ana_fernandez_iu04.jpg
ana_fernandez_iu04.jpg

La plataforma por la memoria histórica no se explica el "contrasentido" de aprobar la retirada del busto y luego ceder un espacio público para rendirle tributo al escritor gaditano.

Jerez recuerda, una asociación para la recuperación de la justicia y la memoria histórica, no se explica que el Ayuntamiento haya aprobado la retirada del busto de José María Pemán del Teatro Villamarta y poco después haya dado permiso para la celebración de un homenaje al escritor en un espacio público, la Sala Compañía, este próximo miércoles. Por eso considera que “dicha cesión puede rozar la ilegalidad, tal y como se puede comprobar revisando la Ley 52/2007, de 26 de diciembre, por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura”.

“¿Cómo se puede entender entonces esta contradicción?”, se pregunta Jerez recuerda, que considera un “contrasentido” que “ayuda a confundir y que contribuye a mantener unas posiciones inmovilistas bastante conservadoras”. “Lo cierto es que no es un secreto que Pemán alentó con orgullo y sin vergüenza en muchos de sus escritos y alocuciones para el exterminio de una parte de la población, y lo demostró activamente también al ponerse, desde un primer momento, bajo las órdenes del comandante golpista Marqués de Casa Arizón, y posteriormente, participando en los incipientes órganos golpistas represivos”, apuntan desde la plataforma.

Jerez recuerda asegura que permitir el acto de homenaje a Pemán “sería semejante, por ejemplo, a que el gobierno municipal de alguna localidad alemana cediera unas instalaciones públicas para homenajear a cualquier jerarca nazi influyente del III Reich, sólo porque dicho personaje tuviera algunas facetas personales artísticas”. La plataforma cree que el acto se podría haber celebrado en un espacio privado y que lo que buscan los organizadores es un “golpe de efecto político tras el anuncio de la acertada retirada del busto de Pemán del Teatro Villamarta”.

“Sabemos que la máxima responsabilidad de la cesión de la Sala Compañía para este funesto homenaje recae directamente en la delegación de Cultura y, por encima de ella, en la Alcaldía, sin olvidarnos de que hay que partir de la base de la existencia de una mínima coordinación entre los diferentes equipos técnicos y las delegaciones municipales oportunas”, asegura Jerez recuerda.

“La conclusión a la que llegamos, pues, nos lleva a afirmar que, o bien existe un gran agujero en la escala de mandos del Ayuntamiento que impide una coordinación y fluidez en la información entre departamentos y delegaciones, o bien nos hallamos ante la existencia de unos intereses político-económicos demasiado poderosos que impiden que la Alcaldía de Jerez actúe conforme a la legislación vigente en materia de derechos humanos”.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído