El infografista de prensa que tuvo que emigrar a 11.000 kilómetros de casa para "sobrevivir"

rafa-estrada
rafa-estrada

Estaba recién llegado a Mallorca cuando tuvo que ilustrar el intento de atentado que ETA pretendía perpetrar en Porto Pi, cerca del palacio de Marivent, lugar de veraneo de Juan Carlos I. Era agosto de 1995 y el diario El Mundo contó la noticia con una infografía firmada por Rafael Estrada, un gallego —de Pontevedra— de “espíritu” gaditano, como él mismo relata, que lleva más de dos décadas trabajando como infografista de prensa. El 11 de septiembre de 2001, cuando los aviones impactaron contra las Torres Gemelas, a Estrada le tocó contar gráficamente lo que había sucedido en las páginas del periódico que por entonces dirigía Pedro J. Ramírez. “Digamos que yo era el más rápido trabajando y especialista en breaking news —noticias de última hora—, así que cualquier asunto de estos me tocaba irremediablemente”, relata. También hizo las de los atentados del 11-M. “A veces tuve que hacer de enviado especial para enviar bocetos a mis compañeros, recuerdo ir a las inundaciones de Cerro de Reyes en Badajoz (1997) o el accidente del metro de Valencia (2006)”, apunta.

El 31 de agosto de 1997 falleció Lady Di. Ese día también era el aniversario de boda de Rafael, que tuvo que dejar la celebración para más adelante y salir corriendo para el periódico para hacer el gráfico que ilustrara el triste suceso. También estuvo en Diario de Cádiz, Diario de Sevilla, de vuelta a El Mundo y, tras doce años, se vio dentro de un ERE. “Me llamaron a un despacho y me enseñaron la puerta de la calle”, recuerda. Durante todos esos años ganó más de 50 premios de la Society for News Design, la organización internacional de diseño más prestigiosa en el mundo de los medios de comunicación.

Pero después del varapalo del despido, Rafael Estrada decidió cambiar de aires. Y de profesión. Entonces cogió los libros y estudió en el centro de Formación Profesional El Zaporito, de San Fernando, donde se preparó para ejercer como patrón de altura de la marina mercante. Dos años estuvo embarcado, pero en 2016, como la cabra tira al monte y el infografista al periódico, volvió a dedicarse a lo que mejor sabe hacer. “Trabajé como freelance para Univisión, la cadena de televisión de habla española en USA, también di clases de infografía en la Universidad Loyola Andalucía en sus facultades de Córdoba y Sevilla”, relata el propio Rafael, que ahora lleva unos meses residiendo en Singapur. Allí ejerce como creative director en Mediacorp, la gran empresa de comunicación del país, donde realiza gráficos y videográficos para Channel News Asia.

Estrada llegó, junto a su mujer e hijos, a principios de año. Allí residen en el sur de la isla, a 15 minutos de su lugar de trabajo, que espera conservar durante una buena temporada. Aún le queda un año y medio de contrato, aunque su intención es prolongar su estancia en el país asiático más allá de ese periodo. “¿Volver a España? No sé dónde podría trabajar allí, la verdad”, señala el infografista, que añade que “en Singapur las condiciones laborales son tres veces mejores que en España”. Él es de los emigrantes que han salido del país poco menos que por obligación. “No te voy a mentir, ser autónomo en España es una auténtica tomadura de pelo. Es muy difícil sobrevivir, así que surgió la oportunidad y me vine”, relata Estrada, quien asegura que fue fácil tomar la decisión: “Quedarse era un suicidio económico y profesional. Allí no se valora a la gente con experiencia y te voy a decir una cosa: ahora estoy en mi mejor momento”.

¿Pero cómo fue la adaptación a Singapur? “Todo es un choque. Nada más bajarte del avión lo que más te sorprende es el calor. La temperatura está todo el año entre 27 y 35 grados”, relata el infografista gallego con “espíritu” gaditano, que continúa: “La comida no tiene nada que ver. Nosotros cocinamos en casa comida española pero a veces es difícil encontrar las cosas que te hacen falta, olvídate del chorizo”. En la isla, relata, conviven en armonía varias razas y todo está en cuatro idiomas —inglés, malayo, tamil y chino—. “Otra cosa que te sorprende bastante es que, al estar casi en el ecuador, siempre hay las mismas horas de sol, doce al día”, añade. En Singapur, explica Estrada, “la ciudad es muy moderna, la arquitectura fascinante, hay muchísimos parques y selvas. El centro es increíble, parecido a Nueva York, con decenas de rascacielos”.

El infografista confiesa que le encanta hacer gráficos de películas —como el de Blade Runner que acompaña este artículo— y sobre todo, creaciones en las que “la parte gráfica sea un desafío”. Unos cuantos años han pasado desde que, tras su fallida matriculación en Económicas, estudió un máster en procesos gráficos y otro en informática —el mismo año—, por lo que empezó a trabajar para una empresa que se dedicaba a desarrollar software para periódicos y allí fue donde descubrió los ordenadores Apple, “así que busqué el manual y me puse a pelearme con él”. Más de dos décadas después, sigue “peleándose” con ellos y dando vida a infografías que quitan el hipo, aunque a más de 11.000 kilómetros de su casa.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído