Según los policías, el agresor profería amenazas en plena vía pública armado con una barra de hierro de gran tamaño.

Un grupo de agentes de la Policía Nacional libres de servicio, que disfrutaban de una cena entre compañeros, intervinieron en la detención de un hombre que irrumpió de manera agresiva y armado con una barra metálica y un cuchillo de grandes dimensiones en una zona de terrazas y bares ubicada en pleno centro de la ciudad de Jerez. Según ha indicado la Policía Nacional en un comunicado, los cinco agentes que acababan de terminar una cena entre compañeros observaron a un hombre que irrumpió en plena vía pública armado con una barra de hierro de gran tamaño.

El hombre la emprendió a golpes con las mesas, sillas, vasos y copas de cristal e incluso contra las lunas de varios locales ubicados en la misma vía peatonal y que se encuentra habitualmente con gran afluencia de público. Eso hizo que los clientes que ocupaban las terrazas afectadas y los que se encontraban en el exterior de los bares cercanos trataran de ponerse a salvo huyendo a la carrera, lo que propició algún conato de aglomeración debido a la estrechez de las calles circundantes.

Los agentes de la Policía Nacional, que se encontraban en uno de los locales cercanos, tras realizar una llamada a la sala operativa del 091 para informar de lo que estaba ocurriendo, se abrieron paso entre la multitud que trataba de alejarse del lugar y se dirigieron hasta donde se encontraba el agresor, que continuaba destrozando mobiliario, vajilla de cristal y gritando que iba a acabar con la vida de todas las personas. Así, tras identificarse como agentes de la Policía Nacional exhibiendo su placa emblema y carnet profesional, ordenaron al hombre que cesara en sus acciones, aunque, lejos de parar, extrajo de entre sus ropas un cuchillo de cocina de 30 centímetros de longitud total y se encaró con los agentes y con las personas que todavía quedaban en ese trozo de calle, esgrimiendo el arma y arremetiendo contra los policías mientras hacía ademán de querer clavárselo a alguno de ellos.

Finalmente, varios agentes, ayudados por uno de los propietarios de los bares de la zona, consiguieron abalanzarse sobre él y, tras un forcejeo fruto de la violencia y de la intensidad con la que el detenido se resistía, lograron desarmarlo y mantenerlo inmóvil hasta que instantes después llegaron al lugar varios agentes uniformados de la Policía Nacional, que lo trasladaron hasta la Comisaría de Jerez como presunto autor de varios delitos, entre los que figuran daños y amenazas graves con la utilización de un arma blanca.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído