Sociedad

Denuncian una agresión en la entrada de una discoteca de Jerez

El denunciante asegura que "se nos negó la entrada a un grupo de cinco personas de las que cuatro eran latinas". La empresa niega rotundamente que hubiera agresión: "Aquí no se ha tocado a nadie"

Un vecino de Jerez, Arturo Sánchez, ha interpuesto una denuncia ante la Policía Nacional por una presunta agresión sufrida en la madrugada de este domingo, 19 de enero, en la entrada de la discoteca Tribbeca, ubicada en la Avenida Álvaro Domecq de esta ciudad. El incidente ocurrió, según el denunciante, cuando se les negó la entrada al local, tanto a él como su pareja, de origen latino, y a las otras tres personas que los acompañaban, también de origen latinoamericano.

Según ha relatado el denunciante a lavozdelsur.es, “todo comenzó cuando, sobre las cuatro de la mañana, decidimos acudir a este bar, porque allí se encontraba mi hija con una amiga, con lo que fuimos para estar con ellas. Éramos un grupo de cinco personas de las que, tanto mi pareja como un primo de ella y dos amigas son de origen latino, en concreto peruano”, cuenta Arturo. “Cuando fuimos a acceder al local -prosigue el denunciante- uno de los porteros nos pide pulseras de acceso y, al decirle que no teníamos, nos dice que no podemos entrar. Cogí el teléfono para llamar a mi hija, para decirle que estábamos fuera y contarle la situación, momento en el que el portero insiste en que no vamos a poder entrar, pero ya se dirige a nosotros con una actitud chulesca. Sin embargo, al poco tiempo, vemos que dejan pasar a otro grupo de personas sin pedirles nada”. Arturo cuenta que se acercó entones al portero para pedir una explicación “ahí fue cuando otro portero, muy corpulento, me dio un empujón”. La situación comenzó a tensarse y Arturo increpó al portero, incluso reconoce que llegó a insultarle. “Es verdad que le dije gilipollas y fue entonces cuando este último portero me dio un fuerte golpe con el brazo en el cuello”. Arturo llamó a la Policía y, cuando llegaron los agentes, tomaron declaración a ambas partes.

Como consecuencia del golpe, Arturo ha acudido a un centro de salud para recibir atención médica por una “contusión cervical con eritema” según se refleja en el parte médico, al que ha tenido acceso lavozdelsur.es, y que Arturo ha presentado, junto con la denuncia, en la Comisaría de Jerez. Arturo considera que se trata de una agresión racista puesto que “el motivo por el que no nos dejaran entrar fue porque, de los cinco que éramos, cuatro eran de origen latino“, insiste el denunciante.

Por su parte, este periódico se ha puesto en contacto con la dirección de la discoteca que ha negado rotundamente que hubiera agresión alguna y aporta una versión muy distinta de los hechos. “El caso es que la pareja de este hombre llegó al local en un evidente estado de embriaguez, ese fue el motivo por el que no se les dejó pasar al interior, el estado en el que se encontraba esta señora, que se puso a proferir insultos a los porteros. Y, por supuesto, en ningún momento hubo agresión por parte de los porteros. Aquí no se ha tocado a nadie”, afirma José Ignacio Quirós, gerente del local quien, además, asegura que conoce a estas personas porque “tanto ellos como sus hijos son clientes habituales de Tribbeca y nunca antes les habiamos negado la entrada”, concluye.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Un comentario

  1. Clickbair descarado.
    Vuestro titular “agresión racista” no refleja para nada lo que ocurrió a las puertas de la citada discoteca.
    AMARILLISMO PURO Y DURO
    (yo estaba alli)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *