javierfergo_santiago_09.jpg
javierfergo_santiago_09.jpg

Tragsa, la empresa encargada de los trabajos de consolidación, entrega la obra al Obispado. El templo celebrará su primera eucaristía el 23 de julio.

Se acabó la espera. En apenas un mes la parroquia de Santiago abrirá sus puertas. En los próximos días empezará a retirarse el vallado exterior que rodeaba el templo y poco a poco todo volverá a la normalidad en la plaza con más duende del barrio flamenco. De momento, en la mañana de este miércoles, en un acto simbólico, la empresa Tragsa, encargada de los trabajos de consolidación, ha firmado en el Obispado la entrega de las obras tras la finalización de las mismas, que ponen así fin a once años de clausura del emblemático templo. Será el día 22 de julio cuando se inaugure la iluminación interior, el 23 habrá una eucaristía para consagrar el altar y el 24 se celebrará una misa flamenca de acción de gracias. En cuanto a las hermandades que residen en el templo, la de la Buena Muerte está previsto que traslade sus imágenes en septiembre, mientras que la del Prendimiento hará lo propio en octubre.

“Cuando vayan a Santiago les parecerá que no se ha hecho nada. Verán una iglesia bella, una auténtica catedral gótica y singular por sus proporciones pero que padecía un cáncer gravísimo”, ha resaltado uno de los arquitectos del proyecto, Emilio Yanes, que afirma que con los trabajos realizados se evitará que el templo vuelva a sufrir los graves problemas estructurales que, como un reloj, se sucedían cada cincuenta años y cuyos orígenes se remontan a la misma construcción del templo. La piedra empleada, procedente de la Sierra de San Cristóbal, fácil de trabajar pero de mala calidad, la humedad debido al manantial que pasa por debajo del templo y obras posteriores, como la de la espadaña en el siglo XVIII, que afectaron al sistema de fuerzas del ábside, son algunos de los motivos de los males que han ido afectando a Santiago. “La iglesia tenía una enfermedad brutal, pero creemos que se ha curado para bastante tiempo”, añade Yanes, que durante su intervención ante la prensa se ha mostrado muy orgulloso del trabajo realizado por todo su equipo -“nosotros trabajamos en obras entre difíciles e imposibles y ésta era de las imposibles”- y ha destacado que el del templo jerezano ha sido uno de sus trabajos más importantes, hasta el punto de considerlarlo un “hito”. “Yo he trabajado en muchos monumentos en todo el mundo, algunos declarados Patrimonio de la Humanidad, y el trabajo realizado en Santiago lo equiparo con algunos de ellos”.

Yanes también ha destacado otros dos factores importantes a la hora de que la obra saliera adelante. De un lado, “la voluntad” del Obispado y de otro, el trabajo realizado por Tragsa, de auténtica cirugía en la piedra. Nunca, ni en Andalucía ni en España se había hecho algo similar. La estabilidad del templo se ha solucionado inyectando micro cemento en la piedra. Con una máquina prácticamente igual a la que se utiliza en minería se perforaron los pilares desde la cubierta para inyectar este material lechoso, con el objetivo de darle una resistencia homogénea a la piedra en toda la iglesia. Eso sí, las limitaciones presupuestarias han impedido que los trabajos hayan podido desarrollarse más allá del interior del templo. “Este edificio es de un valor exterior imponente y el propio mantenimiento requiere una carga de trabajo enorme. Se necesitaría una operación importante, porque entre otras cosas hay mucha iconografía que requiere un trabajo laborioso y muy especializado”.

El obispo, José Mazuelos, ha aprovechado para recordar que aún quedan por abonarse 1,5 millones de euros, de los tres que ha costado la obra, a Tragsa, un dinero que, piensa, “ahora debe venir por parte popular, de la ciudadanía y empresas. Toda donación será bienvenida por poca que sea. El que ponga al menos un euro que sepa que habrá contribuido al bien de Santiago”.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído