El casetero del Mayor Dolor deja tirada a la hermandad y luego desvalijan la caseta

img_20160506_210635
img_20160506_210635

La empresa que la explotaba se fue el miércoles "sin dar explicaciones" y dejando sin abonar 3.000 euros, y ya el jueves varios desconocidos la desmantelaron totalmente.

Un hecho insólito a la par que lamentable. Desde luego, ésta no está siendo la Feria para algunas de las hermandades que tradicionalmente montan caseta en el Hontoria. La del Mayor Dolor, en el Paseo de las Palmeras, ha tenido que cerrar después de que en la mañana del jueves varios desconocidos accedieran a la misma por la parte trasera para desmantelar toda la cocina y robar además un equipo de sonido valorado en unos 500 euros y decenas de botellas de alcohol. La situación se torna más oscura al conocerse que la empresa que la explotaba, Demup Music Spain, dejó tirada a la hermandad, sin dar explicaciones, el pasado miércoles.

En declaraciones a este medio, Francisco Román, hermano mayor del Mayor Dolor, afirma que era la primera vez que contaban con los servicios de esta empresa tras haber recibido buenas referencias y que todo iba en orden hasta el miércoles. “Hicimos el contrato, me hicieron el 50 por ciento de la entrada del pago como estaba estipulado y pagaron el seguro, pero el miércoles me entero por la delegación de Cultura que han abandonado aquello sin dar explicaciones, porque es que los llamo y tienen el móvil apagado. Lo único que sé es por un camarero, que dice que hubo una bronca, que pidió la liquidación y que se llevó un microondas que había traído”. Como la hermandad se encuentran igualmente desamparados los diferentes proveedores del mobiliario de la caseta, de la cocina y de los equipos de sonido. En total, la hermandad ha perdido 3.000 euros, 1.500 en concepto del otro 50 por ciento de la entrada del pago y 1.500 euros del montaje de la fachada, a la que se comprometió la empresa.

Aún así, la hermandad no se quiso ver tirada y tras conocer esto Román se puso en contacto con otra persona con experiencia como casetero, que se encargó de reponer comida y sobre todo bebidas. Así la noche del miércoles se pudo más o menos salvar, pero horas después nadie se imaginaba que entrarían a robar en la caseta. “El guarda oyó ruido y vio a cinco o seis personas como armarios empotrados llevándoselo todo”.

Tanto la hermandad como los proveedores afectados ya han puesto la pertinente denuncia en comisaría.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído