Opinión

Del cuello del avestruz, fotos y humo

Raúl Ramírez. Portavoz de Foro Ciudadano de Jerez

Es célebre la expresión de esconder la cabeza cual avestruz en el hoyo, para representar aquel comportamiento del que no quiere ser consciente de la realidad que le rodea, o simplemente no quiere asumir lo que la tozudez de una situación nos muestra en aspectos poco favorables o simplemente que les son adversos.

En política, en los asuntos de lo público, el responsable, el gobernante puede tener la tentación en su afán por agarrarse al madero flotante salvador del naufragio, por tomar esa actitud de esconder la cabeza o encerrarse en la poderosa torre de marfil del poder, viviendo una realidad paralela a aquellos que deambulan y sufren cotidianamente la cruda y no virtual realidad del día a día.

En España, en Andalucía y en nuestro Jerez, nuestros gobernantes parecen que se han instalado en esa realidad virtual. Porque miren ustedes, que el Gobierno central con Mariano Rajoy a la cabeza lleve meses anunciando el fin de la crisis y el inicio de la recuperación después de conocer los últimos datos de la EPA (Encuesta de Población Activa), según los cuales terminamos el año 2013 con cerca de 6.000.000 millones de parados, en torno a 200.000 empleos destruidos el pasado año, con el nivel de afiliaciones a la Seguridad Social cayendo en picado, con un mercado laboral cada vez más precario por mor de la terrible reforma laboral (el 90% de los contratos de trabajo suscritos han sido contratos temporales y a tiempo parcial) y una caída brutal de los salarios, entre otras perlas de nuestra milagrosa recuperación, es como poco paradójico.

Nos cuentan los optimistas peperos que aparece un dato “histórico”, de 66.000 parados menos… inscritos, en un censo, el de los parados que acumula 1.300.000 personas sin empleo más desde que gobierna Rajoy y el PP. ¿No  se han parado a pensar que ese descenso en las listas del paro puede estar debido a que hay personas que ya no se apuntan al paro porque han perdido toda la esperanza, o simplemente se han marchado de España? Quizás ésta opinión tenga una base contundente y no es otra que el descenso de la población activa. Ahí está la clave.

Estamos ante un simple y llano intento de tomarnos el pelo a los ciudadanos. El maquillaje de esa realidad ficticia no sólo se bombardea a nivel estatal. En lo que más nos importa y sufrimos más cercanamente, en nuestro querido Jerez, el avestruz no sólo ha metido el cuello en tierra, sino que me da la sensación de que directamente carece de tan importante parte anatómica.

Y es que, en la Ciudad Europea del Vino del 2014 (foto), aquella desde dónde partirá la próxima edición de la Vuelta Ciclista de 2014 (otra foto), la ciudad dónde estamos “celebrando” un 750 aniversario de no se qué (más fotos), aquella donde su alcaldesa, la señora Pelayo, se permite el lujo de estar tres días en Fitur (innumerables fotos). Es la misma ciudad dónde la crudísima realidad nos recuerda que en esas listas del paro hay inscritos cerca de 36.000 jerezanos (más del 40% de la población activa de la misma), siendo la ciudad con más paro, en la provincia (Cádiz) con más paro del Estado, la ciudad dónde las organizaciones sociales calculan que 60.000 jerezanos se encuentran en graves dificultades para atender sus necesidades básicas, la ciudad de los comedores sociales abarrotados, la ciudad dónde hace unos días se le cortó el suministro de agua a más de 200 vecinos por una empresa a la cual el gobierno municipal vendió la empresa pública de todos los jerezanos y jerezanas, o la ciudad dónde, paradójicamente encontrar suelo industrial para emprender o invertir es misión cuasi imposible.

Estos son algunos de los datos que alejan la virtualidad e irrealidad de una ciudad que ya no reconocen ni los propios jerezanos. Es la situación irreal que en todos los ámbitos los políticos del PP nos intentan machaconamente reinventar y ofrecer. Ésta es la desgraciada y tozuda realidad, y aunque quieran no la podrán iluminar ni siquiera los innumerables flashes de las cámaras fotográficas al servicio de la propaganda pepera. Quizás lo único que conseguirán es que echen humo los achicharrados ciudadanos. Quién sabe si al final el avestruz de tanto esconder la cabeza quedará asfixiado de tanto humo propagado.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *