11982400_1012155918829832_1145067654_o
11982400_1012155918829832_1145067654_o

El acto principal de las Fiestas de la Vendimia se celebra sin las tradicionales vendimiadoras, sin suelta de palomas y con decenas de fotógrafos aficionados dificultando al público la visión del lagar.

Aunque las Fiestas de la Vendimia arrancaron el pasado día 1, se puede decir que hasta que no se celebra la Pisa de la Uva no arrancan oficialmente. Sin embargo, el tradicional acto que ve nacer el primer mosto del año dejó un mal sabor de boca a los presentes.

De un lado, extrañó mucho –y decepcionó- la ausencia de las jóvenes que, como de costumbre, llevan las uvas al lagar. Ni los más viejos recordaban una pisa sin ellas. Ante su ausencia, tuvo que ser la propia cuadrilla del Consejo Regulador la que tuvo que depositar en las escaleras de la Catedral las cestas de uvas para que fueran bendecidas por el deán y, posteriormente, depositarlas en el lagar para su pisado.

Pero la de las vendimiadoras no fue la única ausencia. Tampoco hubo suelta de palomas ni repique de campanas –aunque esto se debiera a su restauración-. Al menos quedó el consuelo de que se oyeran los sones de la Banda Municipal tras resolverse su conflicto hace apenas unas semanas.

Aún así, las mayores quejas llegaron por la presencia masiva de fotógrafos en el entorno del lagar, que dificultó de un lado la visión del público y de otro, el trabajo de las cámaras de los medios de comunicación, a los que además, en un principio, se les impedía acercarse para tomar imágenes. Al final, tras las quejas justificadas de los medios, se decidió que se acercaran hasta el lagar, si bien además de la prensa accedieron numerosos aficionados para tomar instantáneas. Malísima organización que provocó las quejas del respetable, que sin duda hubiera visto mejor el acto a través de Onda Jerez.

En definitiva, un acto muy deslucido debido a los muchos fallos, quizás demasiados, en la primera Pisa de la Uva que organiza el actual gobierno municipal. Desde la delegación de Fiestas, su titular, Francisco Camas, aseguró desconocer la ausencia de las vendimiadoras, ya que dijo que estaban contratadas, por lo que afirmó que pediría responsabilidades a la agencia de azafatas que se encarga de este asunto. Además señaló que de cara al año que viene se recuperaría la suelta de palomas.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído