captura_de_pantalla_2018-03-05_a_las_18.35.41
captura_de_pantalla_2018-03-05_a_las_18.35.41

Rafael Fernández, tío del niño, ratifica el intento de secuestro en la barriada rural de Lomopardo y señala que ya se ha interpuesto la correspondiente denuncia en la Guardia Civil.

Publicó por redes sociales el intento de secuestro de su sobrino de ocho años en la barriada de Lomopardo este pasado sábado, y la noticia enseguida corrió como la pólvora. Cientos de compartidos en apenas unas horas provocaban la alarma entre padres de familia, ante el miedo de que una banda se dedique por la zona a raptar a menores de edad, y más en unos días en los que la desaparición del pequeño Gabriel, en la localidad almeriense de Níjar, se ha convertido en asunto de actualidad a nivel nacional. La Policía Nacional y la Guardia Civil desmentían a lavozdelsur.es la noticia esta mañana de lunes y la calificaban como “bulo”, toda vez que no constaba que se hubiera interpuesto denuncia alguna por estos hechos. Sin embargo, al mediodía de este lunes, Rafael Fernández, tío del menor, de nombre Manuel, acudía al cuartel de la Guardia Civil junto al padre del niño para interponerla.

“No es un bulo, han intentado secuestrar a mi sobrino. ¿Qué ganamos nosotros diciendo una mentira?”, señala Rafael, que explica, tal y como está expuesta en el atestado, que Manuel se encontraba junto a otro amigo jugando a las afueras de la conocida venta Lomopardo cuando, de repente, se acercó una furgoneta ocupada por tres personas, bajándose una de ellas ocultando su rostro con una braga y corriendo hacia los niños. Estos, al percatarse, echan a correr, entrando Manuel en un callejón sin salida, lo que favorece que el individuo lo alcance y lo agarre por la camiseta. Afortunadamente, tras un forcejeo, Manuel se deshace de él, aprovechando además un resbalón de esta persona, corriendo el niño junto con su amigo hasta la venta Lomopardo para volverse a reunir con sus familiares.

Sin embargo, Manuel no contaría a sus padres lo sucedido hasta horas después, al parecer porque su amigo se lo había recomendado por temor “a que no los llevasen a más sitios”. Los niños les explicaron además que los individuos tenían tez morena y que la furgoneta era de color blanco con los cristales tintados. En la denuncia, el padre, a preguntas de la benemérita, señala que, aparte de los niños, no había más testigos que pudieran ratificar los hechos, pero que en ningún momento han pensado que pudiera ser una invención de ellos puesto que “cada vez que se le ha preguntado, ambos manifiestan lo mismo”, siendo además un “indicativo claro” de que Manuel se encuentra “atemorizado” el que “ahora no desee salir a la calle”.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído