Opinión

Del rock andaluz a Califato ¾

Califato ¾ es un grupo de música que se gesta en Sevilla de la vinculación de los sonidos flamencos, y de las raíces de nuestra Andalucía. Con los avances propios que nos ofrecen los nuevos soportes técnicos y la música más actual, una unión explosiva entre los sonidos puros y las claves de electrónica. Desde que han estrenado su álbum Puerta de la Cânne está siendo uno de los grupos más comentados, al menos en Andalucía occidental, y es que con Califato ¾ encontramos el avance que considero natural del flamenco. No reniego del purismo, simplemente veo relevantes sus bifurcaciones.

Como ya ocurría a finales de los años 60 con grupos como Smash que habían hecho suyo el rock and roll, al hacerlo suyo también lo hacían nuestro. Encontramos que Califato ¾ hacen nuestra la música electrónica. Y empezando con Smash a quién considero uno de los pilares fundamentales para entender la evolución de la música andaluza creo que es justo hablar de otros como Lole y Manuel. En este caso vemos una influencia directa en el grupo Califato ¾. También Lole Montoya comprendía las raíces arábigas del flamenco cosa que se muestra muy directamente en este álbum, sobre todo en su composición estética.

Precisamente la estética que nos propone este grupo es para mí uno de los elementos más brillantes. Gracias en gran medida al ilustrador Jorge Romero que combina tradición con vanguardia. Encontramos en su propuesta un espíritu de lo andaluz muy completo. En la portada del álbum Puerta de la Cânne podemos observar una concepción romántica de las reminiscencias del pasado de Al-Ándalus. Esta búsqueda de un Al-Ándalus 2.0 está muy bien conseguida.

Si Silvio Fernandez Melgarejo junto a Pive Amador realizaron La pura concepción como una canción de rock con la influencia de la marcha Virgen de las aguas, y a su vez, quisieron darle un carisma semanasantero a Stan By Me con su Rezaré. Vemos que aquí Califato ¾ encuentra en su Crîtto de lâ Nabahâ una de las obras que más repercusión ha tenido, que bien nos recuerda a cuando a principios de los 2000 DJ Karpin experimentó esta fusión de marchas de Semana Santa con electrónica.

Porqué Califato ¾ recibe directa o indirectamente todas estas influencias de las experimentaciones en base a la raíz. Pero su acierto está sobre todo en la conjunción de tesituras donde encontramos mezcolanzas con bulerías, alegrías, sevillanas, marchas procesionales en un eclecticismo que paradójicamente a la vez que kitsch resulta muy elegante. Si a la calidad innovadora le sumamos la búsqueda de referentes que no siempre se tienen todo lo presentes que se deberían en nuestra Andalucía como es el caso del cineasta Juan Sebastian Bollaín en su aparición en el videoclip Hambre de Çangre, encontramos en Califato ¾ la defensa de reivindicar volver a ser lo que somos y no lo que fuimos como oímos en la voz de Antonio Manuel en la canción Mençahe der Profeta.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *