Dos desempleados jerezanos coinciden en que el Día del Trabajo no es una fiesta en el sentido alegre, sino reivindicativa, “y ahora tenemos que reivindicar más que nunca".

“Al principio todo el mundo te dice ya saldrás adelante, pero el parado huele”. A tenor de esta afirmación, Jerez huele (mal) y mucho. Esta frase que daña como una bala es acuñada por un jerezano que a sus 33 años lleva dos en paro. Jaime, técnico superior en gestión del transporte, forma parte de de los 33.130 parados de la ciudad cuya situación de precariedad laboral ya se le resulta insoportable: “Mis padres son mi apoyo, sin ellos muchas veces no sería capaz de levantarme porque lo paso muy mal”.

Uno de sus primeros empleos fue como vendedor de seguros. Más tarde trabajó como ayudante de almacén durante cinco años y llegó a ocupar un puesto de responsabilidad. Pero la empresa fue arrastrada con el ocaso de la construcción. Luego trabajó “los tres mejores años de su vida”, en una empresa de formación pequeña en la que se encargaba de suministrar el material de formación a todas España. “El escándalo de los ERE, destruyó el mercado. Decías que eras una empresa de formación andaluza y decían: uuuf”. En este punto, hace dos años concluye el trayectoria laboral de Jaime que espera recibir la ayuda del Plan Prepara, concluye la trayectoria laboral de este joven que no lo es. “Aunque yo tenga la formación, tenga la experiencia y sobre todo las ganas de trabajar, los empresarios escogen a personas menores de 30 años o discapacitadas porque la administración les da bonificaciones”, lamenta.

Pertenece a la generación de los ochenta. Se siente engañado. “Nos prometieron que si estudiábamos, íbamos a tener un futuro, si nos sacrificábamos, si nos esforzábamos”. Y no tiene nada, solo el coche. Ha descubierto que “detrás del arco iris no hay nada". Ni siquiera amigos. "El parado huele y poco a poco se van alejando; hoy en día en la sociedad lo que impera es que cada uno aguante su vela”, enfatiza.

Viene a la entrevista con una carpeta cargada de esperanzas en forma de currículum. Esa es su rutina diaria: rastrear los perfiles de los portales de búsqueda de empleo, realizar todos los cursos que pueda, y “visitar” la oficina del INEM, “a ver si por pesado alguien se acuerda de mí”. Además se está preparando para opositar, aunque con cierta desazón. Era muy feliz trabajando. Ahora en cambio, lo peor no es privarse de todo -no recuerda cuándo se compró un libro o algo de ropa-.: ¿Después de todo lo que me he esforzado no sirvo para nada?”, se pregunta con impotencia.

"El estar parado también quema y no tiene los beneficios de un empleo; eres el que está para todo, el que no hace nada aunque estés formándote o buscando trabajo”

José Antonio, ha trabajado tres meses desde desde septiembre de 2014. Es psicólogo y tiene dos masters a sus espaldas, en total unas cinco mil horas de formación de postgrado. A sus 44 años ha trabajado para el Ayuntamiento, el SAE, diputaciones, sindicatos... Desde que se sumó a la lista del paro sus esfuerzos han estado destinados a reciclarse. “Lo intenté con la prevención, pero con la crisis no se invierte en eso porque las inspecciones son menos exigentes”, explica.

A diferencia de Jaime no cobra absolutamente ningún tipo de ayuda o prestación porque su pareja es mileurista. A pesar de ser psicólogo, reconoce que ante todo es persona y la situación como al resto de los mortales también le afecta. Aunque pone diques a la desmotivación, intenta no perder la esperanza, evita desmovilizarse. Sin embargo, empatiza con otras personas cuando dicen que están quemadas de trabajar, “pero el estar parado también quema y no tiene los beneficios de un empleo; eres el que está para todo, el que no hace nada aunque estés formándote o buscando trabajo”.

Ambos coinciden en que el Día del Trabajo no es una fiesta en el sentido alegre, sino reivindicativa, en que hay una realidad de pobreza y precariedad, entre comillas, normalizada “y ahora tenemos que reivindicar más que nunca porque lo público se está viniendo para atrás”, apostilla José Antonio.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído