nina_rumana_raptada00.jpg
nina_rumana_raptada00.jpg

Vecinos de la familia que compró a una menor de 15 años para que se casara con su hijo, que a la vez la agredía sexualmente, se muestran sorprendidos al conocer la noticia ya que los consideraban una "familia normal".

La historia, tremendamente dura, la daba a conocer en la mañana de este jueves la Policía Nacional. Agentes de este cuerpo liberaban hace unos días a una joven de 15 años de edad que fue vendida en Rumanía por 4.000 euros para contraer matrimonio con el hijo de sus compradores. La chica fue maltratada y agredida sexualmente por su marido, de 22 años de edad, además de ser encerrada en una habitación durante días. Allí solo se la alimentaba a base de agua con sal a la espera de que los padres de ésta, a la postre los que la vendieron, les abonaran 7.000 euros en concepto de resarcimiento, ya que la joven había mostrado su rechazo a mantener la relación.

En la plaza de Los Pinos de la barriada jerezana del mismo nombre, el vecindario no salía de su asombro tras conocer la noticia de la detención de dos de sus vecinos. En ningún momento habían sospechado que esa familia de emigrantes rumanos que aparentemente era tan normal podía tener una cara B tan cruel. En una tienda situada en los bajos del bloque donde residen, sus propietarios señalaban sorprendidos a este medio que “hace días que no los veíamos, pero las veces que han estado por aquí aparentemente se les veía una pareja normal y que estaban muy bien. Incluso ella decía que le había regalado unos pendientes, pero de puertas para dentro de su casa ya no sabemos qué podría pasar”.

Vecinos del mismo bloque se mostraban un tanto reservados al afirmar que desconocían la noticia, si bien señalaban que en la barriada viven varias familias de nacionalidad rumana y que todas pasan por gente normal. Incluso alguno llegó a definir a la familia que conformaban los detenidos de “buenas personas”.

La Policía detalla que la investigación se inició después de que recibieran la llamada de una familiar de la joven alertando de la situación. Fue entonces cuando, fruto de las investigaciones, pudo demostrar que los detenidos entregaron a los progenitores de la víctima en Rumanía una cantidad de 4.000 euros por la menor a modo de dote.

Tras su detención, ambos pasaron a disposición judicial como presuntos autores de un delito de agresión sexual, lesiones, detención ilegal, tráfico de personas y extorsión, si bien ya han sido puestos en libertad con cargos a la espera de juicio.

La menor, por su parte, tras ser reconocida en un centro médico y pasar varios días en un centro de menores tutelado por la Junta de Andalucía se encuentra actualmente en La Coruña en casa de una familiar.

 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído