Sociedad

Cuatro miembros de ‘La Manada’, juzgados este próximo lunes por otro caso de abusos sexuales

Tres de ellos han sido trasladados de cárceles a Córdoba, donde se celebra la vista por las presuntas agresiones a una joven de 21 años en Pozoblanco

Tres de los cuatro miembros del grupo de WhatsApp de La Manada que el próximo lunes van a juicio en Córdoba acusados de la supuesta comisión de abusos sexuales a una joven en la localidad cordobesa de Pozoblanco, con anterioridad al caso de los Sanfermines de 2016, por el que ya han sido condenados a 15 años de cárcel por violación junto a un quinto miembro más del grupo, han sido trasladados al Centro Penitenciario de Alcolea de la capital cordobesa en los últimos días.

Según han informado a Europa Press fuentes de Instituciones Penitenciarias, los procesados José Ángel Prenda y Jesús Escudero se encuentran en Córdoba desde el día 8 de noviembre, procedentes de las cárceles de Puerto III, en El Puerto, y de Huelva, respectivamente.

Además, el acusado Alfonso Jesús Cabezuelo ha ingresado este miércoles en la prisión cordobesa, tras el traslado desde el centro de Topas, en la provincia de Salamanca. Mientras, el cuarto procesado en este caso, el exagente de la Guardia Civil Antonio Manuel Guerrero, permanece en la cárcel de Sevilla I.

Todos ellos fueron condenados en junio por el Tribunal Supremo a penas de 15 años de cárcel por el caso de los Sanfermines, junto a Ángel Boza, que está interno en Albolote, en Granada, a excepción del citado exagente, que el Alto Tribunal elevó la pena a 17 años de cárcel como responsable del delito de robo con intimidación del teléfono móvil de la joven madrileña víctima de la agresión sexual grupal.

En el caso de Córdoba, el Juzgado de lo Penal número 1 prevé celebrar desde el lunes al jueves de la próxima semana la vista oral del juicio por los hechos que ocurrieron en Pozoblanco semanas antes del caso de Pamplona, en mayo de 2016, con una joven de 21 años de edad que denunció abusos sexuales por parte de los cuatro acusados citados tras conocerse en la feria del municipio cordobés de Torrecampo.

En concreto, está previsto que el juicio comience el lunes con la presentación, en su caso, de las cuestiones previas por las partes personadas en este procedimiento —la defensa prevé plantear la nulidad del vídeo que grabaron los procesados sobre los hechos—, y la declaración de los investigados, mientras que el día 19 comparecerán los testigos, y el día 20 tendrán lugar las periciales, estando previsto, en un principio, que la vista oral concluya el día 21 con la presentación de los informes finales por las partes.

Cabe señalar que el juez de lo Penal número 1 ha acordado la celebración a puerta cerrada y sin presencia de público ni prensa de la declaración de la víctima de los presuntos abusos sexuales. En un auto, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), el magistrado acuerda asimismo que también se lleve a cabo a puerta cerrada la reproducción de un documento videográfico solicitado por las acusaciones.

El fiscal pide siete años de cárcel

La Fiscalía ha pedido para los cuatro acusados penas de tres años de prisión por la supuesta comisión de un delito de abusos sexuales hacia la joven, cuatro años más por otro delito contra la intimidad y para uno de ellos, el último conductor, una multa de 720 euros por supuestamente causar lesiones leves.

El Ministerio Fiscal también solicita para la víctima como responsabilidad civil una indemnización conjunta y solidaria que deberán pagar los acusados de 4.500 euros por su curación y 6.000 más por los daños morales causados, según ha informado la Fiscalía Superior de la Comunidad Autónoma de Andalucía, en base al escrito de calificación provisional.

Los hechos ocurrieron en la noche del 1 de mayo de 2016 y se hicieron públicos en septiembre de 2016 en la investigación de la causa que se estaba desarrollando en Pamplona y en la que estaban implicados los cuatro acusados en este caso y un miembro más del citado grupo.

Así, las pesquisas derivaron en “la localización de la grabación de los abusos sexuales realizados en el interior de un coche a la víctima”, a través de uno de los móviles de los acusados, imágenes que fueron enviadas por Antonio Manuel Guerrrero al archivo del ‘chat’ La Manada, a las 7:45 horas, integrada por cuatro acusados y tres personas más y también se envía el vídeo al ‘chat’ denominado El Peligro a las 7:52 horas, formado por uno de los acusados, José Ángel Prenda, y 20 personas más.

Además de las penas de prisión solicitadas por la Fiscalía, también pide para los cuatro acusados la prohibición de comunicar o aproximarse a la víctima en cualquier lugar donde se encuentre o frecuente o en su domicilio a una distancia inferior a cien metros durante ocho años para el delito de abuso sexual y otros nueve años más por el delito contra la intimidad al ceder a terceros imágenes o grabaciones audiovisuales sin su consentimiento cuando la divulgación menoscaba gravemente la intimidad personal de esa persona.

En concreto, los acusados Alfonso Jesús Cabezuelo, Jesús Escudero, José Ángel Prenda y Antonio Manuel Guerrero acudieron la noche del 1 de mayo a la feria de la localidad de Torrecampo y coincidieron en una de las casetas discoteca con la joven que se había desplazado también desde Pozoblanco al municipio en compañía de otros amigos.

El escrito del fiscal relata que en el transcurso de la noche todos consumieron diversas bebidas alcohólicas y la joven llegó a tomar alguna consumición con el acusado Alfonso Jesús Cabezuelo. Al cierre de la caseta, sobre las 7:15 horas, encontrándose todos en la puerta, dicho procesado se ofreció a llevar a la joven a su domicilio de Pozoblanco en el vehículo en que habían llegado los cuatro acusados.

“Profunda inconsciencia”

El coche lo conducía Antonio Manuel Guerrero y José Ángel Prenda ocupaba el asiento del copiloto, los otros dos acusados en los asientos traseros y la chica se situó en el centro entre ellos. “Debido, probablemente a la cantidad de alcohol ingerida —señala el escrito— sin que haya podido determinarse, si además de ello, tomó de forma deliberada o sin saberlo, alguna otra sustancia estupefaciente, la chica cayó en un estado de profunda inconsciencia, hasta el punto de no recordar lo ocurrido en el trayecto del vehículo”.

En el interior del coche, según se visualiza en el vídeo que realiza José Ángel Prenda, con el concierto previo de todos ellos, “aprovechan que la joven se hallaba privada de sentido, todos los acusados, con ánimo libidinosos, comenzaron a realizarle diversos tocamientos de carácter sexual, incluido el conductor”.

Al llegar a Pozoblanco, tres de los acusados bajaron del vehículo y se incorporó como conductor Alfonso Jesús Cabezuelo, quien continuó la marcha con la chica unas calles más y cuando ésta se despertó le pidió que le realizara una felación, a lo que ésta se negó, según detalla el Ministerio Público. En ese momento, el acusado “con intención de menoscabar su integridad física”, según la calificación, la golpeó en la cara, le dio un puñetazo en el brazo y la empujó para que saliera del coche mientras le gritaba “puta”.

Tras ello, la víctima tuvo conocimiento de estos vídeos cuatro meses después, cuando se hicieron públicos, y como consecuencia tanto de los hechos, como de la exposición mediática y social que derivó del tratamiento y divulgación que hicieron medios de comunicación y redes sociales, la perjudicada sufrió estrés traumático y necesitó 90 días para su recuperación.

Mientras tanto, la defensa ha pedido la absolución, así como anular la citada grabación, que considera que no puede ser tomada como prueba, al entender que se obtuvo “de manera ilícita”, porque la Policía Foral de Navarra habría actuado “de forma prospectiva”, en el sentido en que “buscó la denuncia” contra los cuatro integrantes de ‘La Manada’ meses después de los hechos. También, ha añadido que “la Fiscalía no utiliza el relato por el que denuncia la joven”. En caso de que se admita el vídeo, tendrá otro planteamiento.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *