Desarrollan en Andalucía el primer fármaco para curar la diabetes tipo 1

Publicidad

Desarrollan en Andalucía el primer fármaco para curar la diabetes tipo 1

Investigadores del Centro Andaluz de Biología Molecular y Medicina Regenerativa (Cabimer) de Sevilla han conseguido crear un medicamento para revertir los síntomas y las causas de esta enfermedad. 

16-04-2018 / 14:08 h.

Un equipo internacional de científicos encabezado por investigadores del Centro Andaluz de Biología Molecular y Medicina Regenerativa (Cabimer) de Sevilla consigue desarrollar un nuevo fármaco capaz de revertir los síntomas y las causas de la diabetes tipo 1. Hasta ahora el tratamiento sólo ha sido probado de manera exitosa con ratones y cultivos de células humanas, según informan desde el periódico El País. Después de varios años de trabajo, el equipo ha conseguido "identificar un receptor molecular adecuado que se pueda activar con un fármaco; ahora que lo han descrito, será posible diseñar varias moléculas sintéticas para dar con el medicamento idóneo".

“Si realmente son capaces de trasladar esto a humanos, y eso será en un futuro no corto, tiene aplicaciones no solo en prevención sino en tratamiento. Esto abre una puerta a la curación de la diabetes tipo 1”, ha dicho del avance  en declaraciones al citado diario el investigador Ramón Gomis, catedrático emérito de la Universidad de Barcelona y ex-director del instituto de investigaciones biomédicas Idibaps, que no participa en el estudio. La diabetes es una enfermedad que afecta el modo en que el cuerpo humano utiliza la glucosa, la forma principal de azúcar en sangre. La glucosa proviene de los alimentos que consumimos y es la mayor fuente de energía necesaria para estimular las funciones del cuerpo humano. Con el fármaco desarrollado se conseguiría disminuir el ataque autoinmune y reponar las células destruidas. La patente que compone el compuesto químico la tiene la Fundación Pública Andaluza Progreso y Salud. "Su diseño le permite activar un receptor molecular situado en la superficie de algunas células inmunes y de las células del páncreas". 

Bonoit Guathier, el investigador principal de Cabimer, está interesado en desarrollar el medicamento viable con la mayor prontitud, aunque asegura que no se puede saber con exactitud cuándo será posible. “Desarrollar un fármaco desde el laboratorio hasta el paciente cuesta unos 20 millones de euros. Hemos gastado tres millones ya. Si me das 17 millones mañana, en unos pocos años, si todo va bien, ya estaría en el mercado”, afirma a El País. El fármaco de prueba aún debe ser desarrollado en más variantes hasta conseguir el definitivo. Pretenden que finalmente se trate de una pastilla que "pueda reeducar al sistema inmune", aunque las farmaceúticas preferirán un medicamento que el paciente tenga que tomar "de por vida".