bandaportada.jpg
bandaportada.jpg

La totalidad de la formación musical demanda al Consistorio por despido improcedente, reclama las cantidades adeudadas desde septiembre de 2014 y su readmisión en las mismas condiciones que estaba hasta el pasado mes de abril.

El graduado social Antonio Ortega, que representa los intereses de la banda municipal de música, presentará esta semana en el juzgado de lo social una demanda por despido improcedente firmada por la totalidad de los integrantes de la formación musical. En la misma se reclaman las cantidades que el Ayuntamiento les adeuda desde septiembre de 2014, esto es, más de 70.000 euros, así como su readmisión en las mismas condiciones en que se encontraban hasta el 20 de abril de 2015. Como se recordará, en esa fecha, el Ayuntamiento se desligó de la banda, convertida desde entonces en asociación musical, algo que se les exigía a los componentes para, según el Consistorio, regularizar su situación en el futuro.

Además, en el escrito se hace constar una serie de datos que darían a entender la relación laboral que existe entre la banda y el Consistorio, sobre todo en lo relativo a las horas de ensayo y a las actuaciones programadas que llevan a cabo a lo largo del año. Así, en cuanto a los ensayos, éstos se realizan tres días a la semana, cuatro horas en total. En cuanto a los conciertos, además de los dominicales en la plaza del Banco, constan otros 18, entre los cuales están San Antón, Corpus, La Merced, Fiesta de la Vendimia o pregón de la Semana Santa. En total, 215 horas anuales, de enero a junio y de septiembre a diciembre, lo que hace una jornada mensual de 21,5 horas y una jornada media semanal de 5,37.

En la demanda, a la que ha tenido acceso este medio, se señala igualmente que anualmente la corporación municipal prevé en su presupuesto una partida para el abono de las retribuciones de los componentes y otros gastos, habiendo sido ésta de 112.619 euros en 2013 y de 110.710 euros para 2014. También se incluyen las normas de funcionamiento de la banda que, con fecha 29 de enero de 1999, aprobó el pleno del Ayuntamiento con el objetivo de regular la continuación de la formación musical a través de un régimen de becas.

Parece que conociendo ya la presentación de la denuncia, el Ayuntamiento, raudo y veloz, no ha tardado en emitir un comunicado en el que informa que “continúa con el proceso para garantizar la continuidad” de la banda. En este comunicado -“mentiras de cara a la galería”, según consideran fuentes próximas a la banda- se informa que ya ha concluido la presentación de las solicitudes y documentación requerida en las bases de la convocatoria de becas y que en estos momentos se está tramitando la constitución de la comisión de selección para el estudio y la valoración de las solicitudes presentadas. Incluso se afirma que está negociando con los integrantes de la banda un nuevo local de ensayo (actualmente es la Sala Compañía) así como nuevos uniformes e instrumentos. “A la banda no le hacen falta instrumentos, lo que queremos es cobrar”, afirman estas mismas fuentes.

Sin presencia tras el Corpus

A todo esto, la situación por la que pasa la banda y su desvinculación momentánea con el Ayuntamiento, hace que la misma no pueda tocar, prácticamente por primera vez en su historia -al menos lo que conoce este medio-, detrás del Corpus en la tarde de este domingo. Al parecer, ha sido el propio cabildo catedralicio, en solidaridad con los músicos jerezanos, el que ha rechazado que otra banda de fuera de Jerez tocara detrás de la custodia, por lo que ésta irá en silencio. Falta por ver si en septiembre, cuando llegue otra de las fechas destacadas del calendario festivo jerezano, el de la patrona, ya se habrán resuelto los problemas y la banda podrá tocar detrás de La Merced.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído