Medio centenar de mujeres se reúnen en el Arenal para conmemorar el Día Internacional de la Mujer, reivindicar la igualdad de derechos sociales, denunciar la brecha salarial, la violencia de género y la feminización de la pobreza.

Más de medio centenar de mujeres se han reunido en la plaza del Arenal de Jerez para conmemorar el Día Internacional de la Mujer. Este día fue construido en el contexto de la revolución industrial en marzo 1857, cuando varias trabajadoras de una fábrica textil se movilizaron en Nueva York para denunciar sus paupérrimas condiciones laborales. Un siglo después, la ONU declaró, en 1975, el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer. Si bien la fecha se fraguó como un día para luchar por los derechos laborales de las féminas, en pleno siglo XXI, mujeres de 46 países van más allá y salen a la calle para reivindicar su papel en la sociedad. En Jerez, ellas, que se han arremolinado cerca del edificio de los sindicatos, han dejado claro desde un principio que se trataba de una convocatoria sin nombres. “Como decían nuestras abuelas, esto es la revolución de la hierbabuena”, ha comentado una de las presentes refiriéndose a la sororidad, es decir, la hermandad, la alianza entre mujeres. "¡He vuelto a la llamada!", ha sido el saludo de bienvenida de una a otra de sus "hermanas".

Todas, vestidas de negro para guardar luto por las 16 mujeres asesinadas a causa de la violencia de género en lo que va de año, han hecho un círculo y, cogidas de la mano, han procedido a la lectura del manifiesto. "Convocamos a mujeres y hombres -varios han estado presentes durante el acto- para acabar con el sistema patriarcal. Queremos mover la energía mundial, planetaria de la sororidad femenina. Estamos aquí para reivindicar nuestro lugar, nuestro espacio. Porque todas somos una: lesbianas, heterosexuales, bisexuales, las valientes transexuales que se rebelan contra el sistema binario...", ha entonado una de ellas destacando también todas y cada una de las nacionalidades, etnias y religiones: "Nos une la igualdad". "Queremos leyes igualitarias que castiguen el terrorismo de género, destruir un modelo de construcción basado en la masculinidad y ser sujetos libres de nuestros cuerpos", ha continuado. 
Las mujeres se han unido en un día simbólico no solo para denunciar la violencia estructural de cosificación, desprecio y maltrato que origina la violencia de género, sino también para romper la brecha salarial y ese techo de cristal que desemboca en la feminización de la pobreza, revalorizar el trabajo invisible de muchas mujeres en sus casas y fuera de ellas, así como educar en igualdad: "Están recortando en estudios de género; y de todas las universidades que hay en España, solo tres mujeres son rectoras". Algunas también han querido ensalzar y aplaudir a las mujeres que han estado en huelga de hambre durante 26 días en la madrileña Puerta del Sol luchando por un pacto de Estado para las víctimas de violencia de género.

"Hoy hemos improvisado esta concentración aquí porque creemos que debemos estar más en las calles. La gente vende el feminismo como algo malo y por ello debemos estar aquí informando a las compañeras", ha compartido una de ellas a través de un megáfono. "Debemos defendernos las unas a las otras. Todos los días somos mujeres y todos los días nos siguen matando. Queremos decidir sobre nuestras vidas, sobre si queremos o no parir, sobre lo qué ponernos...". Una vez más, las mujeres se han reunido públicamente para exigir un derecho que se le ha vetado: libertad. "¡Vivan las mujeres, viva la libertad!", ha sido el grito de guerra. "¡Nos queremos vivas!".

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído