Guarderia la casita
Guarderia la casita

El abogado de la propietaria de 'La Casita', investigada por su presunto maltrato a niños de la guardería que regenta, defiende que las denuncias vertidas contra ella "no tienen sustento" y considera que la denunciante principal puede tener algún tipo de animadversión hacia ella.

Una semana después de que desde la guardería La Casita defendieran la inocencia de su propietaria, ahora es el abogado de la misma, Rodrigo Tejero, quien considera que las denuncias vertidas sobre ella “no tienen sustento”.

Según señala no fue una, sino cuatro las personas que interpusieron una denuncia contra la directora del centro, tres de las cuales fueron extrabajadoras suyas y una cuarta, tía de la que hizo las grabaciones pero que no tiene relación ninguna con la guardería. Según el letrado, el pasado 2 de diciembre acudieron al juzgado a declarar y de sus palabras se desprende que “se contradicen con todo lo que se ha dicho hasta ahora”. Así, Tejero afirma que las propias denunciantes niegan que existieran duchas frías y con respecto al cuarto oscuro donde presuntamente se disciplinaba a los niños señala que directamente no existía tal cuarto, sino que era una clase que solía tener las persianas bajadas. Es más, señala que “por increíble que parezca” las denunciantes confirman que en la grabación aportada por una de ellas no se ve ninguna imagen de la propietaria ni se escucha su voz.

En general, el letrado considera que en las grabaciones “hay escenas de niños que podrían pasar por escenas cotidianas pero que si las ves en un juzgado parecen otra cosa”.

Igualmente pasaría con los audios, en el que explica que se escucha a un niño diciendo que le han pegado y cuando se le pregunta quién ha sido responde diciendo un nombre que coincide con el de la directora, si bien el letrado defiende que en la clase hay una niña que se llama igual.

En cuanto al por qué de las denuncias, si es que la directora no hizo nada como defiende, Tejero considera que “hay un hecho objetivo y es que entre ellas hay una amistad desde la facultad. No tenemos constancia de que exista algún tipo de animadversión, pero sí se vio durante la declaración que en la denunciante principal existía una visceralidad a la hora de relatar los hechos que desde luego no es el comportamiento propio de una persona que quiere proteger a menores. Se ve un tema personal de fondo”.

Por último, el letrado señala que, al contrario de lo que informó la Policía, a la directora en ningún momento se la detuvo ni se la esposó. “Se la llamó como testigo y se la puso a disposición judicial”, reseñando que su situación procesal actual es la de “investigada”.

Aún así, y entendiendo que la denuncia “no tiene sustento”, Tejero duda de que el caso pudiera archivarse ya que “cuando hay menores, que son un grupo de vulnerabilidad, la inercia es que continúe el procedimiento. No debería asombrar a nadie que eso ocurriera”.

Está previsto que en enero continúen las declaraciones en el juzgado de Instrucción, esta vez de trabajadores actuales del centro y de los padres de los menores.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído