El líder de IU en la ciudad hace balance tras dos años de gobierno socialista en el Ayuntamiento. Mientras traza la estrategia política para las municipales de dentro de 24 meses, defiende el trabajo hecho hasta ahora por su grupo político: "Cuando alguien da todo lo que tiene, no se le puede exigir más".

En junio de 2015, días después de las últimas municipales en Jerez, el portavoz de Izquierda Unida en la ciudad, Raúl Ruiz-Berdejo, aseguraba en una entrevista en lavozdelsur.es: "Que el PP tenga once concejales es un fracaso de la izquierda". Días después, junto con Ganemos, permitía el aterrizaje de la socialista Mamen Sánchez en la Alcaldía. Desde entonces, el también secretario local del PCE, junto a su grupo político, ha protagonizado unas relaciones que se han movido en una continua montaña rusa, aportando unas veces estabilidad al gobierno local y en otras, apretando con la advertencia de dinamitar esos apoyos regulares que, pese a contar con solo dos concejales, han sido importantes para la gobernabilidad del municipio. En el ecuador del mandato, Ruiz-Berdejo, que apostó desde el principio por sumar junto a Ganemos para conformar el finalmente malogrado tripartito, ya traza la estrategia para confluir con Podemos en las próximas elecciones locales. ¿Unidos Podemos? Es pronto para saberlo. Lo que sí deja claro es que no aceptará imposiciones y que, en el peor de los casos, no tendrá reparos en volver a proponer una candidatura propia de su partido. 

Vivieron un panorama muy incierto en 2015, con una renovación de la candidatura tras unas agrias primarias y la irrupción de nuevos movimientos políticos por la izquierda. Aun así, lograron resistir con 2 concejales. Dos años después, ¿en qué punto está la coalición en Jerez?

Es cierto que las elecciones de 2015 llegaron en una situación complicada para nosotros, con un equipo de personas nuevo después de las primarias, con unos adversarios electorales, como Ganemos, que competían directamente por el voto tradicional de IU, pero, a pesar de eso, creo que resistimos bien. No solo porque mantuviéramos dos concejales, que era importante, sino porque además conseguimos meter baza en la zona rural (alcaldías de Torrecera y El Torno), donde creíamos que era importante empezar a tener presencia en las instituciones. A partir de ahí, nos hemos esforzado mucho en que IU se perciba como un proyecto colectivo y en que distintas personas de la organización lideren iniciativas y tengan presencia pública importante. Creo que en estos dos años nadie ha puesto más proyectos sobre la mesa que IU y creo que los jerezanos nos perciben de forma muy positiva; trabajamos con optimismo como lo hemos venido haciendo desde el principio del mandato, intentando influir para que se hagan cosas en esta ciudad y convencidos de que en 2019 tendremos justa recompensa a tanto esfuerzo y tanto trabajo.

La vieja guardia de IU en la ciudad, focalizada en la figura de Joaquín del Valle, dio un paso al lado. ¿Hay forma de recuperarla para la causa?

Eso es una pregunta que tendrían que responder los compañeros que formaron parte de aquel proyecto. Algunos de ellos continúan incluso en el consejo político y las puertas de IU siempre han estado abiertas para cualquier jerezano que tenga iniciativa, comparta inquietudes y perspectivas políticas, y quiera implicarse activamente.

En estos dos años, la relación de IU con el PSOE ha sido de amor-odio: lo mismo les auparon a la Alcaldía tras prestar su apoyo en la investidura que amenazaron con romper dicho respaldo si no municipalizaban la ayuda a domicilio.

Han sido muy complejas porque desde el mismo día de la investidura ya advertimos que no íbamos a dar cheques en blanco a nadie y, por supuesto, tampoco al gobierno del PSOE. Dijimos que íbamos a ser muy críticos y lo hemos demostrado, pero a la vez también somos constructivos. Hemos puesto propuestas e iniciativas por delante, pero hemos sido muy críticos con la falta de capacidad de este gobierno para hacerlas suyas y llevarlas a la prácticas. Entendemos la dificultad que tiene gobernar una ciudad como ésta con un número tan exiguo de concejales, pero sí teníamos que ser muy críticos porque veíamos que no terminaban de poner en marcha ese cambio que los jerezanos demandaron en las urnas. Y esa crítica sigue estando ahí. El gobierno no puede limitarse a ir solucionando problemas, sino que debe ser proactivo, tener proyecto y modelo para el futuro de la ciudad y, si es que lo tiene, este gobierno aún no lo ha puesto sobre la mesa. IU, en cambio, ha puesto propuestas, medidas y ha mostrado cuál es el modelo de ciudad que perseguimos.

¿Quiere decir que el ejecutivo socialista ha ido a remolque en este tiempo?

No sé si a remolque o a ralentí. Es un gobierno de perfil bajo, sin grandes iniciativas, pero que sí ha tenido, y tampoco se lo debemos negar, cierta habilidad a la hora de encajar problemas puntuales que han ido surgiendo, a pesar de la debilidad clara que tenía. Creo que es de justicia reconocerle esos méritos. 

¿Ha faltado valentía en estos dos años? Le pongo el caso de la fallida readmisión de los afectados por el ERE municipal.

Entiendo que sí. Sigo pensando que hubiera sido posible.

¿Usted estaba dispuesto a firmar esas readmisiones a pesar de las advertencias de ilegalidad?

Sin ninguna duda, sin ninguna duda.

"El gobierno no puede limitarse a ir solucionando problemas, sino que debe ser proactivo, tener proyecto y modelo para el futuro de la ciudad"

Habrá quien diga que ahora es fácil sostener eso, a toro pasado.

No, no, lo dijimos en aquel momento e incluso estuvimos forzando un pleno y decíamos que asumíamos toda la responsabilidad porque estábamos convencidos de que era posible hacerlo y hacerlo de forma absolutamente legal. Ha sido la gran frustración de este mandato porque ha sido el gran compromiso incumplido de este gobierno.

¿No se asumen compromisos con demasiada ligereza cuando se está en la oposición que luego en el poder, llegado el caso, se ven imposibles de cumplir? Aquí le pongo el ejemplo de la remunicipalización del ciclo integral del agua. Todos los partidos, salvo el PP, llevaban esa promesa en campaña, pero la realidad después se impone.

El problema es de actitud. Defendíamos y seguimos defiendo la remunicipalización del ciclo integral del agua. ¿Significa esto que el Ayuntamiento de Jerez esté en disposición de poner sobre la mesa el dinero que sería necesario para el rescate? No, evidentemente, no hay ni capacidad ni músculo económico para eso. No estamos locos y sabemos que a día de hoy eso no es posible. Sin embargo, sí hay formas de avanzar en pro de la municipalización. Y desde luego, entre esas formas no se incluye ir poniéndole la alfombra roja a Aqualia como está haciendo este gobierno, algo que no nos hemos cansado de criticar. Creemos que desde el Ayuntamiento hay una responsabilidad de fiscalización, sanción de incumplimientos, y a partir de ahí ir avanzando hacia la remunicipalización. Si el Ayuntamiento fuera escrupuloso con el cumplimiento del pliego, la concesionaria se pensaría dos veces hasta qué punto le interesaría seguir en esta ciudad.

¿Cree que hay motivos suficientes para llevar la anterior gestión del PP al frente del gobierno municipal ante la Justicia? El PSOE habla de presuntas irregularidades contables y de compra de votos pero parece que solo amaga.

Yo no sé hasta qué punto la información que tiene el PSOE es suficiente, pero sí nos llega que hay indicios para llegar hasta el final en estas cuestiones. Y hablamos del dinero de todos los jerezanos y de defender los intereses de esta ciudad. Pero sí creemos que hay cierta prudencia, y podemos entenderlo después de los cruces de denuncias que hemos visto en esta ciudad, y eso al final influye a la hora de iniciar este tipo de batallas judiciales…

No sea que salpiquen...

Claro.

"En la forma de gobernar no creo que los jerezanos estén notando cambios suficientemente radicales como los que necesita la ciudad"

Se habla mucho de los problemas para gobernar esta ciudad con siete concejales, pero el ejemplo de Ahora Madrid y de la alcaldesa Manuela Carmena demuestra que pueden mejorarse los indicadores municipales con un gobierno reducido en este sentido. ¿No cree que en el caso de Jerez hay un problema más grave a nivel de funcionamiento del propio Ayuntamiento?

Este Ayuntamiento tiene distintos problemas desde esa perspectiva: uno es la desmotivación tremenda que tiene la plantilla y hasta cierto punto justificada, algo que en absoluto se ha visto corregido con las decisiones que se han tomado en lo que va de mandato. Y por otro lado, también es verdad que en estos años han convertido al Ayuntamiento en una especie de maquinaria espesa y torpona donde adoptar una decisión es muy complicado; y tiene que pasar por tantos filtros que al final se ralentizan decisiones que debieran adoptarse con mucha agilidad. Hay además un punto de pánico por parte de los técnicos a raíz de lo que ha pasado judicialmente en estos años, y todo lo miran con lupa 40 veces. Eso tiene una parte positiva para asegurarnos de que no se comete ilegalidades, pero por otra parte se pierde todavía más agilidad. Y por último, creo que además de todo eso que está ahí, a este gobierno le está faltando audacia a la hora de implicarse en la toma de decisiones.

¿Puede poner un ejemplo?

Hace ahora un año poníamos sobre la mesa la necesidad de municipalizar la ayuda a domicilio y el importante ahorro que generaría al Ayuntamiento, La respuesta del gobierno al día siguiente fue decir que no. Después de insistir dijo que bueno, que sí, pero dentro de un año. Demostramos que no tenía sentido prorrogar la concesión cuando el ahorro era alto e inmediato, y políticamente también era una apuesta de las organizaciones de izquierda por dignificar ese servicio. Se la pusimos en bandeja, pero le costó la misma vida municipalizar la ayuda a domicilio. Por eso te digo que es un gobierno de perfil bajo y al que le falta audacia. ¿Los jerezanos están percibiendo medidas reales más allá de cosas puntuales? Creo que no. En la forma de gobernar no creo que los jerezanos estén notando cambios suficientemente radicales como los que necesita la ciudad.

¿Y qué necesita, a su juicio, la ciudad?

Esta ciudad necesita, para empezar, tener un debate profundo sobre su modelo productivo. Tras la crisis inmobiliaria, está huérfana. Dependemos del turismo fundamentalmente ligado al calendario de fiestas, que no conseguimos desestacionalizar. Y tenemos una carencia importante en cuanto a peso en el sector industrial, el PCTA por ejemplo era una gran apuesta que PP, PSOE y administraciones públicas se han cargado…

"Jerez se ha convertido en una franquicia de la Junta de Andalucía, pero solo padecemos sus incumplimientos"

Y si volvemos al Ayuntamiento, ¿cómo puede ser más productiva una plantilla de casi 2.000 empleados? ¿Sigue habiendo trabajadores castigados?

Por desgracia los ha habido siempre y mucho me temo que los sigue habiendo. Para empezar, creemos que el enfoque en materia de personal no es el enfoque correcto. El PP quiso poner en marcha una Relación de Puestos de Trabajo (RPT), pero lo primero que tenemos que tener es una carta de servicios donde quede muy claro cuáles son los servicios que va a prestar el Ayuntamiento y a qué nos vamos a dedicar. Entonces sí podremos trabajar en una RPT. Todo lo que no sea eso, es una RPT hecha a la carta con unos intereses que puedo intuir. La RPT hay que hacerla de nuevo y hay que hacerla después de contar con esa carta de servicios para delimitar el funcionamiento interno. Y después, hay que adoptar medidas para agilizar la gestión, pedíamos que la Edusi incluyese fondos para implantar un software que permitiese agilizar la gestión de las licencias, para que no se amontonen los expedientes, ya que eso es un problema para muchas personas que están deseando iniciar una actividad. Pero es que, además, el Ayuntamiento tiene que intervenir en el desarrollo de la ciudad, influyendo desde las competencias que tiene para que esta ciudad avance hacia un determinado modelo de ciudad. El problema es que este gobierno no lo tiene. Nosotros sí lo tenemos desde todas las perspectivas: desde lo industrial a la movilidad. No sabemos, por ejemplo, qué demonios va a pasar con el PTA, que era una gran esperanza de esta ciudad.

Sigue criando malvas...

Lo último que nos dijeron es que la Junta iba a inscribirlo en TecnoBahía, con lo que por otra parte nos convertíamos en una franquicia de la Junta de Andalucía, sin capacidad de decidir por un modelo determinado. Creemos en los ayuntamientos para poder intervenir en el desarrollo de las ciudades y eso era una barbaridad… y la sensación que tenemos es que a día de hoy Jerez es una franquicia de la Junta.

Con muchos titulares y pocas realidades, ¿no cree?

Eso es lo peor, eso es lo peor… Si fuéramos una franquicia y recibiéramos realidades, pero solo padecemos los incumplimientos de la Junta. El desastre del PCTA es consecuencia fundamental de las políticas de la Junta que este Ayuntamiento ha asumido sin rechistar. Y ahora tenemos un grave problema y una esperanza frustrada para el desarrollo económico de esta ciudad. Somos el hijo bastardo de la Junta, todas las inversiones productivas van a otro sitio.

Ahora la Junta propone que se cambie el nombre al aeropuerto.

Nos parece de vergüenza que la Junta de Andalucía, que jamás se ha implicado en el desarrollo del aeropuerto como infraestructura logística fundamental para el futuro de esta provincia, nos venga ahora con que la solución es cambiarle el nombre. Podremos estar más o menos de acuerdo, pero más allá de eso es una tomadura de pelo y un ninguneo evidente. No peleamos por derribar su modelo, que, en Cádiz, está fundamentalmente basado en una centralidad en torno a la Bahía. Tenemos que defender con uñas y dientes el papel que debe jugar Jerez en la provincia. No podemos quedarnos de brazos cruzados a que venga la Junta a vendernos la moto con tres proyectos que no tienen ni pies ni cabeza, ni han sido resultado del más mínimo debate. Me duele ver, como jerezano, que esta ciudad siempre está en la cola. Solo hay que ver los resultados que publicó el otro día el INE: Andalucía está a la cola de España y Jerez está a la cola de Andalucía. Alguien tiene que defender el papel que puede jugar Jerez en esta provincia y el Ayuntamiento no lo está defendiendo.
El desempleo en Jerez ha bajado de los 30.000 parados después de siete años. La líder del PP local, García-Pelayo, dice que es gracias a las políticas de Rajoy, y la alcaldesa Mamen Sánchez dice que, en gran parte, es gracias a que Jerez tiene eventos casi los 365 días del año, ¿usted qué opina?

La bajada del desempleo tiene mucho que ver con la precarización, que es lo que ha traído esta reforma laboral. Antes trabajaba una persona por 1.200 euros y ahora trabajan dos por 600 o tres por 400 euros. Lo que ha hecho la reforma laboral de Rajoy, y la anterior de Zapatero, es eso. Más allá de los datos del paro, existe la realidad de la renta media de la familia, y la gente que trabaja en muchos casos es pobre, y pese a trabajar, no tiene para cubrir sus necesidades básicas y salir adelante. Se crea empleo precario y estacional. Es una vergüenza. Los números permiten hacer la propaganda que se quiera, pero los índices de pobreza en esta ciudad están a la vista de todos, solo hay que leer los informes de Cáritas. Hay que hacer un análisis más profundo y ver si el empleo que se crea es digno.

Ustedes han planteado algunas propuestas que no han prosperado, como el proyecto Tierras de Sidueña o el plan de desarrollo rural.

Tierras de Sidueña lo planteábamos ante el convencimiento de que ante la ITI tenían que surgir iniciativas desde el Ayuntamiento. No se ha jugado un papel proactivo y al final esa oportunidad puede pasar de largo sin que nadie haga nada. Hemos intentado que el gobierno haga suyo este proyecto para que lo defienda institucionalmente y se ponga en marcha. Es una inversión de 7 u 8 millones de euros; es ínfima respecto a otras que se van a llevar a cabo en la Bahía. Y es importante porque apuesta por otro tipo de turismo y por la recuperación de un entorno medioambiental y patrimonial de gran valor para la zona. Permite desestacionalizar el turismo, con una oferta más completa y hacer que aflore la iniciativa privada. Igualmente, presentamos el plan de desarrollo rural, por el que también peleamos y en el que se está avanzando positivamente; e hicimos otra propuesta destinada a crear un mercado gastronómico vinculado a MercaJerez; y otro proyecto destinado a ocupar el edificio del IARA en Esteve para convertirlo en centro de arte contemporáneo para jóvenes valores artísticos… y también otros no enfocados a inversiones productivas, pero sí muy sociales, como el plan contra la pobreza energética, para que a ninguna familia se le corte la luz, o la peatonalización de Las Angustias y la oficina de Memoria Democrática. Creo que nuestro trabajo se ve a base de percutir una y otra vez, y vemos que poco a poco van saliendo cosas, aunque no tengan el ritmo que nos gustaría.

Torrecera: "Están en su derecho de presentar cuantas denuncias quieran, pero desde luego van a seguir perdiéndolas porque confiamos en la gestión de Manolo"

Ahora que hablaba del Jerez rural, ¿debe dimitir un alcalde de una ELA al que han sancionado por 'enganchar' de forma ilegal el suministro eléctrico para dependencias municipales?

Hombre, el caso de Manolo (Bertolet, alcalde de Torrecera) es muy particular. Ya hemos denunciado que está siendo víctima de una campaña reiterada de los socialistas de la ELA. Y todas las demandas que le han presentado están siendo archivadas y, en este caso, no tenemos ninguna razón para pensar que no vaya a ocurrir lo mismo. De hecho, Endesa no ha denunciado a Manolo. Creemos en su inocencia y estamos convencidos de que esto no va a tardar en archivarse. Lo que sí es muy triste es que los socialistas de la ELA, que no pudieron acceder a la Alcaldía en las urnas, quieran hacerlo aburriendo al alcalde. Están en su derecho de presentar cuantas denuncias quieran, pero desde luego van a seguir perdiéndolas porque confiamos en la gestión de Manolo.

¿Cuántas izquierdas hay en Jerez?

Bueno, nosotros somos izquierda unida… Creemos que es importante de cara a medio plazo que todos nos entendamos, y siempre hemos estado por eso, pero lo que no estamos es por aceptar imposiciones. No entendíamos en 2015 que se nos dijera que para participar juntos teníamos que disolvernos y entrar en una agrupación de electores. Eso lo entendimos como una decisión que nos excluía como organización. A partir de ahí, las relaciones con Ganemos, en líneas generales, no han sido malas. Las coincidencias a nivel programático son muy importantes, hay cuestiones que no vemos igual, pero en cuanto a proyecto político no suele haber grandes diferencias. Quizás sí en cuanto a la manera de trabajar la estrategia, y ahí hemos tenido diferencias.

"Habrá que trabajar de cara a 2019 pero nosotros tenemos claro que en una agrupación de electores no vamos a participar, no lo hicimos en 2015 y lo mantendremos en 2019 y en 2023"

¿Por qué fueron los primeros en dar carpetazo a las negociaciones para el tripartito?

Veíamos interesante que tanto Ganemos como nosotros entráramos en el gobierno para aplicar las políticas a las que nos habíamos comprometido, pero Ganemos no lo vio al principio y solos no éramos partidarios de entrar, y lo dejamos. Luego, quisimos acelerar la entrada, pero sus tiempos no son los nuestros, fueron retrasando el momento por circunstancias que nosotros respetamos y cuando llegó el momento dejamos claras las condiciones: no íbamos a entrar por entrar, sino que queríamos unas garantías y unos plazos, que en política son fundamentales. Una vez que vimos que el PSOE jugaba a dilatar la historia y que no tenía intención ninguna de aceptar las condiciones que pusimos sobre la mesa, por una cuestión de honestidad, lo lógico y coherente fue levantarnos de la mesa y salirnos. Ganemos dice que esto no lo entiende; bueno, pues nosotros lo que no entendíamos era que siguieran empeñados en continuar con algo que no iba a ninguna parte. Sin embargo, nunca les hemos pedido explicaciones, no entendemos por qué ellos sí nos las piden públicamente a nosotros. Por tanto, para poder entendernos, lo primero que todos debemos hacer es saber respetar las decisiones de los demás. Habrá que trabajar de cara a 2019 pero nosotros tenemos claro que en una agrupación de electores no vamos a participar, no lo hicimos en 2015 y lo mantendremos en 2019 y en 2023.

¿Puede hacer autocrítica?

Sinceramente, seguro que nos hemos equivocado en cosas, pero creo que cuando alguien da todo lo que tiene, y nuestra gente lo está dando todo y no se guarda nada, no se le puede exigir más. Somos dos concejales más los compañeros que arropan al grupo municipal, y creo que por implicación y trabajo, no se nos puede exigir más. Nos gustaría tener mucha más presencia, pero creo que hacemos un uso responsable del espacio que ocupamos.

¿Y qué va a pasar en 2019, qué espacio aspiran a ocupar, solos o acompañados?

Ya en 2015 hablábamos de coalición de partidos. Somos IU y tenemos un proyecto político que, aunque pueda coincidir mucho con el de otros compañeros, no es el mismo, y creemos que es importante preservar la implantación y el proyecto que tenemos en esta ciudad trabajado desde hace mucho tiempo. Queremos sentirnos parte de un proyecto compartido, no que se nos imponga lo contrario. Si nos salimos en 2015 en circunstancias mucho más complejas para nosotros, ahora no tendremos problema en acudir a las elecciones con nuestra identidad, como ya hicimos entonces. ¿Si existe la posibilidad de entendernos, incluyendo las diferencias que cada organización tiene? Estaremos encantados de explorar algo así, pero no somos menos que nadie en esta ciudad, lo hemos demostrado con trabajo y con proyecto.

Ustedes han dicho hace poco que es "remoto" compartir ese espacio electoral con Ganemos.

Lo que decimos es que mientras Ganemos no sepa respetar las decisiones de los demás, vemos remoto que puedan participar, pero no porque tengamos un problema en especial con Ganemos, sino porque si queremos construir algo juntos, lo primero que hay que hacer es mirarnos a la cara y respetar las decisiones que cada cual adopte desde la legitimidad y soberanía de su organización. Pero hasta ahora, en determinados momentos, Ganemos no ha tenido ese respeto, no ya hacia Podemos, que no me toca a mí decirlo, sino hacia nosotros.

¿Qué previsiones tiene a dos años vista de unas nuevas municipales?

Las elecciones siempre son algo muy incierto, hay dos maquinarias muy fuertes con muchos medios y recursos, y juegan muchos factores, pero estamos convencidos de que vamos a asaltar la Alcaldía de Jerez en 2019, y a eso responde todo el trabajo que estamos llevando a cabo. Alguien pensará que somos unos ilusos y unos locos, pero vamos a seguir trabajando para ese objetivo. Tenemos claro que 2019 es el año en el que, sí o sí, la izquierda tiene que acceder a la Alcaldía del Ayuntamiento de Jerez.

"Lo que sí está claro es que, mientras dependa de IU, el PP no va a volver a gobernar esta ciudad"

¿Ahora no gobierna la izquierda en Jerez?

Entendemos que no. No está la derecha del PP, pero tampoco la izquierda que a nosotros nos representa o que entendemos por izquierda. Entendemos que Jerez merece un gobierno que de verdad sea de izquierdas, y 2019 será el año. La empresa no es sencilla, pero tenemos una oportunidad fantástica. Hay una posibilidad, un proyecto común ilusionante por construir y creo que podemos construirlo implicando a mucha gente. Ese tiene que ser el objetivo. No vamos a las elecciones para depender en última instancia del PSOE, eso nos genera una tremenda frustración. En 2019 vamos a ir a ganar la Alcaldía y lo que sí está claro es que, mientras dependa de IU, el PP no va a volver a gobernar esta ciudad: ni en 2019 ni en 2023, eso está meridianamente claro porque entendemos que sus políticas no son las que la ciudad necesita.

¿Usted se considera populista, como algunos le han llamado en las redes sociales?

(Risas) Depende, habría que definir bien el término. No me considero populista en el sentido en el que se utiliza comúnmente el término. Nuestras políticas coinciden con las necesidades de buena parte de la población, con la clase trabajadora que es mayoritaria, si a partir de ahí nuestras políticas coinciden con lo que es mejor para el pueblo, visto así, a lo mejor sí somos populistas, pero no creo que especialmente.

Usted, comunista declarado y dirigente del PCE en Jerez, ¿qué le parecen los continuos ataques desde ciertos medios y las equiparaciones a la situación convulsa que viven países como Venezuela?

Esos ataques siempre han existido. Pero eso se combate con información y con trabajo. Este país, por desgracia, sufrió 40 años de dictadura franquista y de una campaña profunda contra los ideales comunistas. El régimen heredero de aquella dictadura lo ha mantenido. Pero los comunistas, en la práctica, lo que debemos demostrar es que tenemos respuestas para la gente que nos necesita. Es la mejor manera de combatir esa campaña. Hemos atendido a más de 500 familias en el grupo municipal que reclaman su cláusula suelo, y cuando salen de allí no creo que se lleven la sensación de que los comunistas somos una amenaza o de que nos comemos a los niños. O como cuando vienen a IU para evitar ser desahuciados: entienden que no es el comunismo el que los va a echar de su casa; al contrario, somos nosotros los que nos ponemos en la puerta para mover cielo y tierra administrativamente para evitar eso. La gente, con trabajo, se da cuenta de que estas campañas mediáticas no tienen ningún fundamento.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído