Alcaldesa_inaug_glorieta_Nuestra_Sen__ora_del_Sagrado_Corazon_de_Jesus___01-1024x721
Alcaldesa_inaug_glorieta_Nuestra_Sen__ora_del_Sagrado_Corazon_de_Jesus___01-1024x721

El gobierno municipal del Partido Popular se ha empeñado en imprimir su sello en la ciudad sea como sea, por si acaso perdiera la mayoría absoluta en las municipales de dentro de seis meses. Para ello, y a falta de proyectos por inaugurar, nada mejor que echar mano del socorrido y manoseado callejero oficial. Así las cosas, recientemente se ha decidido que el conocido puente de Arcos deje de llamarse así a partir del próximo 8 de diciembre, pasando a darse en llamar Puente de María Santísima Concepción Coronada. De igual manera, también se pretende que la Alameda del Banco deje de tener esa nomenclatura y sea renombrada como plaza de Alfonso X El Sabio, por aquello del 750 aniversario de la reconquista cristiana de la ciudad, según ha anunciado en más de una ocasión la alcaldesa, María José García-Pelayo.

Si ya se aprobó en lo que va de legislatura destinar una avenida al Tío Pepe, una glorieta al Rotary Club, otra a Nuestra señora del Sagrado Corazón y hasta otra rotonda al mismísimo fundador del Opus Dei, Josemaría Escrivá, ahora el 'ejecutivo' de Pelayo también ha aprobado dedicar una plaza, esta vez en San Benito, a la joven víctima de violencia de género Miriam Tamayo en una propuesta que hace el propio gobierno municipal -Delegación de Coordinación de Distritos y Participación- para de forma tosca buscar la foto y el impacto mediático el próximo 25 de noviembre, Día Internacional contra la Violencia de Género. Antes, el pasado 30 de octubre, la junta de gobierno local aprobó cambiar el nombre del puente de la calle Arcos -puente del Ferrocarril- por Puente de María Santísima Concepción Coronada, imagen de la hermandad de Las Viñas, de la que es por cierto hermana la alcaldesa y senadora popular.

En noviembre de 2011, casi al principio de esta legislatura, los miembros del malogrado, aunque encomiable, blog www.jerezpatrimoniodestruido.blogspot.com, Esperanza de los Ríos, José Manuel y Juan Antonio Moreno Arana, en su afán por la defensa del patrimonio, presentaron en el Ayuntamiento un escrito en el que reclamaban proteger la nomenclatura histórica de las calles. "Con este documento queremos mostrar nuestra protesta ante los múltiples casos de cambios de nombres de vías de nuestro casco histórico que se han permitido por parte de diferentes gobiernos municipales en los últimos años", mantenían. A su modo de ver, "el concepto de patrimonio no está restringido a los bienes inmuebles y muebles; los bienes inmateriales, como las expresiones orales o los lugares de significación histórica, forman también parte de la herencia cultural de un pueblo y, como tales, son considerados patrimonio (Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial (UNESCO, 2003) art. 2; Ley 14/2007, de 26 de noviembre, del Patrimonio Histórico de Andalucía. Art 26)".

Desde el blog solicitaban entonces, con poco éxito por lo que se ve, que se estableciera "una norma municipal que impida el cambio de denominación histórica de las calles que conforman el casco histórico de Jerez; se inventaríen y se conserven los rótulos antiguos del casco histórico; y que las rotulaciones de nombres de calles del centro histórico, así como otro tipo de rotulación destinada a poner en valor la historia de las calles o para conmemorar algún personaje relevante que haya nacido o vivido en ellas, guarden el decoro, tanto en diseño como en materiales, que corresponde para realzar el entorno del centro histórico". Entonces ponían como ejemplo la calle Barreras, en Santiago, que el gobierno local decidió que su denominación por la que era conocida desde hacía al menos tres siglos se perdiese para ser denominada calle Manuel Moreno Moraíto, fallecido aquel 2011.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído