El Ayuntamiento solicita a la administración autonómica que modifique la ley para que abra la mano a la celebración de eventos musicales con menos restricciones.

Jerez pedirá a la Junta de Andalucía que modifique el decreto 78/2012 que se incluye en el catálogo de espectáculos públicos, actividades recreativas y establecimientos públicos para que los establecimientos de hostelería de la ciudad puedan emitir música sin necesidad de una licencia especial, respetando el límite de ruido, y en horario de 11:00 a 23:00 horas. “Nuestro Ayuntamiento debe cuidar a nuestros artistas todo el año, debe huir de la estacionalidad, apoyar el tejido alternativo, potenciar nuestra cultura de base”, sostiene Ganemos, grupo que lleva la propuesta a pleno, que sale aprobada por unanimidad, eso sí, con un matiz: el PP añade una enmienda para que se excluya al casco histórico y a las zonas acústicamente saturadas.

“La legislación contempla que para poder organizar un concierto en un bar, pub o sala, es necesaria una licencia específica de sala de conciertos, unos requisitos algo estrictos que restringen las posibilidades de algunas salas y bares”, recoge la proposición de Ganemos, que apuesta por “democratizar la música en vivo” y que cree que con esta medida “se apoya la cultura y se regula lo que ya está ocurriendo, que hay muchos conciertos que no cumplen la normativa andaluza en esta materia”. El teniente de alcaldesa de Dinamización Cultural, Francisco Camas, apunta que “evidentemente la convivencia de los locales y los vecinos es complicada, pero se sigue dando y se están mejorando mucho los enclaves más complicados que ha tenido esta ciudad en el casco histórico, siempre con el diálogo y con la colaboración de las asociaciones”. Camas apunta que el gobierno local quiere “más cultura, más seguridad y más actividad económica”.

Raúl Ruiz-Berdejo, portavoz de IU, alerta de que “es necesario encontrar el equilibro entre la actividad de los locales y el derecho al descanso de los vecinos” e invita al Ayuntamiento a “fiscalizar el cumplimiento de las actuales ordenanzas”. “¿Cómo vamos a garantizar —añade Ruiz-Berdejo— que los conciertos se hacen conforme a la ley durante el día si no somos capaces de garantizarlas por la noche?” Carlos Pérez, portavoz de Ciudadanos, apunta que “si queremos que vengan grupos de renombre hay que darles un espacio para que comiencen a tocar en los bares”.

El PP, que añade una enmienda para que los conciertos no se celebren en el centro histórico ni en zonas acústicamente saturadas —recientemente fueron declaradas como tal la calle San Pablo y las plazas del Clavo y Vargas— , asegura que la propuesta de Ganemos ya la llevaron a pleno en 2014, cuando se aprobó pedir a la Junta que realizara una modificación de la Ley 13/1999 para que se permita la celebración de actuaciones en directo sin medios mecánicos en bares y restaurantes, así como en las terrazas o veladores, en horarios anteriores a las 24 horas.

Un 80% de los jerezanos soporta niveles de ruido aceptables

Un 80% de la población de Jerez está expuesta durante el día a niveles de ruido iguales o inferiores a los límites que se marcan en la normativa, establecidos en 65 decibelios para el citado periodo. El dato lo aporta el estudio del mapa de ruido hecho público recientemente, que recoge que un 64% de los jerezanos están por debajo del límite normativo de 55 decibelios, que es más restrictivo que en horario diurno. El trabajo incluye un total de 550 mediciones de corta duración —325 en periodo diurno, 150 en horario de tarde y 75 de noche—, en 278 puntos diferentes de la ciudad; para lo que se han realizado encuestas que han dado como principal resultado que un 39% de los ciudadanos consideran que viven en una calle “bastante ruidosa”, mientras que otro porcentaje similar cree que su zona es “poco o nada ruidosa”.

El mapa de ruido señala que “las zonas más expuestas a contaminación sonora procedente del tráfico rodado son, principalmente, la Ronda de Circunvalación y Avenida Reina Sofía, además de otras zonas como el Parque Empresarial de Jerez o el Parque Oeste”. Además, respecto al centro, apunta que “los barrios que rodean el centro histórico como Santiago, San Pedro, San Miguel o Picadueña Baja, presentan niveles elevados para el uso residencial, por lo que habría que enfocar acciones encaminadas a mitigar la afección sonora con medidas orientadas al tráfico rodado” y que “las grandes infraestructuras como la A-4 o la AP-4, se encuentran alejadas del núcleo urbano, por lo que la afección en la población es menor”.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído