Los jóvenes gaditanos esperan que no se elimine este espacio, “la única zona por la que se puede salir de fiesta”. Reclaman, eso sí, mejoras y un mayor acondicionamiento.

El botellódromo gaditano de la Punta de San Felipe continúa dando que hablar. En las últimas semanas se ha instalado un debate en el Ayuntamiento acerca de qué usos podría tener o cómo se podría reorganizar para un mejor aprovechamiento del espacio. La concesión de la Autoridad Portuaria acaba en diciembre tras la prórroga de seis meses que comunicó el Consistorio con el objetivo de ganar más tiempo para pensar en el futuro de una zona de la ciudad que actualmente tiene un uso muy restringido.

Para ello, ha creado mesas de debate y ha invitado a 22 colectivos que trabajan con la juventud de la capital gaditana, desde la ONCE hasta la Delegación Municipal de Juventud, pasando por CEPA o los Colegios Profesionales de Psicólogos y de Trabajadores Sociales. Serán tres mesas de diferente temática: Botellón, coordinada por Asuntos Sociales y Educación; Botellódromo, coordinada por Juventud; y una última de Alternativa de ocio, coordinada por Participación Ciudadana. El proceso se dividirá en tres jornadas de trabajo (14 y 21 de septiembre y 4 de octubre) antes de dar paso a los plenarios (25 de octubre y 8 y 9 de noviembre) en la Casa de la Juventud.

Uno de los principales problemas de los jóvenes de la ciudad radica en que “es la única zona en la que se puede salir por la noche”, ha explicado Cristina Leal, presente en el debate sobre el botellón organizado por Radio Cádiz y que ha sentado en la misma mesa a empresarios de la zona y jóvenes usuarios. Carmen Lizano, asidua a la Punta de San Felipe, ha incidido en que “si no se puede ir de fiesta aquí nos tendremos que ir fuera, y eso es mucho público que dejan de recibir todas las discotecas de la zona”.

El debate sobre el botellódromo no es nuevo en la ciudad, tampoco es la primera vez que se plantea. En la actualidad, sin embargo, está tomando una fuerza mayor. Para algunos jóvenes, el espacio tiene cada vez menos sentido tanto por la escasa oferta existente como por el creciente despoblamiento de la ciudad. La gran mayoría, eso sí, echa de menos un mayor cuidado de las infraestructuras y un mejor acondicionamiento. 

Por el momento, ni usuarios ni empresarios de la Punta de San Felipe están satisfechos con el funcionamiento de la zona, a menudo sucia y con muy poca iluminación. Es por ello que la creación de las mesas de debate servirá para poner en común cuestiones referentes a las mejoras que se puedan producir en el espacio de ocio nocturno de la capital gaditana.

Y es que los propietarios de los locales de la Punta de San Felipe esperan que de estas reuniones salga un mejor uso de la infraestructura allí creada para atraer un mayor número de personas.Javier Mata, propietario de la discoteca Kings and Queens, ha asegurado que “la Punta son 30.000 metros dejados de la mano de Dios”, a pesar de que “somos la única ciudad que tiene el botellódromo integrado dentro del casco histórico y eso da muchas ventajas”.

Uno de los principales problemas de la zona de ocio nocturno es la seguridad, en ocasiones insuficiente. Carlos Veiga, propietario de la discoteca Momart y que también estuvo en el debate, se quejaba de ello argumentando que “los jueves allí hay casi 2.000 personas y el servicio de Policía es mínimo, con el riesgo que conlleva”.

El espacio lleva habilitado para este uso desde 2007, aunque un simple paseo por la zona sirve para darse cuenta del mal estado en el que se encuentran las instalaciones, descuidadas y repletas de desperfectos, como la ausencia de varias de las cristaleras colocadas tanto para cortar el viento como para garantizar la seguridad de los asistentes.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído