Roedores de cultura

“Dadme un papel y moveré el mundo de la imaginación”

Carlos Hermoso Ríos habla en la Fundación Caballero Bonald sobre Unamuno y la papiroflexia. En la charla, dedicada a la cocotología teórica y práctica, estuvo acompañado por Josefa Parra

Miguel de Unamuno es conocido por su trabajo de profesor, escritor y filósofo. Sin embargo, hay una faceta menos visible de este gran hombre de las letras: fue un gran impulsor de la papiroflexia. Desde pequeño fue aficionado a los barquitos y las pajaritas de papel. Con la Tercera Guerra Carlista de fondo, el pequeño Unamuno se encerraba en casa y construía con sus primos ejércitos de papel. Esta imagen tan entrañable del escritor contrasta con la de ese señor de perfil adusto, señaló Josefa Parra en la introducción. Carlos Hermoso Ríos se ha propuesto divulgar este aspecto menos conocido del escritor vasco. Carlos es miembro de la Asociación Española de Papiroflexia. Utiliza las técnicas del origami y la cartonflexia para ilustrar cuentos, charlas y conferencias. Desarrolla actividades dirigidas al público infantil, como pudimos ver en la pasada Feria del Libro. Ha realizado exposiciones por toda España y talleres sobre papiroflexia y literatura.

Carlos Hermoso transformó la Fundación Caballero Bonald en un taller de papiroflexia. El público estaba rodeado de pajaritas de todos los tipos, tamaños y colores, tanto en las paredes como en las ventanas.   Incluso tuvo un detalle papirofléxico con la anfitriona. Le regaló una flor de papel, por supuesto, y un libro de origami. Creado el ambiente adecuado, y tras prometer que al final nos enseñaría a realizar una pajarita unamuniana, Carlos Hermoso inició la charla, muy didáctica y práctica, ilustrada con imágenes.

“Unamuno luchó con la razón y la fe, pero también con las pajaritas”, de ahí el título de la charla: Unamuno versus Pajarita. Unamuno nació en Bilbao en 1864 y murió el último día de 1936. Estudió Filosofía y Letras y obtuvo la cátedra de griego de la Universidad de Salamanca. Carlos Hermoso nos realizó un esbozo de los acontecimientos biográficos más conocidos de Unamuno: su trabajo como rector, el destierro a Fuerteventura, su labor como poeta, novelista, autor de teatro, ensayista, y gran escritor de cartas…  Precisamente en las cartas podemos encontrar multitud de referencias a su afición a la papiroflexia.

Parra y Hermoso, durante el encuentro. FOTO: MANU GARCÍA

En la época de Unamuno todavía no existía la palabra castellana papiroflexia, que fue creada por Vicente Solórzano, un burgalés que viajó a Argentina y editó un libro sobre esta materia. También le debemos a Vicente el término papirola, figura que se hace doblando una y otra vez una hoja de papel. Origami (del japonés) y papiroflexia significan lo mismo: técnica de doblar papel para construir figuras. En el ámbito internacional se utiliza origami. “Los ortodoxos no cortan, no pegan y el formato natural es el cuadrado.” Mediante bases y pliegues se van construyendo todas las figuras… Hay un código internacional de símbolos diseñado por Akira Yoshizawa para describir los pliegues que hay que realizar en cada papirola. Y un gurruño de papel arrugado es un OPNI, objeto de papel no identificado… “Dadme un papel y moveré el mundo de la imaginación” es el lema de Carlos Hermoso.

En el libro Amor y pedagogía (1902) nos encontramos con los Apuntes para un tratado de cocotología. A Unamuno le encargan una novela. Cuando se la envía al editor, este le responde que es muy breve, que faltan páginas. Así que, en lugar de añadir capítulos a la novela, incluye este tratado sobre el arte de construir pajaritas de papel, atribuido a don Fulgencio. A lo largo de esas páginas también hay reflexiones de carácter filosófico, sobre la razón y la fe, sobre el azar y la necesidad. Unamuno denomina cocotología a esta ciencia de hacer pajaritas. Toma el término del francés, cocotte, que significa gallina, pajarita, moza de vida alegre… También contempla la posibilidad de utilizar papyrornithología, la ciencia de hacer pájaros de papel, pero la descarta.

En esos apuntes desarrolla los principios de esa ciencia experimental y demostrable. Intenta conectar la cocotología con el resto de las disciplinas del conocimiento: la física, la biología, la psicología, las matemáticas… Comienza con las definiciones básicas, porque de ellas surge todo lo demás, como es preceptivo en una ciencia bien construida. Así que empieza por la embriología. Y parte del cuadrado primitivo de papel, salido del protoplasma papiráceo. Es el óvulo del que nacerá la pajarita. El óvulo-cuadrado, tras sufrir una involución, genera el blastotetrágono, en el que hay dos capas: el endopapiro y el ectopapiro. De la gástrula papirácea nace la primera pajarita… Así, con pomposidad e ironía, va Unamuno explicando cómo construir los diferentes tipos de pajaritas, con costillas, con bolsillos… Con ese vocabulario técnico, en el fondo, está realizando una crítica al racionalismo y al cientificismo. Recurre al latín y al griego para desarrollar la anatomía, que está conectada con la matemática, con los triángulos. ¡Y es que la pajarita es un ser triánguli-rectánguli-isoscélico! También nos habla del dinamismo cocotológico, o de cómo mantenerse en pie este ser trípode. Unamuno, como buen científico, pone su nombre a un tipo de pajarita: Cocota vulgaris unamuniensis.

Carlos Hermoso hizo un recorrido por las caricaturas en las que aparece Unamuno con alguna de sus pajaritas. Hay una realizada por su amigo Ramón Gómez de la Serna. En la página de la Asociación Española de Papiroflexia se puede consultar ese material. Ahí podemos ver los modelos de Unamuno, como el avechucho, la tetera, la gaviota o el cerdo. Nos contó que el cerdo tiene su historia. Cuando Unamuno fue desterrado, escribió un poemario. Allí habla del cerdo. Y dedica también una papirola con forma de gocho a Primo de Rivera. Otro marrano se lo dedica a un ministro de Franco en el 36. Por último, Carlos reconoció labor de Juan Gimeno Viguera, gran especialista en Unamuno y la papiroflexia. Y todos hicimos una pajarita de papel.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *