Política

¿Dónde han ido a parar más de 30.000 euros del grupo municipal del PP de El Puerto?

El ex secretario general del PP de El Puerto, Isidoro Seco, alertó hace más de medio año a la cúpula provincial de la salida sin justificar de asignaciones del Ayuntamiento por parte del portavoz y alcaldable, Germán Beardo, que llegó a asegurarle que tenía parte del dinero en su casa, "para la campaña de las municipales". El acusado niega las presuntas irregularidades e interpondrá una querella

Antonio Sanz Cabello, como presidente provincial del Partido Popular, mediante este escrito le traslado la aclaración de la cuenta que el grupo municipal popular en El Puerto de Santa María tiene y que puede ser objeto de la presunción de un posible delito”. Así comienza el escrito-denuncia que el ex secretario general del PP portuense, Isidoro Seco, remitió por burofax en septiembre del año pasado al máximo responsable de la organización política en la provincia. En dicho documento, al que ha tenido acceso lavozdelsur.es, Seco detalla cronológicamente cómo alertó desde diciembre de 2017 de un presunto desfalco de más de 30.000 euros procedentes de las cuentas del grupo municipal de los populares portuenses, cuyo portavoz es desde principios de 2016 el actual alcaldable Germán Beardo y cuyos fondos proceden de las asignaciones que transfiere el Consistorio portuense a los partidos políticos con representación en la Corporación.

Beardo, que desbancó a Alfonso Candón al frente del partido en la localidad, sería finalmente designado en febrero de 2018 presidente del partido en El Puerto y candidato a la Alcaldía en mayo de este año. Todo ello, entre críticas internas, dimisiones, bajas y acusaciones de presuntas irregularidades a raíz de una designación exprés y “calculada por parte de Antonio Sanz”, aseguran fuentes del partido en la provincia. “Traslado la información para su conocimiento y para que no se aluda desconocimiento de los hechos, reservándome las acciones que pudiera emprender tanto públicas como privadas, ya que según fuente jurídica consultada, estamos ante un posible delito del deber de fidelidad e integridad del cuidado de los fondos públicos administrados. Espero tome acción en el asunto, quedo a la espera de su respuesta, dando tiempo a que consulte a las partes implícitas, con fecha límite para su respuesta el viernes 28 de de septiembre del año en curso (2018)”, escribe Seco a Sanz en la fecha antes mencionada.

Desde entonces y hasta la baja del partido del ex secretario general de los populares portuenses pasaron unos cinco meses. Solo en ese momento, al hacerse pública una carta de Seco a la militancia y ex militancia del partido en El Puerto donde denunciaba los hechos, la dirección del PP se pronunció. En los mismos términos en los que este pasado lunes ofrecía su versión a lavozdelsur.es: “El PP niega tajantemente que hubiera habido ninguna irregularidad en el grupo municipal. Ya se contestó en su día cuando se conoció dicha información. Desde que el actual presidente local es responsable del grupo municipal, las cuentas están presentadas y aprobadas por el propio grupo municipal y elevadas a público ante notario, en un ejercicio de transparencia que dudamos cumpla ningún grupo municipal en la actualidad, y que excede las obligaciones legales actualmente vigentes en el propio Ayuntamiento; no existe normativa propia que regule la fiscalización de este tipo de aportaciones a los grupos municipales“.

Versión del partido: “Una de las firmas necesarias para cualquier disposición de fondos es la de Seco”

Asimismo, agregan, “todas las cuentas bancarias del PP local y del grupo municipal estaban contratadas en la modalidad de firma mancomunada, siendo una de las firmas necesarias para cualquier disposición de fondos la de Isidoro Seco. Ante la gravedad de las acusaciones vertidas en su día por Seco se interpuso una demanda de conciliación como paso jurídico obligatorio previo a la querella por un supuesto delito de calumnias“. Sin embargo, a primeros de marzo pasado, el ex concejal del PP en El Puerto, Alejandro Merello, que junto a otros ediles dimitió un año antes a raíz del nombramiento de Beardo como presidente y alcaldable, enviaba una tribuna a los medios en la que restaba validez al argumento que, sobre este espinoso asunto, había puesto sobre la mesa la dirección del partido.

“Ante estas acusaciones —relata Merello—, el señor Beardo se defiende argumentando que desde que él es el responsable, todas las cuentas han sido aprobadas por el grupo municipal –del que yo formé parte hasta hace casi un año— y posteriormente, presentadas ante notario. Tengan en cuenta que fue nombrado portavoz a inicios del mandato. Aquí la última de las noticias relacionadas con este desagradable episodio de los dineros públicos. Jamás, y digo bien, jamás, mientras yo formé parte del grupo municipal, esas cuentas fueron aprobadas por alguno de mis compañeros o por mí. De ahí otra verdad: difícilmente unas cuentas que no han sido aprobadas por el grupo pueden ser posteriormente depositadas ante notario para que diera fe de que sí se ha hecho. Que dicho de paso, es lo que puede hacer un notario. Para aprobarlas, la figura es el auditor”.

Beardo, en centro de la imagen, con otros miembros de la plana mayor del PP andaluz en una visita del ex líder del partido Mariano Rajoy. FOTO: PP

Dicho todo lo cual, hay que ahondar en el relato cronológico de hechos que plasma Seco, en su intento de denunciar ante la cúpula provincial del partido la ausencia injustificada de fondos en la cuenta del grupo municipal popular en el Consistorio portuense, a través del burofax que, en septiembre del pasado año, remitió a Antonio Sanz. “En el mes de diciembre (de 2017) el presidente local (Candón en aquel momento) me indicó que revisara la cuenta del grupo municipal, ya que según el portavoz municipal (Beardo) no había recursos para contratar a una persona que se ocupara de las notas de prensa. Reviso la cuenta y, efectivamente, no hay dinero. Compruebo que hay unos cincuenta talones cobrados en la misma sucursal. Información que le traslado al presidente ese momento y me pide que compruebe en qué se está gastando el dinero”.

Esto es un tema de reputación y honorabilidad profesional”

Ahí comienza la odisea de Seco por cuadrar las cuentas. A primeros de febrero del año pasado se convoca de urgencia un comité de dirección del partido en la localidad. “Sin explicación alguna y sin orden del día, en el mismo se nombra como nuevo presidente a Germán Beardo, y este nombra a Javier Bello como nuevo secretario y soy relevado del cargo de secretario general local sin previo aviso, ni notificación por parte de ninguno de los presidentes, ni del entrante, ni del saliente, todo un alarde de democracia y transparencia“, relata con sarcasmo en su escrito a Sanz. Y abunda: “Se me requiere la entrega de las cuentas del partido y del grupo municipal por parte del nuevo secretario en el instante de la finalización de la reunión, le indico que las del partido no hay problema, que están entregadas en Cádiz al gerente para su auditoría, que las del grupo son cosa de Germán Beardo. Que yo solo tengo firma por exigencia del presidente saliente. Reunido el jueves 8 de febrero de 2018 con el nuevo secretario local le traspaso toda la información correspondiente al partido y le indico que ella del grupo no es conveniente que él tenga dicha información, ya que he detectado posibles irregularidades”.

Sin escatimar detalles, Seco recuerda que “el día tres de marzo recibo una llamada de Alfonso Candón, invitándome a una reunión en el club Las Redes el día 5, para aclarar las cuentas del grupo municipal con el nuevo presidente Germán Beardo, que es a su vez portavoz del grupo municipal popular. Mantenida reunión el día 5 a las 13:00 horas en Las Redes, el presidente saliente le pide a Germán que se aclaren las cuentas y termine con esto de una vez. Germán Beardo, ante mi solicitud de explicación de los movimientos bancarios, me reprocha que si tengo algo personal en contra suya, que por qué estoy haciendo esto, que cuáles son mis pretensiones, a lo que respondo que no tengo nada en su contra, ni ninguna aspiración, que no es un tema personal, esto es un tema de reputación y honorabilidad profesional, ya que no me dedico a la política profesionalmente y cualquier escándalo que pudiera acontecer de este supuesto uso fraudulento de fondos públicos no estoy dispuesto a consentirlo”.

“Tiene 10.000 euros guardados en su casa para las municipales de 2019”

“Me pide que me olvide del tema y que haga borrón y cuenta nueva, pero insisto en mi negativa a no mirar para otro lado. Cuando solo llevaba revisada la mitad de las cuentas la deuda a justificar estaba en torno a los 19.000 euros. Germán Beardo trata de justificar esa cantidad aduciendo que unos 9.000 euros se han gastado en pagos diversos de gastos comunes que no puede justificar y que los 10.000 euros restantes los tiene él en su casa guardados para la campaña de las municipales de 2019. Le comento que cómo puede tener dinero en su casa del grupo municipal, que cómo se le ocurre. Le indico que la cantidad que alude no es correcta, que el importe total que tiene que justificar es muy superior, casi el doble”, detalla Seco en el burofax que envió al partido.

Encabezado del burofax remitido por Seco a Sanz.

El importe, insiste, “no es conforme a la información que le facilito. Como las cantidades no concuerdan y el importe que él me indica para justificar, sacado de la información facilitada por Aurelio Sánchez (presidente de honor del PP de El Puerto), ni tan siquiera comprobado con los talonarios que siempre obraron en su poder, ya que mi responsabilidad sobre esta cuenta se limitaba a dejar firmados los talones para que él pudiera pagar las necesidades resultantes del grupo, le hago entrega de copia literal bancaria de todos los movimientos, fechas en las que él personalmente cobró los talones de Unicaja, ya que es el único que ha utilizado la sucursal bancaria para poder retirar dinero en efectivo de la cuenta del grupo”.

“En dos años que he estado como cotitular de la cuenta jamás he efectuado ninguna retirada de efectivo de la cuenta, ni realizado transferencia alguna a cuentas de mi persona. Dejado constancia de los importes, alude a que él no puede justificar nada de los importes que yo le facilito, que esto puede perjudicar al Partido si pasara a manos de la prensa, que sería un escándalo y que él puede también decir que el responsable de todo soy yo. Que yo sería el que hubiera retirado el dinero y no podría justificarlo. Ante esta afirmación y viendo el cariz que toma la reunión, en la que menciona que no entiende por qué tengo ese odio hacia él, que su mujer está a punto de tener un bebé, que reconsidere lo que estoy haciendo. Yo le felicito, y le digo que todo salga bien, que es lo que deseo para su esposa y su futuro hijo. Al no llegar por mi parte a ningún acuerdo de silencio (que es lo solicitado por su parte) sobre la cuenta del grupo municipal, termino indicándole que en un corto plazo encuentre la justificación, en lo que se ha gastado el dinero”.

Seco a Saldaña: “Sé que estás en otras guerras. Disculpa mi insistencia”

En días posteriores a ese encuentro, Seco contactará por Whatsapp con el secretario general del PP en la provincia, Antonio Saldaña, insistiéndole en la necesidad de hablar porque existen “31.045 razones“. “Solo te solicito que escuches las 31.045 razones que tengo respecto a Germán Beardo, si no quieres escucharme a mí, pregunta directamente al implícito. Un saludo”, recoge una de las conversaciones de Seco con Saldaña del 7 de marzo de 2018. Éste le responde: “No tengo inconveniente en escucharla”. Y escribe Seco: “Pues tú me dirás cuándo puedes. Sé que estás en otras guerras y ruego me disculpes por mi insistencia“. No habrá más respuesta, siempre según la versión que Seco traslada a Sanz por escrito.

En el comité ejecutivo del 9 de marzo, “me dirijo a la sede para informar antes de que comience el comité ejecutivo al que acude Antonio Saldaña. Cuando accedo a la sede se me acercan cuatro personas, que me conminan a desalojar la sede, ya que yo no soy miembro del comité ejecutivo y no puedo estar allí, les digo que solo quiero informar de un hecho antes de que comience el comité, me empujan, me maltratan verbalmente, algo inaudito en una sede de un partido que se considera democrático. Logro poder dirigirme a Antonio Saldaña y le pregunto si puedo dirigirme a los miembros del partido que están en la sede, el comité no había comenzado aún; éste consulta a Germán Beardo y me dice que ahora no, que cuando finalice el comité sí”.

“Terminado el comité —prosigue—, me dirijo a Antonio Saldaña para informar a grandes rasgos lo que quería decir al comité, su respuesta es que esto es otra pataleta como en la Sierra por la pérdida de cargo, mi respuesta es que si para él 31.000 euros son una pataleta, para mí no. Llama a Germán Beardo y le conmina a que en el plazo de treinta días esto quede resuelto, que aporte la documentación exigida y se cierre este tema y pide que nos demos las manos, a los que accedo quedando a la espera”. Transcurridos cinco meses desde la instrucción dada por su secretario general provincial Antonio Saldaña Moreno, “y no teniendo respuesta alguna”, Seco envía un burofax a Sanz. Tampoco hay respuesta. A los cinco meses largos de aquello, ya en febrero de este año, se da de baja del partido y publica estos hechos en una carta que remite a sus antiguos compañeros de partido.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *