Marca ACME

Dos grandes amenazas

Las Hijas de Santa María del Corazón de Jesús (de ahora en adelante las HSMCJ, así, en plan rapero) tienen grandes planes para Jerez. Muy grandes. Según las fuentes consultadas, entre trece y quince metros de planes. Y ya se lo han comunicado al Ayuntamiento de Jerez (de ahora en adelante ADJ, así, en plan casi científico), que por ahora da la callada por respuesta. No lo ve nada claro. Las HSMCJ, con colegio en Montealto, quieren poner un monumento a la Virgen que con su estatua y (sobre todo) su peana anda por la altura de un tercer piso.

Las HSMCJ quieren convertir (nunca mejor dicho) Jerez en un nuevo faro de la Cristiandad, un faro mariano… incluso un faro para barcos, a poco que le pongan suficiente iluminación nocturna. Las HSMCJ pretenden que este monumento se ubique en alguna rotonda de las que tanto proliferan en la periferia Jerez, probablemente en la Circunvalación, muy probablemente lo más cerca posible del Club Deseo (de ahora en adelante el Aloha de toda la vida de Dios… perdón, de toda la vida; punto) con el que mantiene desde hace años una sorda pugna sorda (y no ha habido despiste con los adjetivos). Montealto no es lo suficientemente grande para los dos: O Sin City o Cidade Deus… las dos a la vez no puede ser.

El ADJ no ve el monumento, cabe suponer que por todo lo que se vería o porque habría que verlo, que al fin y a la postre tanto da. Tal vez si VOX hubiera sacado apenas doscientos votos más… Pero precisamente porque no se ha dado esa providencia divina, no se percibe que vaya a haber cambios en la postura del ADJ. Y mira que el PSOE va a sus procesiones y tal, pero un monumento de catorce metros o así a la Virgen, hummm… como que no. Por ahora mejor andar pasándolo de comisión en comisión.

En realidad, lo que ocurre es que si el ADJ quisiera que Jerez tuviera un monumento tamaño Godzilla de la Virgen no tendría que andar esperando ningún proyecto que parta de las HSMCJ o cualquier otra iniciativa privada: el ADJ ya tiene uno. Y terminado. Y debidamente almacenado. Se trata del monumento a la Virgen que, con un despliegue similar, se iba a plantar en la plaza del Arroyo (no se sabe si derribando tres o cuatro casas o retranqueando un poco la Catedral, posiblemente las dos cosas) y que se proyectó y se entregó en la era de los pactos Pacheco-Pelayo-Sánchez (por riguroso orden alfabético).

El monumento sigue criando polvo en dependencias ignotas del ADJ, habrá que ver hasta cuando, por lo que la amenaza para la siempre desamparada ciudad de Jerez de la Frontera (no sé si merece la pena rebautizarla JDLF: el artículo camina a su fin) es doble. ¿Y si las HSMCJ, en vez de pedir una rotonda pública para su obelisco mariano, proponen que vaya en uno de sus crecientes terrenos en Montealto? ¿Podría impedir el ADJ una iniciativa privada en terrenos privados aunque sea de esta envergadura? ¿O por el contrario, con JDLF posiblemente camino ya hacia su implosión definitiva, el ADJ no preferirá desempolvar el almacén y decir a sus sufridos ciudadanos “pues ahora tomad dos tazas”?

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *