Tras un vertiginoso comienzo de Feria del Caballo, el lunes festivo se torna de transición entre los que aún tienen ganas de más fiesta y los que prefieren reservar fuerzas para lo que queda.

Algo raro pasa cuando un lunes de Feria te levantas con dolor de cabeza, el estómago gruñendo y los pies doliendo más de lo normal. Resulta que ahora que uno se acababa de acostumbrar al cambio al horario de verano, la Feria va y comienza un día antes. Y a eso todavía hay que acostumbrarse. Si antes la fiesta comenzaba al ralentí para acabar en sexta marcha, ahora la historia ha cambiado y se torna vertiginosa desde el minuto uno. Y eso se notaba en no pocas caritas en el Real. Ya veremos a ver cómo escapamos de este auténtico jet lag feriante.

La cosa es que el lunes de Feria cayó en 2 de mayo, una fecha de esas históricas. El prólogo de la Guerra de la Independencia contra los franceses la plasmó muy bien Goya en varios cuadros. Si el de Fuendetodos trabajara actualmente en el televisivo Ministerio del Tiempo podría coger sus bártulos, plantarse en Jerez en 2016 y pintar perfectamente aquel de la carga de los mamelucos, cambiando a la caballería mora por centenares de bolizas haciendo botellón en según qué zona del Hontoria. El 2 de mayo también es fecha destacada para la familia socialista. Hace 137 años Pablo Iglesias –“el bueno, el de verdad”, como dicen algunos con guasa– fundaba el PSOE. Sin embargo, el que ayer festejó la jornada en el Real fue el PP, cuya caseta está precisamente frente por frente al del partido del puño y la rosa. Con una berza celebraba Pelayo, en compañía de sus compañeros en Jerez y del presidente provincial Antonio Sanz, el archivo de su causa en la trama Gürtel. Como “Honesta y ejemplar” definió Sanz a la exalcaldesa, que seguro se va a pegar una Feria como hace años no disfruta.Para cuando más de uno ya había rebañado más de una vez su plato de berza en el 105 de Manuel Soto Sordera, el Hontoria ya había empezado a coger color. Porque aunque algunos noten más alegría en las carteras, la mayoría del personal sigue llegando a la Feria después de comer y a partir de media tarde, o lo que es lo mismo, a esa hora tonta en la que te debates entre tomarte otro rebujito o liarte ya a gintonics y aprovechar para pasear por el Real presumiendo de copa de balón, como si eso acaso diera más caché al personal.

Cubatas aparte, es entonces cuando se está a gusto de verdad en la Feria. Empezando porque se podía estar sin agobios prácticamente en cualquier lado, ya que aún siendo festivo se notaba que muchos prefirieron quedarse en casa para ahorrar esfuerzos en los días venideros, y siguiendo porque el vientecillo de levante mitigaba los efectos de este sol picajoso de primeros de mayo. Pero también porque es a esa hora cuando en muchas casetas arrancan las actuaciones en directo. Y en ese sentido, las de las peñas flamencas tienen mucho que decir, porque más allá de la rumbita, que no está mal, aquí se hace presente de verdad la bulería, lo sagrado en Jerez. Ambientazo por ejemplo en la peña de La Bulería, con Alicia Jiménez y su gente, o en la de La Buena Gente, con Estefanía y Sandra Zarzana y en donde todavía más de uno recordaba el paso por la caseta del mediático bailarín Joaquín Cortés en la jornada del domingo.

Por cierto, ¿se han dado cuenta de que el carril bici pasa ahora por la Feria? Las cosas de la Junta y del técnico de turno que diseñó el trazado por el parque. Eso sí, a la hora de pintarlo tuvieron en cuenta la tonalidad albero, para que no diera el cantazo con el rojo sangre de toro que rodea media ciudad. Otra cosa es que el que lo proyectó no pensara en que iba a cruzar los Casi Treinta. Sus socios, precavidos, han colocado un cartel de prohibido circular en bicicleta por su caseta, porque total, si un caballista puede pedir una whopper en el Burguer King, ¿por qué no iba a hacer lo propio un ciclista a la hora de pedir una ración de chocos fritos?

Y a lo tonto a lo tonto, otra vez el alumbrado encendido. A algunos les coge desprevenidos y todavía aprovechan para tomarse la penúltima entre baile y baile. Otros ven la señal inequívoca de que es hora de cruzar una de las portadas, tomar el camino de vuelta a casa y descansar lo que se pueda para rendir lo mejor posible en el trabajo tras el largo puente festivo. Hora de sacar la bandera blanca y pedirle una tregua a este monstruo de siete cabezas llamado Feria. Como hicieron, por cierto, los gabachos aquel 2 de mayo de 1808.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído