captura_de_pantalla_2018-02-23_a_las_13.15.31
captura_de_pantalla_2018-02-23_a_las_13.15.31

Afamedis, Asociación de Familiares para la Mejora de la Calidad de vida de las Personas con Discapacidad, denuncia sabotajes y la imposibilidad de hacer uso al completo de unas instalaciones municipales que comparten con un colectivo vecinal.

La Asociación de Familiares para la Mejora de la Calidad de vida de las Personas con Discapacidad, (Afamedis), denuncia que llevan cuatro años sin poder hacer un uso completo de un local municipal que el Ayuntamiento, durante el gobierno del PP, le cedió en la barriada de San Joaquín para poder llevar a cabo talleres y actividades con más de una veintena de usuarios.

Francisco Javier Sáez, presidente de este colectivo, explica que este local hace las funciones de centro de barrio de San Joaquín y es compartido con su asociación vecinal, si bien Afamedis hace solo uso de las instalaciones en horario de mañana y no todos los días. El problema viene en el hecho de que este colectivo no puede hacer uso ni de un despacho, ni de la cocina ni del cuarto de baño adaptado, ya que los tres están cerrados con una llave que no disponen, sólo una mujer que, en teoría, realiza talleres con los ancianos de San Joaquín. Esto les obliga, por ejemplo, a tener que desplazarse hasta Guadalcacín, a un domicilio particular, para realizar una vez por semana sus talleres de cocina; o tener que mantener reuniones en una cafetería con los padres de los usuarios al no poder tampoco hacer uso del despacho.La situación no tiene visos de mejora debido a que desde Afamedis afirman que la poseedora de la llave no les permite que hagan una copia, lo que les hace entender “que no quiere que estemos allí, parece como si estorbáramos”. Además, desde este colectivo aseguran que “ella tampoco hace apenas uso del local”, puesto que aseguran que “ni los vecinos tienen constancia de cuándo se realizan los talleres que en teoría hace”. A todo esto se suma que, más de una vez —la última, este pasado jueves— se han encontrado con los enchufes de los ordenadores desenganchados, la desaparición de las regletas para poderlos conectar o la ausencia de otros materiales de oficina. 

Pero en Afamedis ya han perdido la paciencia porque, además, y a pesar de numerosos escritos remitidos al Ayuntamiento, afirman que no han obtenido ni una respuesta ni una explicación, lo que les ha obligado a concentrarse a las puertas del Consistorio a la espera de poder mantener una reunión con alguien del gobierno local.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído