Úrsula López debuta en Jerez como coordinadora del Ballet Flamenco de Andalucía tras la dimisión de Estévez

La bailaora presenta la suite 'Naturalmente flamenco', en una jornada donde también ponen de largo sus montajes Leonor Leal, 'Nocturno', y el colectivo Nómadas con 'Flamenco kitchen'

Foto de familia tras la rueda de prensa en la Casa del Vino. FOTO: Javier Fergo para Festival de Jerez
Foto de familia tras la rueda de prensa en la Casa del Vino. FOTO: Javier Fergo para Festival de Jerez

El Ballet Flamenco de Andalucía estrena Naturalmente flamenco este jueves día 28 de febrero en el marco del XXIII Festival de Jerez. Será en el Teatro Villamarta, escenario principal de la muestra, donde las coreografías firmadas por Úrsula López y Rubén Olmo se sucederán bajo el formato de “una suite flamenca”, según afirmó la bailaora, que asume la coordinación artística de este nuevo espectáculo. Sin embargo, la jornada comenzará en la Bodega González Byass con Flamenco kitchen, una obra dirigida por Juana Casado donde se recrea el mundo laboral de un grupo de mujeres en la cocina de un restaurante en tono tragicómico. Y continuará con la bailaora jerezana Leonor Leal que, en su inquietud constante, consigue ampliar su lenguaje coreográfico en Nocturno en Sala Paúl, dentro del ciclo Sin Frontera.

“Seguimos siendo un socio firme de este Festival”, señaló Almudena Bocanegra, gerente de la Agencia Andaluza de Instituciones Culturales de la Junta de Andalucía, organismo del que depende el Ballet Flamenco de Andalucía. “Ese apoyo se seguirá manteniendo”, precisó. Tras alabar la trayectoria del certamen, indicó que el flamenco es “un puente intercultural tanto dentro como fuera de la comunidad andaluza”. A este respecto, resaltó el papel del Ballet Flamenco de Andalucía como “embajador de nuestra tierra en el mundo”. Como se recordara, Úrsula López ha accedido al puesto de coordinadora artística del BFA tras la salida abrupta del bailaor y coreógrafo Rafael Estévez, que dimitió del puesto a finales del pasado año. Precisamente, estaba previsto que se representara en el Festival Flamecolorquiano, una obra que no podrá verse finalmente en el certamen jerezano.

“Es una suite flamenca que no lleva ningún guion. Es una transición de palos que van todos unidos y donde intentamos que sea, sobre todo, un espectáculo flamenco”, afirmó Úrsula López que, además de solista, ejerce de coordinadora artística del Ballet Flamenco de Andalucía en esta nueva propuesta. En su opinión, Naturalmente flamenco pone “el foco en el conjunto de la compañía”, puesto que lleva al escenario esa “apuesta por la formación continua” y “el trabajo de muchos años atrás”

La bailaora y coreógrafa destacó la colaboración de Rubén Olmo en este nuevo montaje, un artista “con el que comparto la misma forma de sentir el flamenco”. “Ha sido un pilar fundamental”, añadió. Asimismo, tuvo palabras de agradecimiento para “las ganas e ilusión” que han puesto sobre la mesa los integrantes de la compañía pública andaluza.

El espectáculo arranca por romances, bulería y jaleos con todo el elenco de la compañía sobre el escenario. Sin embargo, la sucesión de palos en que se convertirá Naturalmente flamenco alterna las piezas en solitario con los números coreografiados para pequeños grupos de la compañía. El número final lleva por título Ayer y Mañana’y, con coreografía de Rubén Olmo, el baile de todo el elenco se desarrollará bajo el ritmo del folklor de Morón. En este espectáculo el cuerpo de baile del Ballet Flamenco de Andalucía lo forman cuatro bailaores y cinco bailaoras, mientras que Úrsula López ejerce de solista. Las guitarras de Juan Torres y Paul Vallet y la percusión de Raúl Domínguez acompañarán al cante de Sebastián Cruz, Vicente Gelo y José Luis Pérez-Vera

Ampliación del lenguaje

El baile continuará con Leonor Leal y su Nocturno en Sala Paúl, dentro del ciclo Sin Frontera. “Esta propuesta parte de la ampliación de mi lenguaje coreográfico”, manifestó la bailaora jerezana. Y esa exploración se extiende a la música y el espacio. De algún modo se centra en el cuerpo y en el ritmo más esencial. Nocturno, por tanto, no es un espectáculo flamenco al uso, sino “el resultado de una investigación escénica” donde aparece todo lo cercano. Una serie de objetos que Leonor Leal va recogiendo y poniendo en una mesa. En este contexto Antonio Moreno desarrolla la percusión sobre un platillo, una tabla de lavar o una botella.

El espacio sonoro creado para esta obra por Jean Geffroy es contemporáneo y a él se adapta el guitarrista Alfredo Lagos. Creado para ser tocado y bailado en una noche y lleno de referencias a otras músicas y otros lugares, Nocturno viene a ser una investigación de dos músicos y una bailaora. Juntos se embarcan en un viaje, en una ruta de inquietudes donde parece que llegan a confundirse lo establecido, puesto que “la guitarra canta y el golpe de la percusión baila”.

Soleá, guajira y farruca, entre otros, se convierten en palos deconstruidos que Leonor Leal, con traje de pantalón y blusa, va desgranando durante el espectáculo. Una de las singularidades es la ausencia del cante, un reto que la bailaora considera cumplido, puesto que esta obra “musicalmente se sostiene”. Nocturno no narra una historia, sino que “evoca paisajes propios de la noche que nos permite imaginar, removernos en nuestros anhelos e inquietudes”, sin descartar el insomnio.

Una cocina con ‘ángel’

Con un formato diferente, pero igualmente novedoso, se presenta Flamenco kitchen en Bodegas González Byass (La Constancia) en un horario inusual: 13:00 horas. El espectáculo que dirige Juana Casado recrea el mundo laboral de un grupo de mujeres que muestran, en tono tragicómico, sus vivencias a lo largo de sus largas jornadas de trabajo en la cocina de un restaurante.

Ese grupo de mujeres no es otro que el formado por las bailaoras Ana Salazar, María de los Ángeles Gabaldón, Hiniesta Cortés y María José León, a las que se suma el cante de Inma la Carbonera. Ellas narran, en clave flamenca y en tono de comedia, los problemas cotidianos que configuran su universo y la importancia de la unidad para enfrentarse a situaciones inesperadas.

Foto promocional de 'Flamenco kitchen'.

Así las cosas, vienen a representar a tantas trabajadoras que ejercer su profesión con la mayor disposición y optimismo. “Una cocina de mujeres andaluzas con mucho ‘ángel’ e ingenio”, manifestó Ana Salazar. Esta peculiar cocina comienza a las 6 de la mañana hasta el fin de la jornada laboral. Y sus protagonistas se enfrentan, entre otros conflictos, a un salario precario.

La música es obra de Paco Iglesias, que forma parte del elenco artístico como guitarrista, y las letras llevan la firma de Luz Valenciano y Roberto Jaén, quien estará a la percusión en el escenario de la Bodega González Byass y asume el papel de contrapunto masculino en la trama. Flamenco kitchen es la carta de presentación de la compañía Nómadas, fundada por Ana Salazar, Inma la Carbonera y Juana Casado. Un grupo donde la investigación es el motor de la creación y donde tienen cabida otros artistas flamencos para llevar a cabo un trabajo en equipo.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído