Formación de gobierno en Francia. Suspira el politólogo y suda el currito. Nuestros tertulianos más conspicuos se relamen de placer. Están en su esplendor primaveral. Son fruta madura. Se pasean por los platós más granados de las televisiones y se envalentonan en las radios. Comentan que con Macron vuelve el centro político y tal y tal. Al parecer, Macron, ese Albert Rivera a la francesa, está refundando, agárrense, una especie de UCD a la francesa.

Hace ya como seis años que los Ferreras y tales y tales vienen repitiéndonos que vivimos tiempos históricos. Por su parte, los todólogos siguen analizando y ensalzando la figura de Macron. Macron, ese prohombre, lo mismo nombra primer ministro a un conservador como Édouard Philippe como anuncia una refundación de la Unión Europea. Macron, es el hombre. Tanto es así que don Íñigo Errejón calificó su triunfo como un golpe populista contra los populistas. Riquísimo su análisis. Esto es: el viaje al centro de la nada para aplacar a los populistas. De Nobel.

La democracia en Occidente luce como un zombie a la intemperie. Parafraseando al sociólogo estadounidense Daniel Bell, el fin de las ideologías han enfriado ambos polos de contrición. ¡Viva la gastronomía!

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído