Corrupción en el fútbol español y de Gibraltar: así amañaba partidos una red liderada por dos futbolistas y varias mulas

Detenidas 21 personas y seis investigadas en las provincias de Cádiz, Badajos, Sevilla y Almería por presunta pertenencia a organización criminal y estafa a operadores de juego

El campo de fútbol donde se juegan los partidos de fútbol de la Liga de Gibraltar.
El campo de fútbol donde se juegan los partidos de fútbol de la Liga de Gibraltar.
El Papel de La Voz

Ya puedes leer pinchando aquí el nuevo número de El Papel de La Voz. Edición Las Ciudades que Avanzan.

Si quieres la revista en papel gratis en casa hazte socio anual en www.lavozdelsur.es/socios

Agentes de la Policía Nacional, en una operación conjunta con Interpol y Europol, han desarticulado una organización dedicada presuntamente al amaño de partidos de fútbol en el ámbito de la RFEF y la Liga Nacional de Gibraltar. Hay 21 detenidos y seis investigados en las provincias de Cádiz, Badajoz, Sevilla y Almería por presunta pertenencia a organización criminal, corrupción entre particulares en el ámbito deportivo y estafa a los operadores de juego, además se han realizado tres registros domiciliarios.

Han sido intervenidos 60.000 euros en efectivo, dos vehículos, terminales móviles y material informático. La organización estaba compuesta por dos líderes, futbolistas que se aprovechaban de su profesión para facilitar información privilegiada, conseguidores que aportaban identidades para operar en el juego online y mulas que acudían presencialmente a diferentes salones de juego para ejecutar las apuestas deportivas prefijadas, y cobrar los premios obtenidos.

La organización criminal fue detectada debido al comportamiento irregular en el mercado de apuestas en un partido de fútbol de Tercera División en el mes de mayo del 2021 aunque, posteriormente, los investigadores han constatado que su existencia es anterior a esa fecha. Debido a la estrecha colaboración que mantiene la Policía Nacional con la Real Federación Española de Fútbol, la Dirección General de Ordenación del Juego (DGPJ) y la Liga Nacional de Fútbol Profesional, se dio traslado de las alertas que se habían producido en el mercado de apuestas al Centro Nacional Policial para la Integridad en el Deporte y las Apuestas (CENPIDA) de la Udev Central, órgano policial especializado en la investigación de la corrupción en el deporte. Iniciadas las gestiones policiales, los agentes determinaron la existencia de una organización dedicada principalmente al amaño de partidos de fútbol en el ámbito de la RFEF y de la Liga Nacional de Gibraltar. 

La organización investigada estaba liderada por dos hombres vinculados al mundo del fútbol profesional que utilizaban canales restringidos para comunicarse con el resto de integrantes, deportistas y personas de máxima confianza. De esta manera se aprovechaban de los vínculos personales que mantenían con los jugadores e integrantes de los equipos de fútbol, generando un mayor control sobre los partidos de Tercera División de la RFEF.

Grupos de comunicación encriptados entre futbolistas

En un primer momento, los deportistas facilitaban información interna de los equipos, lo que ofrecía una ventaja a los miembros de la organización en cuanto a alineaciones de última hora, descartes, sistemas de juego y otros aspectos que no son conocidos públicamente. Posteriormente, los líderes de la red creaban grupos de comunicación encriptados con los propios futbolistas para gestar los amaños deportivos y de esta manera obtener grandes beneficios. 

En una tercera etapa, los líderes realizaban apuestas, tanto en las propias casas de apuestas como de manera online, siendo este último modo el predominante, ya que dificultaba la investigación policial en cuanto al seguimiento de la interrelación entre los miembros del entramado criminal, así como de los circuitos de movimiento de dinero originados para canalizarlo (pasarelas de pago, cuentas bancarias…). Un factor determinante, utilizado por los miembros de la organización para evitar el seguimiento policial en la realización de las apuestas presenciales, consistía en ejecutarlas por importes fraccionados para evitar que el cobro del premio posterior generase la emisión de un certificado de premios para la Hacienda Pública por parte del salón de juego. La última fase era la de reparto de beneficios entre los deportistas implicados y el resto de miembros de la organización, tarea efectuada por los líderes de la misma. 

La organización empleaba importantes medidas de seguridad, usando comunicaciones encriptadas para dificultar la identificación de los futbolistas y resto de integrantes del entramado criminal en la red. La estructura interna de la organización se conformaba en diferentes escalones. El liderazgo lo ejercían dos personas que gestionaban las cuentas de juego online, así como las apuestas presenciales. Otra parte fundamental eran los jugadores de fútbol, que aprovechaban su profesión para organizar amaños deportivos en diferentes equipos de fútbol bajo su influencia, con la finalidad de obtener beneficios de los mismos.

Además, el entramado criminal contaba con colaboradores que aportaban identidades a los líderes de la organización para operar en el juego online. Cada identidad obtenida generaba una ganancia de 100 euros para los conseguidores. Por último estaban las “mulas”, que acudían presencialmente a diferentes salones de juego para realizar las apuestas deportivas prefijadas, y cobrar los premios obtenidos.

Sobre el autor:

logo lavozdelsur

lavozdelsur.es

...saber más sobre el autor

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído