"Los autobuses de Jerez están parados 4.538 minutos cada día; contaminan mucho"

Antonio Hidalgo, impulsor de la Iniciativa +Autobuses, propone cambios en los itinerarios y tiempos de espera para mejorar el servicio de transporte urbano

Antonio Hidalgo, de la Iniciativa +Autobuses, en Esteve, con autobuses al fondo. FOTO: MANU GARCÍA
Antonio Hidalgo, de la Iniciativa +Autobuses, en Esteve, con autobuses al fondo. FOTO: MANU GARCÍA

“El autobús no puede venir a contaminar al centro de la ciudad. Cada día paran los vehículos 596 veces y están parados 4.538 minutos diarios”, sostiene Antonio Hidalgo, impulsor de la Iniciativa +Autobuses, que ha realizado un análisis pormenorizado del recorrido, las paradas y el tiempo de espera de cada línea de autobús urbano de Jerez. Y concluye: “Se contamina la ciudad absurda y costosamente”. Los vehículos, cada día, realizan 8.500 kilómetros según los cálculos de Hidalgo. “A la semana dan la vuelta al mundo… para llevar a la población que llevan”.

La plataforma ciudadana recopila los datos de los autobuses urbanos, y recuerda que la flota tiene 31 vehículos con más de catorce años, a pesar de la renovación parcial, con la llegada de 18 autobuses nuevos en los últimos dos años. “Hay algunos con un millón de kilómetros”, expresa Higalgo desde la Iniciativa +Autobuses, que hace dos años recogió 300 firmas para proponer al Ayuntamiento diversas mejoras de las líneas para adaptar los horarios e itinerarios a las necesidades de los usuarios de las instalaciones deportivas de Chapín.

"Apoyamos la propuesta y vamos a trabajarla de manera que podamos en las próximas semanas ajustar y modificar algunos aspectos de la red de líneas para el acceso en autobús urbano, de manera más próxima y con una buena frecuencia de paso, al Complejo Chapín, máxime ahora que con el skate-park ha incrementado el ya de por sí elevado número de usuarios y de familias que hacen deporte a diario en tales instalaciones”, decía tras la reunión, en enero de 2019, la teniente de alcaldesa de Laura Álvarez.

Desde entonces, comenta Hidalgo, pocas mejoras se han producido en el servicio de transporte urbano. “Los autobuses son tardones, porque si un transeúnte tuviese la feliz idea de subirse en algún autobús para atravesar más rápido el centro de la ciudad, se encontraría con la desagradable sorpresa de que andando hubiese llegado antes a su objetivo”, señalan desde +Autobuses. “Todas las líneas deliberadamente detienen su trayecto durante cinco, siete o nueve minutos en la plaza de Las Angustias, plaza Esteve, Rotonda de los Casinos, Diego Fernández Herrera o Alcázar para realizar su regulación; es decir si alguien decidiese montarse en el entorno de la estación o Madre de Dios, tardaría en llegar a Cristina o el Mamelón 15 minutos”.

Hidalgo, de +Autobuses, observa el transporte urbano. FOTO: MANU GARCÍA

“La regulación no se puede hacer en el centro, es una condena de contaminación y supone un deterioro para el trazado”, señala Hidalgo, quien cree que “el intercambiador lógico estaría en la estación de autobuses o en la fábrica de botellas, donde hay sitio de sobra para hacerlo”. El último cambio en el itinerario, relata, se hizo hace once años. “Hay rutas que es necesario reforzar y otras que a ciertas horas no hace falta que tengan servicio, pero hay que estudiar las necesidades de los ciudadanos”, señala el impulsor de +Autobuses.

“El Ayuntamiento y su área de Movilidad tendrá sus razones para obcecadamente mantener su planificada actitud: insensible, imprudente y contaminadora; pero no podrá aducir en su defensa desconocimiento, desde hace más de un año la Iniciativa +Autobuses le ha venido exponiendo el mal funcionamiento de las líneas y el dañino trato que reciben residentes y ciudadanía”, señalan desde la plataforma.

“Quizás esta sea una de las causas —continúa— de que solo se monten quien tiene limitaciones físicas o no les importe el tiempo y de que miles de personas rechacen la idea de subirse, dando lugar a las pésimos datos de utilización y coste, servicio que pagamos entre todos los jerezanos y jerezanas, casi diez millones de euros al año de déficit”. +Autobuses sostiene que “en 2018 el gasto público en autobuses fue 9.819.000 euros para 5.368.000 pasajes, pero se desconocen las oportunidades perdidas, la satisfacción del usuario, las necesidades de la población, las vueltas en vacío o de bajísima utilización y las repercusiones negativas en contaminación en el centro de la ciudad”.

La iniciativa critica también que se hable de reducción de emisiones con los nuevos autobuses de Gas Natural Comprimido (GNC), que “emiten casi la misma proporción de CO2 que el diésel”. “Lo único cierto —añade— es que los nuevos queman mejor y vienen obligados a ser menos dañinos por la regulación europea”. La ratio de utilización de los autobuses es de 1,83 pasajeros por vehículo y kilómetro operado, “muy por debajo de la media en otras ciudades españolas que alcanzan cinco”, señala +Autobuses.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído