Gastrovoz

Cuatro cosas que no sabes sobre los aguacates

Esta fruta empezó a cultivarse en España en el siglo XVI

El aguacate es uno de los acompañamientos más comunes de los famosos nachos con queso mexicanos, pero también de los desayunos gaditanos. Cada vez es más común ver a la gente desayunar sus tostadas con aguacate.

Esta fruta existe desde hace miles de años, aunque no fue hasta el siglo XVI cuando se tiene constancia de que se empezara a cultivar en España. A pesar de ser tendencia gastronómica y de su auge tanto a nivel nacional como internacional, aún hay muchos detalles desconocidos de este superalimento.

1. Llegó a España tras la conquista de América 

Su origen está en México y Perú, y de ahí se expandió al resto de latinoamérica y a España, donde según explica la Organización Mundial del Aguacate (WAO), se introdujo en el siglo XVI, tras el descubrimiento de América. Las primeras hipótesis apuntan a que Valencia fue la primera ciudad en recibir esta fruta y los primeros intentos de cultivo se dieron en Málaga en el siglo XVIII.

2. Andalucía, mayor espacio de producción de aguacate

De hecho, España es la cuna del aguacate en Europa, especialmente en la zona de la Axarquía (Málaga), donde gracias a sus condiciones climáticas se produce la mayor parte de la producción total del país. En Andalucía el cultivo del aguacate ocupa unas 10.000 hectáreas y en España ya son más de 11.800. En 2018, se consumieron más de 74 millones de kilos de aguacates en España, 19 millones más respecto al año anterior, lo que representa un aumento del 25%.

3. Un kilo de aguacate necesita 1.000 litros de agua

Para producir un kilo de aguacate hacen falta 1.000 litros de agua. Esta cantidad de agua parece bastante elevada, sin embargo, la concepción varía si se compara con alimentos de uso diario como la carne de cerdo, de ternera o el chocolate, por ejemplo, que necesitan de 6.000, 15.400 y 17.000 litros de agua, respectivamente, para conseguir un kilo de cada alimento.

4. Rico en fibra

100 gramos de aguacate contienen unas 160 calorías, esto puede parecer mucho, pero si se tiene en cuenta el efecto saciante que produce y que todas ellas son grasas monoinstauradas (es decir “grasas saludables”) sus ventajas resultan incuestionables. Además, el aguacate también es rico en fibra, conteniendo un 27 % de la cantidad diaria recomendada en una porción de 100 gramos, contribuyendo así a un metabolismo adecuado.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *