Tratamiento no invasivo que acaba con los dolores de la menstruación.

Los futbolistas y los deportistas de élite lo lucen a menudo. Las personas que practican ejercicio con asiduidad o aquellas con lesiones musculares también. Parece un tratamiento exclusivo para quienes pertenecen a altas esferas y no lo es. El tratamiento de kinesiotaping, formado por vendajes de colores, que alivian las lesiones neuromusculares, se popularizaron en los Juegos Olímpicos de 2008. En la actualidad sus propiedades también sirven para aliviar el dolor menstrual, aunque a simple vista a ellas no se les ve.

A sus 23 años, Marta González, vio en las redes sociales el uso de este tipo de vendajes para acabar con las molestias de la regla. En su caso, los dolores son casi insoportables a causa de tener ovarios poliquísticos. El dolor acaba con sus ganas, solo le apetece estar tumbada. Hasta que probó el "remedio de los futbolistas". "Desde que me lo puse, el dolor desapareció y no me siento tan baja de ánimos”. Aunque el vendaje no puede evitar que la menstruación sea su amiga viajera. “Cuando menos quiero que venga, llega”.

Este tratamiento alivia todos los síntomas de la menstruación: el dolor de espalda, el vientre y el estado de ánimo, y la irritabilidad, mejora el humor. Alejandro Orellana, fisioterapeuta de la Clínica Ansar, en Jerez, ha sido uno de los pioneros en aplicar este popular tratamientos a pacientes con molestias propias del período, algo que aprendió en Toledo. “Las tiras son un vendaje muy famoso porque la llevan normalmente los futbolistas, pero realmente tienen más aplicaciones”. Son colocadas en la espalda, para actuar en las lumbares (en la musculatura paravertebral), y en el vientre, para aliviar el endometrio. A las deportistas del equipo de fútbol sala femenino de Guadalcacín, también se les aplica. “El vendaje les permite entrenar y jugar en perfectas condiciones porque el efecto de las tiras es inmediato”.

Este método no invasivo e indoloro se aplica en cinco minutos. Consiste en colocar tres tiras de algodón en la espalada —concretamente en la zona lumbar— y dos en el abdomen, formando una cruz. Cuando su fin es aliviar las molestias de la menstruación se dejan colocadas dos o tres días, aquellos en los que se siente dolor. Orellana acaba con el mito que los más supersticiosos: “El color de las vendas no influye en absoluto”, asegura sin lugar a dudas el fisioterapeuta, mientras que la medicina tradicional china que sí tiene efectos terapéuticos.

La colocación del vendaje (con las esquinas recortadas en forma circular para evitar que se despegue fácilmente) se realiza con la zona lumbar estirada “porque luego cuando se pone derecha se forman unas pequeñas hondas que generan el efecto al despegar la piel del músculo”. El secreto del efecto es dibujo del reverso del vendaje elástico cuya finalidad no es otra que dotarlas de tensión.

No tomar fármacos es una de sus mayores ventajas . “Abusar de los medicamentos siempre es malo y este es un remedio natural. A los 30 minutos comienzas a notar el efecto y antes de la hora deja de doler, aunque depende de cada paciente. Algunas chicas a los 20 minutos dejan de sentir dolor”, señala Orellana. 

Sobre el autor:

María Luisa Parra

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído