captura_de_pantalla_2017-01-05_a_las_11.40.33.png
captura_de_pantalla_2017-01-05_a_las_11.40.33.png

El joven Jesús Catalán, ya en planta del hospital, narra cómo pudo suceder la devastadora combustión que costó la vida a sus padres y a su novia.

"No había velas encendidas". Así de contundente se ha expresado Jesús Catalán, el joven superviviente —junto a su hermana, que continúa en la UCI— del terrible incendio en una unifamiliar de La Marquesa que se cobró la vida de sus padres y su novia. Pese a que en un primer momento responsables del Cuerpo de Bomberos apuntaron a una vela encendida en un pequeño altar improvisado en el porche del número 18 de la calle Afanas, el afectado, subido a planta desde hace unos días, ha negado tal circunstancia, según publica este jueves el rotativo local Diario de Jerez. "Lo primero que recuerdo fueron los gritos de mis padres. Fue levantarme, salir y darme cuenta que había un calor impresionante en toda la casa, humo por todas partes pero no había llamas", recoge este periódico en relación con uno de los sucesos más graves acaecidos en la comunidad autonómica en el último año. 

El fuego se originó sobre las cuatro de la madrugada en el porche techado situado en la parte delantera de la vivienda. Como ya se ha dicho, en un primer momento se pensó que el fuego pudo originarse por una vela en un altar improvisado. Esa era, al menos, la hipótesis que manejaban tanto la Policía Local como los bomberos, si bien es la Policía Nacional la que se hizo con las riendas de la investigación. En estas dependencias, además de diferentes enseres como mobiliario, una motocicleta o una barbacoa de gasolina, se encontraba la imagen de un Cristo que todos los Viernes de Dolores procesionaba por el barrio. De hecho, en el patio exterior la familia guarda un modesto paso sobre cuyas andas sacaban todos los años a la imagen. El hijo del matrimonio es presidente de la agrupación de hermandades de Viernes de Dolores.

"La gente ha dicho muchas tonterías acerca de que si unas velas habían provocado el incendio. No es así. Las velas estaban todas apagadas. Jamás se nos ocurría irnos a dormir dejando velas encendidas en el patio", responde Catalán en Diario de Jerez. En cambio, sí atina a achacar el devastador incendio a una alargadera que servía para un árbol de Navidad en el porche. "O fueron las lucecitas del árbol o la alargadera", asegura. Al tiempo, agradece las muestras de cariño y afecto que ha recibido desde el brutal incendio que se cobró la vida de sus padres y de su novia, con solo 26 años y que le acompañaba al frente de un negocio de alimentación. "En el hospital —cuenta en las páginas del periódico del Grupo Joly— no nos han dejado solos ni un momento, además me han comentado la enorme cantidad de gente que acudió al entierro de mis padres y al de Noelia. Les doy las gracias por las muestras de apoyo. Ahora lo único que deseo es que Cris se recupere porque mi hermana es mi vida. Me han quitado tres pilares de la vida pero a ella la han dejado conmigo".

Sobre el autor:

Paco Sánchez Múgica

Periodista, licenciado en Comunicación por la Universidad de Sevilla, máster de Urbanismo en el IPE. Antes en Grupo Joly (2004-2012), Desde 2014 soy socio fundador y director de lavozdelsur.es. Miembro de número de la Cátedra de Flamencología; colaboro en Guía Repsol; y coordino la comunicación de la Asociación de Festivales Flamencos. Socio de la Federación Española de Periodistas (FAPE).

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído