Un residente en Jerez de 50 años, condenado por idear juegos para agredir sexualmente a las pequeñas que cuidaba.

La Audiencia Provincial ha condenado a Rafael T.O., de 50 años y vecino de Jerez, a 25 años de cárcel y una indemnización de 33.000 euros al considerarle culpable de cinco delitos de abusos sexuales continuados a sus cinco sobrinas —con entre 6 y 8 años en el momento en el que se produjeron las agresiones, de 2006 a 2012—. En una reciente sentencia, publicada por el rotativo local Diario de Jerez, la denuncia se remonta a 2013, cuando los padres de las menores —hijas de dos hermanas de su exmujer— conocieron los hechos a través de un hijo de Rafael T.O. coincidienco con la separación de sus padres. El tribunal no ha apreciado en el testimonio del primo de las víctimas intención de perjudicar a su padre, ya que no acudió a su madre ni a la Policía, sino que se lo contó a un orientador de su instituto en quien confiaba, relata este medio a partir de la sentencia. 

Los testimonios de las víctimas en el juicio oral han sido determinantes para el fallo de la sentencia ya que mantienen en lo sustancial una única versión de los hechos. El penado se quedaba a menudo al cuidado de sus sobrinas políticas y llevaba a cabo una serie de juegos no para entretenerlas sino para "satisfacer sus deseos libidinosos", mediante tocamientos o directamente frotándose con ellas, en algunos casos, "con los genitales al descubierto". "El acusado, en los juegos que organiza con las menores, hace que éstas le toquen sus genitales, frota sus órganos contra las niñas haciendo movimiento de cadera e incluso realiza tocamientos, por encima de la ropa interior, en la zona genital de una de las menores", sostiene la sentencia. Las agresiones sexuales se reprodujeron en su domicilio, en el campo y en Torrox, a donde acudía con la excusa de lavar el coche. El penado niega que fuera más allá aunque admite que era frecuente que se quedara solo con las niñas y que jugara con ellas, por ejemplo, tapándoles los ojos.

La sentencia de 17 de junio pasado, la sección octava de la Audiencia Provincial condena al tío de las menores a 25 años de prisión —un lustro por los abusos a cada una de sus sobrinas—, de los que cumplirá 15 años, el límite máximo contemplado en el artículo 76. 1º del Código Penal. Asimismo, recoge Diario de Jerez, le impone orden de alejamiento de las menores y de sus domicilios, la prohibición de comunicación por cualquier medio durante la próxima década y media —ya ha pasado tres años como medida cautelar—, y un periodo de otros cinco años en libertad vigilada una vez cumpla la pena de cárcel.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído