CulturaMúsicaGypsy Rock

‘Cuchillo’, una puñalada al rock nacional

Fue en 2005 cuando Israel Marco y Daniel Domínguez se embarcan en una de las aventuras más arriesgadas del rock experimental español.

Fue en 2005 cuando Israel Marco y Daniel Domínguez se embarcan en una de las aventuras más arriesgadas del rock experimental español. Resucitando desde Barcelona los viejos sonidos del acid folk, con un aroma tan introspectivo e hipnótico que nos recuerda al mítico Syd Barrett o al íntimo Bert Jansch. Reconocidas influencias de este dúo.

En 2008 consiguen rasgar el panorama musical español con el filo de su nombre y las puñaladas certeras de esos sonidos tan poco patrios. Llegan a ser mejor disco nacional para Go-Magazine, mejor debut para Muzikalia u octavo para Rockdelux. Son solo algunos de los destacados puestos de un álbum que se coló en casi todas las listas de lo mejor de ese año, llegando incluso a sobresalir más allá de nuestras fronteras. Hablamos del álbum Cuchillo (Sinnamon, 2008).

Y es que Cuchillo no puede dejar indiferente a nadie. Resucitan, con bastantes años de retraso, un género que en nuestro país ni tan siquiera pudo desarrollarse con cierta magnitud. Rasgan el panorama musical nacional para dejar que la luz inunde de nuevo la genialidad de nuestros artistas y logran una obra conceptual con gran éxito para la crítica.

Cuchillo, que toma su nombre de algún pueblo fantasma sudamericano, se presenta como un espectro en la fonoteca de cualquier amante de la música. Un eterno vivo que aún siendo muy joven, siempre sonará como recién salido del estudio.

Pero volvamos a la historia del Lp. En 2008, tras entablar conversación con distintos sellos sin llegar a ningún acuerdo, Daniel e Israel deciden autoeditarse. Estaban tan convencidos de su trabajo que reservaron dos semanas de grabación en el estudio de Paco Loco en El Puerto de Santa María. Es entonces cuando Sinnamon decide dar el paso y adquirir el material a su catálogo.

Cuchillo (Sinnamon, 2008) se compone de once temas que alternan el inglés (lengua materna del rock para los artistas) y el castellano. Ciertas vistas al krautrock de aquella Alemania de los 60′, conjugadas con la psicodelia inglesa más folk, y nombres como The Velvet, Syd Barrett, Los Beatles más experimentales o Robert Wyatt. Parecen constituir la receta que define el espectro musical que encierra el álbum.

La obra parece invitarnos a una naturaleza primigenia, una especie de psicohigiene que enfatiza en los instintos más elementales, donde tiene cabida cualquier dualidad de emociones disociadas. La esperanza o la desesperanza. La sombra o la luz. Un equilibrio sorprenderte entre lo espontáneo y la maestría técnica del artesano.

El mítico Paco Loco colabora no sólo como productor, sino que aporta su talento en canciones como It will be ok y en los excepcionales arreglos del álbum.

Temas como el destacable Come with me, Behind o Estricta libertad reflejan la calidad de este grupo que posteriormente se sumergiría en obras aún más experimentales como Duat EP (Limbo Starr, 2010) o Encanto (Limbo Starr, 2012).

Con un directo impresionante, arrebatador y absolutamente hechizante, estos barceloneses han redefienido el pop nacional de una forma realmente cautivadora. Una abrumadora oleada de creatividad que tanta falta hacía en nuestra tierra. Donde los caminos tradicionales comenzaban a bifurcarse a la velocidad de nuestros pasos.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *