. Desde allí, las hermandades tomarían el camino habitual en los últimos años para llegar a la Catedral, esto es, por Arenal, Consistorio, Asunción, José Luis Díez, Santa Isabel, Visitación y Aire.

La primera Carrera Oficial se estrena en Jerez en 1939, a la par que la Unión de Hermandades de Jerez, dirigida entonces por Juan de Mata López de Meneses y Cala. El objetivo era poner orden al recorrido de todas las cofradías, tal y como se venía haciendo desde hacía siglos en Sevilla. Con inicio en la Rotonda de los Casinos, se mantuvo prácticamente intacta hasta el siglo XXI —con un pequeño paréntesis de dos años en la década de los 50, cuando comenzó en Alameda Cristina—.En 2001, en el penúltimo año de José Alfonso Reimóndez, Lete, como presidente del Consejo, llegaría el primer gran cambio de la Carrera Oficial jerezana. Se abandona el clásico inicio en la Rotonda de los Casinos —aún muy añorada por los cofrades veteranos— y se traslada a la Alameda Cristina, a la altura del convento de Santo Domingo. Se buscaba ganar mayor número de palcos, ante el creciente interés de los ciudadanos por hacerse con uno, pero pensando también en la Semana Santa del siglo XXI, que traería nuevas hermandades, cada vez desde puntos más lejanos al centro de la ciudad. Sin embargo, este cambio provocó algunas críticas. Primero, por el crecimiento en sí de la Carrera Oficial, que pasaba a convertirse en la más larga de Andalucía, y segundo, porque obligaba a la hermandad del Huerto, con sede en el templo de Santo Domingo, a tener que cambiar su tradicional salida desde la puerta principal del templo a la puerta lateral que da al monumento al marqués de Casa Domecq.

Tan solo dos años duraría esta nueva Carrera Oficial. En 2003, el nuevo consejo directivo de la Unión de Hermandades, con Fernando Fernández-Gao a la cabeza, y con el voto por mayoría de los hermanos mayores, aprueba un nuevo cambio de la Carrera Oficial. Se traslada su inicio a la Alameda Cristina, a la altura del Palacio Garvey, y se cambia el acceso a la Catedral. Se abandona así la subida por las calles Cruces y Aire, previo paso por la plaza del Arroyo, para tomar ahora por Santa Isabel y Visitación. Los motivos, esta vez, estéticos, sobre todo a la entrada al templo catedralicio, pero qué duda cabe que también económicos, porque seguían sumándose nuevos palcos, tanto al inicio como al final de la Carrera Oficial. En 2005, la Carrera Oficial se alargaría un poco más, iniciándose la misma en el monumento del enganche del Mamelón.En 2007 se producirían más modificaciones en la Carrera Oficial. Manuel Muñoz Natera, nuevo presidente del Consejo, también quiso que su mandato se recordara por cambiar el recorrido común de las hermandades, tanto en su inicio como en su final. Vuelve a comenzar en el Palacio Domecq, pero se abandona el tradicional paso por Consistorio, Asunción y José Luis Díez. En su lugar se cruza la plaza del Arenal para seguir por Monti, Manuel María González, De la Rosa y plaza de la Encarnación, para que entren todas las hermandades por la puerta principal. En 2008, el inicio vuelve al enganche, pero se mantiene hasta 2012 el paso por Arenal, que nunca llegó a contentar a la gran mayoría de cofrades.

En 2014 llegaría la última y “definitiva” Carrera Oficial, con inicio en la plaza Aladro, “un entorno más cofrade y más estético para el paso de las hermandades”, en palabras del por entonces presidente del Consejo, Pedro Pérez. Lo cierto es que tan solo tres años ha durado la que pretendía ser la Carrera Oficial del futuro. Tras un primer año de estudio y balance, el organismo que dirige Dionisio Díaz está convencido de que su nueva propuesta es la más idónea para los nuevos tiempos que corren. De momento tiene el beneplácito del delegado de Cultura, Paco Camas, que la valora positivamente tanto en lo estético como en seguridad. Ahora serán los expertos en esta materia los que refuten esto último, pero sobre todo serán los hermanos mayores los que aprueben o no en cabildo estos nuevos cambios.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído