Cartas y vídeos

¿Cuánto dinero quiere el Ministerio de Defensa por el Rancho de la Bola?

Carta firmada por Agustín García Lázaro, Paco Cuevas Noa y Cristóbal Orellana

Tanto el PP como el PSOE han sido incapaces durante varias décadas de desbloquear la reversión a manos municipales de esa instalación militar abandonada que es el Rancho de la Bola, junto al río Guadalete. Una gran finca arbolada con valores paisajísticos, ecológicos y culturales muy importantes para Jerez y El Puerto de Santa María. El Ministerio de Defensa mantiene su postura de intentar sacar la tajada de un millón y medio de euros a la ciudadanía y el Ayuntamiento de Jerez continúa esperando no sabemos qué, inactivo, arrinconado, impotente.

Lo peor de la democracia es esto: que los ciudadanos reivindiquen por activa y por pasiva un bien público para un uso púbico constructivo y que las instituciones, ya del estado ya municipales, ignoren una y otra vez los argumentos, proyectos y demandas ciudadanas. Cuando esto ocurre, cuando la opinión de la ciudadanía no vale nada y se la ignora y desprecia, se termina por cruzar una peligrosa raya hacia modos de actuar dictatoriales. La opinión de los jerezanos y las jerezanas no importan absolutamente nada a quienes tienen la obligación de encontrar soluciones a un tema que debe resolverse sin más demora, después de años de espera.

Otra consecuencia fatal derivada de esta operación especulativa del Ministerio de Defensa en Jerez -que incluye negociaciones poco claras con el Ayuntamiento, por ejemplo, con las instalaciones ecuestres del antiguo Depósito de Sementales-  es que el riesgo de que la mencionada finca salga ardiendo y quede completamente degradada es muy alto, toda vez que carece de protección tras la retirada de su valla perimetral de protección. En este sentido, el daño ecológico que estamos pagando puede ser muy alto, y, de suceder una desgracia, irrecuperable en muchos años por pérdida de la arboleda de este espacio y altamente costoso para su futura recuperación. Al final, según parece pretender Defensa, será el bolsillo de los jerezanos y jerezanas el que quede arrasado.

Después de tantos años, nos parece contradictorio que el Ayuntamiento de Jerez tenga firmados convenios y pomposas declaraciones a favor de la Paz y el Desarme ya que cuando tiene, de verdad, que poner las cosas en su sitio y rechazar el “sablazo” que Defensa nos quiere dar con este tipo de operaciones que se han resuelto en otras poblaciones con cesiones a largo plazo de estos espacios, entonces los concejales de nuestro ayuntamiento se muestran inactivos, despreocupados, resignados. La situación es indignante por cuanto la protección del medio ambiente, los intereses de la paz, las demandas ciudadanas, las posibles ofertas educativas, culturales, medioambientales y de ocio que la recuperación del Rancho de la Bola podría ofrecer a los jerezanos y jerezanas se está dejando, denunciamos, literalmente en el cubo de la basura.

Por estas razones, junto otros muchos ciudadanos que en su día constituyeron la Plataforma para la recuperación del Rancho de la Bola, exigimos al gobierno municipal no solamente que trabaje con firmeza para la inmediata reversión gratuita del Rancho de la Bola para Jerez, antes de que salga ardiendo, sino también que se preocupe de que el uso de las instalaciones militares semiabandonadas o con escaso uso (como Vicos, Garrapilos, Sierra de Gibalbín, Sierra de San Cristóbal…) que el ejército tiene en Jerez y sus cercanías y que son inútiles para la Defensa, sean destinadas al uso público y a fines útiles para los intereses y las necesidades culturales, medioambientales, educativas, deportivas y económicas de la ciudadanía.

Nuestra comunidad autónoma, y no digamos la provincia de Cádiz, padece un elevado nivel de militarización con numerosas instalaciones y espacios afectados por usos de la Defensa Nacional. Las campañas institucionales a favor de las industrias militares o las bases extranjeras que, según dicen dichas instituciones, crean empleo, son intensas y cargadas de una ideología alejada de la paz y el desarme que reclaman nuestros tiempos. Solo faltaba que, además de padecer todo ello, que incluye -no lo olvidemos- riesgo nuclear en las Bahías de Cádiz y Algeciras, tuviéramos que pagar al Ministerio de Defensa de nuevo, después de haberles cedido en los años 40 muchas parcelas de nuestros pueblos y ciudades, un plus para que podamos recuperar los bienes que a todos pertenecen. No podemos permitir por ello que una finca como el Rancho de la Bola, de gran valor ecológico, quede reducida a la nada por la inactividad municipal y la voracidad especulativa de Defensa.

Como ciudadanos que hemos trabajado durante años en la Plataforma por la Recuperación del Rancho de la Bola y del río Guadalete creemos que no se debe esperar más y pedimos que el Ayuntamiento de Jerez, con su alcaldesa al frente inicie las actuaciones necesarias para la recuperación de este espacio, petición que trasladaremos también al parlamento andaluz y al Congreso de los Diputados.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *