Un comedor escolar, en una imagen de archivo.
Un comedor escolar, en una imagen de archivo.

El Ayuntamiento amplía la duración de la iniciativa, puesta en marcha por primera vez el año pasado, pero recorta en casi 10.000 euros el presupuesto.

La España "a dos velocidades" que, según un informe reciente de Cáritas, han creado la crisis, el paro y la desigualdad se revela con toda su crudeza en verano. En Jerez, como en muchos otros puntos de Andalucía y del país, los comedores escolares cierran con el fin de curso, lo que provoca que muchos niños y niñas no tengan garantizado un plato de comida caliente al día durante los meses de julio y agosto. Pese a que formaciones políticas como Ganemos Jerez y Por Cádiz Sí Se Puede han insistido en demandar a la Junta de Andalucía que dé respuestas a esta emergencia social, la realidad es que por ahora, a nivel municipal, solo el Ayuntamiento de Jerez ha tomado la iniciativa a la hora de paliar este grave déficit alimentario durante las vacaciones de los escolares. Fue una de las primeras decisiones que la alcaldesa, Mamen Sánchez, adoptó al llegar al gobierno local en junio del año pasado, si bien la falta de tiempo para sacar a concurso público el servicio ocasionó que este apenas pudiera ponerse en marcha durante un mes (del 27 de julio al 31 de agosto).

En cambio, para este verano el gobierno socialista está a punto de culminar la licitación del contrato para el servicio de elaboración y distribución de comidas, de línea caliente, para menores en situación de riesgo o exclusión social. El desembolso será de 42.480 euros —el año pasado fue de 51.414 euros— y el objetivo es atender a un total de 224 menores y ofrecer 7.080 menús, según recoge el pliego de condiciones del concurso público para el servicio. Estos comedores escolares de verano irán dirigidos a los niños, niñas y adolescentes que participan en los campamentos de verano de la Escuela Abierta de Verano de las zonas Norte y Sur 2016, y del Servicio de Atención Social a la Infancia y la Adolescencia (SASIA) de la Delegación Municipal de Acción Social. El plazo para la presentación de ofertas acaba este viernes y los comedores estarán en funcionamiento entre el 4 de julio y el 31 de agosto.

Como detalla el pliego, "la finalidad que se persigue con el servicio de comedor es garantizar a los menores en situación de riesgo o exclusión social al menos una comida al día, de forma complementaria a la oferta de ocio y tiempo libre que los campamentos de verano ofrecen". Como ya sucedió en el verano pasado, los colegios que abrirán sus comedores durante estos meses serán uno del Distrito Sur, y los CEIP Isabel la Católica, San Juan de Dios y Andrés de Ribera. La empresa adjudicataria detallará en su oferta cuatro tipo de menús —base; celíaco; musulmán; y para alergias alimentarias—, debiendo adecuarlos a niños de edades comprendidas entre los 5 y los 17 años. La selección de los destinatarios la realizará el Ayuntamiento con las entidades que organizan los campamentos de verano, así como los turnos de comida en el centro que fuera necesario. 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído