Narrando en cortoOpinión

Cuarto menguante

No pude soportar ese país sin sol donde llueve a todas horas, ya sabes que necesito luz para existir, soy planta de día largo. 

Han decidido ponerme una compañera, siempre he sacado el trabajo adelante y ahora ahí está, sonriéndome a todas horas, no la soporto. Me anuncia cada una de sus salidas asegurándome que vuelve enseguida. Qué más me da, así deja de contemplarme como si fuera un animal raro y de intentar darme conversación. Sólo deseo unos minutos de tranquilidad para escribirte, te echo tanto de menos y me siento tan culpable. No pude soportar ese país sin sol donde llueve a todas horas, ya sabes que necesito luz para existir, soy planta de día largo. 

Aquí, el único que me cae bien es un ancianito que trae todos los días la prensa. No te enfades, pero me recuerda a ti y por eso le dejo besarme la frente cuando no hay nadie, creo que me considera una de sus nietas. Hace tiempo que debe estar jubilado pero sigue viniendo a la oficina a hacer recados. Me pregunta por mi salud desde que tuve aquel resfriado que me hizo guardar cama, se interesa mucho por si me duele algo, pobrecillo es él quien debe cuidarse, tiene los papeles cambiados, debe ser cosa de la edad.

Hoy la jefa no se presentó hasta la noche, se la veía cansada,  se sentó frente a mí y se sacó los zapatos. Me miraba fijamente sin decir nada, haciéndome sentir bastante incómoda, nunca hemos tenido tanta confianza. Debía tener algún problema personal, unas lágrimas silenciosas le resbalaban por la cara. Yo siempre había pensado que era de piedra y ahí estaba delante de mí como una magdalena. Fue tan violento que tuve que preguntarle si podía hacer algo. Dijo que estaba triste porque echaba de menos a su madre y si no me importaría abrazarla un rato. Se recogió sobre mi pecho como una niña. Le sugerí unas pequeñas vacaciones para visitar a sus padres. No sé si le gustó el consejo, pero la hizo reaccionar, se soltó, se secó las mejillas y me preguntó si me apetecía cenar.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close